unnuevodia

Un nuevo día

+ Un nuevo día (Salmo 118:24-25) Por: Alfonso Alegre

““Un nuevo día nos hizo El Señor. Regocijémonos en El. Salmo 118:24,25”

La humanidad en gran medida, adolece de tener la ilusión infundada de creer que tienen su vida comprada y/o asegurada. Las estadísticas de esperanza de vida en nuestro país afianzan esta creencia. Por eso hacemos planes de futuro a largo plazo y ponemos “cortafuegos” a situaciones que puedan sobrevenir. Planes de pensiones. Planes de ahorro, seguros de salud, etc.

Aún como cristianos nos dejamos llevar por esa visión y filosofía de vida pero ….

¿Cuantas cosas ponen esto en entredicho? Una enfermedad para la que no hay cura, un desastre natural o un accidente, que acontece, un vuelco en las previsiones económicas que dañan drástica mente la riqueza de un país y por tanto de sus ciudadanos, un conflicto armado?

Basta escuchar alguna entrevista a personas aquejadas de enfermedades graves e incurables para comprender cómo esto ha afectado a su perspectiva de vida, y a la manera de afrontarla. Ellos según cuentan viven día a día. Miran a corto plazo.

Cada nuevo día es un “regalo” “una batalla ganada al tiempo que les resta”

Según enseña la Palabra de Dios, el tiempo es un don inmaterial y sumamente preciado que se nos ha concedido por parte de Dios.

La epístola de Santiago nos instruye para considerar lo equivocado de hacer planes infundados

“Oíd ahora los que decís: Hoy y mañana iremos a tal o cual ciudad y pasaremos allá un año, haremos negocio y tendremos ganancia. Sin embargo no sabéis cómo será vuestra vida mañana. Solo sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. Más bien deberíais decir Si el Señor quiere viviremos y haremos esto”. Santiago 4:13-15

Esta perspectiva es la que nos presenta el salmista, inspirado por el Espíritu Santo para que comprendamos el inmenso privilegio de seguir existiendo.

Parte de la unidad de tiempo más grande (años) y que la sociedad utiliza, a la unidad simple de un día y desde esta posición adopta otro enfoque para dar gracias y reconocer a Dios

UN NUEVO DIA

Absolutamente distinto a cualquier otro. Con un nuevo amanecer, quizá con un clima distinto al de ayer. 24 Horas nuevas donde se nos otorgan nuevas fuerzas, con nuevas oportunidades, con nuevas ocupaciones, con nuevos desafíos, con nuevos afanes

Pero sobre todo con nueva Gracia y nueva misericordia prometida de parte del Señor. Salmo 23 :6. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida y en la casa del Señor moraré por largos días

NOS HIZO YAHVÉ EL SEÑOR

No surge por azar . Hay alguien que lo da y otorga: Dios nuestro Creador.
El que conoce cada uno de nuestros afanes y necesidades. El que conoce nuestro corazón y circunstancias. Todo está sujeto al tiempo. Todo está sujeto a variación. Pero no así con Dios
El es inmutable. El es eterno

Mirándole a Él y reconociendo a El, tenemos motivos para albergar una esperanza firme frente al futuro incierto. Nuestro gozo no debe únicamente basarse en disfrutar un día más de vida sino en tener comunión con el Dios Único y Verdadero que nos ama, nos cuida y nos sostiene. Pablo así lo expresó a los filipenses:

REGOCIJAOS EN EL SEÑOR SIEMPRE. OTRA VEZ OS DIGO REGOCIJAOS! Filipenses 4 :4

Que a El sea toda la gloria


Pulsa para entrar en tu devocional de hoy

Pulsa para entrar en tu primer estudio bíblico gratis