¿A dónde vas? 3

jesusmisalvador

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Hechos 4:12

Antes de seguir adelante, vamos a hacer cuatro ejercicios prácticos que nos servirá para recordar lo que aprendimos ayer o lo que nos falta por aprender.

Primer ejercicio:
Te encuentras con una persona que no cree y te hace una pregunta que debes contestar de lo que recuerdes de los textos de ayer: ¿Qué pasará cuando muera?, ¿Cómo será el cielo?, ¿Cómo será el infierno?

Segundo ejercicio:
(TRES PARTICIPANTES) CRISTINA DEBE DIRIGIR LA CONVERSACION A CRISTO Y TESTIFICARLES A ELLAS.
Escena Lolita se acerca a Mari y Cristina.
Mari: ¿Cómo estás, Lolita? Quiero darte mi sincero pésame. Yo sé que tu tía estaba muy cerca de tí. Pienso que su muerte es muy difícil para tí.
Lolita Así es, pero hay que continuar la vida.
Cristina:

Tercer ejercicio:
(TRES PARTICIPANTES) CRISTINA CRISTIANA DEBE DIRIGIR LA CONVERSACION A CRISTO Y TESTIFICARLES A ELLAS. Escena: Paty, Gris y Cristina están hablando.
Paty: Tengo miedo del futuro. No sé que carrera escoger. ¿Y si no me gusta o si no hay trabajo después de estudiar tanto?
Gris: Tú eres muy guapa, así que seguro vas a casarte y no vas a necesitar trabajar. En cambio, yo tengo miedo que nadie quiera casarse conmigo. No quiero ser una “quedada”
Cristina:

Cuarto ejercicio:
Tú como cristiana cómo iniciarías una conversación acerca de Cristo con una muchacha sentada en el parque.
Tú como cristiano cómo iniciarías una conversación acerca de Cristo con un hombre aburrido sentado en un banco del parque.

Espero no haberte agotado mucho con estos trabajos prácticos, si quieres en otro momento puedes repetirlo invitando a otras personas a que lo hagan contigo juntamente y así el deseo de predicar la Palabra de Dios será mas fuerte.

Hoy siguiendo con la pregunta ¿A dónde vas? vamos a estar al lado del Señor para ver su preocupación por aquellos que aún no le conocen y la forma en que Él nos hace partícipes de su forma de actuar.

Como creyentes en Cristo, deberíamos estar muy preocupados por aquellos que no conocen a Cristo como su Salvador. Seguramente hay personas cercanas a ti (miembros de tu familia, parientes, amigos, compañeros y otros) que no son salvos. ¿Qué puedes hacer para ayudar a que estas personas lleguen a conocer al Señor?

¿Está Preocupado Dios?

Como creyentes, debemos tener la misma preocupación que tiene nuestro Dios. ¿Dios está preocupado por los que están perdidos y que perecen? ¿Tiene Dios compasión y amor por ellos? ¿Está Dios aún más preocupado por ellos de lo que nosotros estamos?

En 1 Timoteo 2:4 leemos que Dios quiere (desea) que “todos los hombres sean ____________, y _______________ al conocimiento de la verdad.” ¿Dios invita a todos los hombres a venir al Salvador (Mateo 11:28; Isaías 55:1; Apocalipsis 22:17)? _______

Cuando leemos Juan 3:16, vemos que de tal manera amó Dios…. (marcar la respuesta correcta)

a. solamente a los que creen en Su Hijo
b. solamente a los que lo aman a ÉL
c. al mundo (a todos los hombres sin excepción; toda la humanidad)
d. a los que tienen vida eterna

Si Dios se preocupa por el mundo, ¿debo compartir también esta preocupación? ______

¿Se agrada Dios cuando los impíos mueren en sus pecados (Ezequiel 33:11 y comparar 18:23)? _______

¿Qué hizo Dios para probar Su amor y preocupación por todos los hombres (Romanos 5:6-8; 1 Timoteo 2:6; Juan 3:16; 4:14)?
_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Que Dios nos ayude a tener Su preocupación y Su amor por los que no son salvos.

¡Yo No Puedo, Pero ÉL Puede!

Cuando se trata de salvar almas perdidas, ¿qué puedo hacer? ¿Cuál es mi parte?

1) Yo No Puedo Salvar a Nadie

De acuerdo con Isaías 45:21-22, ¿quién es el único Salvador? ___________________________
¿Quién es la única Persona que puede SALVAR (Mateo 1:21 y Hebreos 7:25)?
_________________________________________ ¿Eres tú el Salvador o es ÉL el Salvador? ________________________________ Piensa en el momento en que tú fuiste salvo. ¿Te salvó algún hombre o mujer o te salvó el Señor Jesucristo? __________________________________

¿Quién es la única Persona que puede dar el CRECIMIENTO (1 Corintios 3:6-7)? _________ ¿Qué pueden hacer los hombres (como Pablo y Apolo) (1 Corintios 3:6)? ________________ Piensa en un agricultor. ¿Puede sembrar la semilla? ______ ¿Puede regar las plantas? _______ ¿Puede hacer que las plantas CREZCAN y se DESARROLLEN y LLEVEN FRUTO? ______ Solo Dios puede hacer eso. El granjero puede plantar y regar, pero solamente Dios puede dar vida.

¿Quién es el que añade a la iglesia (Hechos 2:47)? _________________ ¿Puede un pastor u otro hombre hacer a una persona parte del cuerpo de Cristo o es esto algo que solamente Dios puede hacer? ____________________________ ¿Quién es el que EDIFICA la iglesia (Mateo 16:18)? _________ Dios salva, Dios da el crecimiento, Dios añade y Dios edifica. Por lo tanto, ¿de quién es la responsabilidad de salvar almas? ______________ ¿De quién es la tarea de salvar a las personas? ___________

2) Yo No Puedo Perdonar Pecados

¿Puedo ir donde una persona inconversa y decirle, “Tengo buenas noticias para ti. Yo puedo perdonar todos tus pecados”? _______ ¿Quién es la única persona que puede hacer esto (Marcos 2:7)? ___________________ ¿Puedo limpiar el corazón de una persona y hacerlo limpio en su interior? _______ ¿Puede Dios hacerlo (Juan 15:3; 1 Corintios 6:11)? _________

¿Puedo ir donde una persona y decirle, “Te tengo buenas noticias. Jesucristo murió por tus pecados y si tu crees en ÉL, puedes tener el perdón de todos tus pecados” (Hechos 10:43)? _____

Las buenas nuevas no son que yo puedo perdonar tus pecados, sino las buenas nuevas son que yo te puedo hablar de una Persona que puede hacerlo.

3) Yo No Puedo Dar Vida a Una Persona Muerta

Supongamos que estuvieras ante el ataúd de una persona muerta. ¿Tienes el poder y la autoridad de decir a ese cuerpo: “Muerto, te mando que vuelvas a la vida y que salgas de ese ataúd”? ____
Supongamos que estuvieras en medio de un cementerio. ¿Podrías decir a viva voz: “Atención todos los muertos. Yo le daré vida a cada uno de ustedes. Ya no estarán muertos.” Puedes decir esto, pero ¿servirá de algo? ______ ¿Puede el Señor Jesús hacer esto (comparar Juan 11:43 y Juan 5:25,28)? ______

La Biblia nos enseña que la gente inconversa está espiritualmente ____________ (Efesios 2:1). Están MUERTOS y SIN VIDA. No tienen vida eterna. Ellos no tienen la vida de Dios. ¿Quién es el Único que puede darles vida eterna (Juan 10:28)? __________________________ ¿Eres tú el DADOR DE VIDA o lo es ÉL? ________________ ¿Moriste tú para proveer vida eterna o murió ÉL? _________ ¿Eres tú el CAMINO, la VERDAD y la VIDA o lo es ÉL (Juan 14:6)? __________

4) Yo No Puedo Abrir los Ojos de los Ciegos

En la mayoría de los casos no hay remedio para la ceguera. Lo único que puede hacer ver a un hombre ciego es un milagro de Dios (Juan 9:1-7). La Biblia dice que las personas inconversas están espiritualmente CIEGAS (2 Corintios 4:3-4; 1 Corintios 2:14). Ellos no pueden ver y no pueden entender (Romanos 3:11). Solo Dios puede abrir sus ojos:

1. ¿Quién abrió los ojos de Pedro (Mateo 16:16-17)? _______________________________________

2. ¿Quién abrió los ojos y el corazón de Lidia (Hechos 16:14)? _________________________________________

3. ¿Quién abrió tus ojos? ________________________

¿Eres tú el DADOR de VISTA? ______ ¿Eres tú la luz del mundo (Juan 8:12)? ______ ¿Quién es el Único que puede encender la luz en el corazón del hombre oscurecido por el pecado? __________

5) Yo No Puedo dar Salud a una Persona Enferma por el Pecado

Considera Lucas 5:30-32. ¿Eres tú el GRAN MÉDICO o lo es ÉL? _______ ¿Tienes tú el remedio para la ENFERMEDAD DEL CORAZÓN (Jeremías 17:9) o lo tiene ÉL? _____________ ¿A quién debemos dar gracias por salvar nuestra alma y sanarnos? ¿A nuestro Pastor? ¿A nuestros padres? ¿A algún cristiano? NO, solo el Señor puede sanar y curar a una persona en su interior. ÉL es el Único que puede sanar y salvar.

¿Qué Puedo Hacer Yo?

Yo no puedo salvar. Yo no puedo perdonar pecados. Yo no puedo dar vida a una persona. Yo no puedo abrir los ojos de los ciegos. Yo no puedo sanar a una persona enferma de pecados. YO NO PUEDO HACER NINGUNA DE ESAS COSAS. ¿Significa eso que debo sentarme y no hacer nada? NO, hay algo que puedo hacer y que debo hacer.

No puedo salvar a una persona perdida, pero puedo guiar a esa persona hacia Aquel que puede salvar. Yo no puedo perdonar pecados, pero puedo dirigir a la persona hacia Dios que sí puede. Yo no puedo abrir los ojos de los ciegos, pero puedo encaminar al ciego al gran DADOR DE LA VISIÓN. Yo no puedo dar vida a una persona, pero puedo guiar a una persona muerta hacia el gran DADOR DE VIDA. Yo no puedo sanar y curar a una persona, pero puedo tener la suficiente preocupación como para llevar a esa persona al GRAN MÉDICO.

Dios quiere que yo sea un PUNTERO fiel. Supongamos que un amigo se te acercara en clases y te pidiera que le ayudaras con un problema difícil de matemáticas. Es tan difícil, que tú tampoco lo puedes resolver. ¿Cómo puedes ayudarle? ¿Deberías decirle, “Lo siento, no puedo ayudarte. No puedo hacer nada por ti”? ¿O sería mejor indicarle al profesor de matemáticas o a otro buen estudiante que le puede ayudar? Puede que tú no tengas la respuesta, pero puedes indicarle a alguien que la tiene. Puede ser que tú NO PUEDAS, pero puedes conducirle a alguien que SÍ PUEDE.

Cuando se trata de SALVAR ALMAS, Dios SÍ PUEDE. Yo NO PUEDO, pero yo PUEDO señalar hacia ÉL y presentarle esa persona a ÉL. Dios quiere que yo sea un puntero y una flecha:

Eso es lo que es un TESTIGO. Un testigo es alguien que indica hacia el Salvador. Un testigo es como esa FLECHA. Juan el Bautista fue un hombre que señaló claramente hacia el Salvador: “Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba J________. Este vino por _____________,
para que diese testimonio de la L______, a fin de que todos creyesen por él” (Juan 1:6-7). ¿Juan era la Luz o señalaba Juan hacia la Luz (Juan 1:8)?
__________________________________________________________

Leer Juan 1:29. ¿Dijo Juan, “YO SOY EL CORDERO DE DIOS”? ______ Juan estaba indicando al Salvador. El estaba diciendo, “No yo, sino ÉL. ÉL es el Cordero de Dios. ÉL es el Salvador.” La expresión “HE AQUÍ” es usada cuando el orador quiere recalcar algo o quiere llamar la atención sobre algo (o alguien). Juan estaba diciendo, “HE AQUÍ, ÉL ES. QUIERO SEÑALARTE A ALGUIEN. QUIERO QUE TU ATENCIÓN ESTÉ FIJA EN ÉL.”

Dios quiere que seamos una flecha que señale directamente hacia el Salvador. Dios quiere que seamos un hito que dirija a la gente en dirección a ÉL. ÉL no quiere que señalemos hacia nosotros. ÉL quiere que indiquemos al Salvador.

Los Predicadores de Dios

Después que el Señor Jesucristo resucitara de los muertos y antes de que regresara al cielo, Él dio a Sus discípulos este importante mandamiento: “Id por todo el mundo y __________________ el _________________ a toda criatura” (Marcos 16:15). La palabra “evangelio” significa “buenas nuevas” o “grato aviso”. Dios tiene buenas noticias para cada persona sobre la faz de esta tierra.

En Romanos 10:14, se hace esta pregunta: “¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído?” ¿Puede una persona creer en Cristo si nunca ha oído de Cristo? ______ ¿Puede una persona poner su fe en un Salvador del cual nada sabe? ______ ¿Puede una persona creer en el evangelio si nunca ha oído el evangelio? ______

Supongamos que un multimillonario pusiera este anuncio en el diario: “Daré $1000.00 a cada persona que me envíe una carta a la siguiente dirección….” Para los que necesitan dinero, esta es una buena noticia. ¿Le servirá de algo este anuncio a quienes no reciben el diario o que no lo leen? _____ ¿Puede una persona aprovechar una oferta de la cual nunca ha sabido? ______ ¿Puede una persona recibir un regalo si ni siquiera sabe que hay tal regalo y si no sabe que ha sido ofrecido gratis a todos? ______ ¿Tiene Dios un regalo que ha ofrecido gratuitamente a todos (Romanos 6:23)? ______ ¿Saben todos los hombres acerca de este don? ______

¿Hay en este mundo gente que nunca ha oído el evangelio? ______ ¿Hay gente en nuestro país que nunca ha oído las buenas nuevas sobre Cristo? ______ ¿Hay personas en tu ciudad y en tu colegio que nunca han oído las buenas nuevas acerca de Cristo? ______

En Romanos 10:14 hay otra pregunta: “¿Y cómo oirán sin haber quién les predique?” ¿Puede una persona oír algo si nadie dice algo? ______ ¿Puede una persona oír un mensaje si no se entrega ningún mensaje? ______ Supongamos que fueras mañana al colegio y tu profesor se parara ante la clase durante la primera hora y no dijera absolutamente nada. Al final de esta “hora silenciosa” el profesor dice, “Ahora les haré un examen sobre todo lo que han escuchado durante la hora pasada.” ¿Cómo podría ser esto? ¿Cómo podrías ser interrogado sobre algo que no has oído?

Si la gente ha de oír las Buenas Nuevas de Dios, tiene que haber un predicador. Tiene que haber alguien que pueda abrir su boca y diga, “Tengo buenas noticias para ti. De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a Su Hijo unigénito…etc.”

¿Dios necesita realmente hombres y mujeres que proclamen Sus buenas nuevas? ¿Dios no puede comunicar Su mensaje sin usar personas?

Dios podría escribir el mensaje del evangelio sobre una piedra como lo hizo con los Diez Mandamientos (Éxodo 24:12). Hasta podría escribirlo con grandes letras en la ladera de una montaña o de varias montañas alrededor del mundo.

Dios podría proclamar el mensaje desde el cielo (como lo hizo cuando habló a los hijos de Israel desde el Monte Sinaí —Deuteronomio 5:22-26). La gente de todo el mundo podría oír la voz de Dios hablando directamente desde el cielo.

Dios podría enviar ángeles por todo el mundo que proclamaran las buenas nuevas, tal como los ángeles anunciaron el nacimiento de Cristo (Lucas 2:10-14) y tal como Dios usará ángeles para proclamar Su mensaje durante el período de la tribulación (Apocalipsis 14:6-7).

Dios puede tomar un asno o a algún otro animal y hacer posible que un torpe animal proclame el mensaje de Dios (comparar Números 22:28-30).

Dios puede hacer cualquiera de estas cosas o todas estas cosas, pero ÉL ha escogido no hacer ninguna de ellas. Dios tiene un plan mucho mejor para dar a conocer Sus buenas nuevas. Los predicadores de Dios son los que han sido realmente salvos y cuyos pecados han sido perdonados realmente. Esta gente está tan agradecida por lo que Dios ha hecho en sus almas que ellos quieren ir y contárselo a los demás. Los ángeles no saben lo que es tener sus pecados perdonados. Los ángeles no pueden cantar, “Asombrosa gracia que salvó a un inicuo como yo.” Los animales no saben lo que es tener vida eterna. Dios ha escogido usar los labios de pecadores salvados.

Supongamos que hicieras el helado más sabroso del mundo y quisieras que otros compraran tus helados y los disfrutaran por sí mismos. Podrías ir y proclamar tu mismo la palabra: “Prueba mis helados. Son lo mejor que jamás hayas gustado.” Pero hay un método mejor. Después de que algunas personas hayan gustado tus helados, deja que ellos cuenten a sus amigos y vecinos: “Acabo de probar el mejor helado de mi vida. Pruébalo tú mismo. Realmente te gustará. Lo sé porque yo mismo lo he probado.” Todo el que prueba el helado se lo contará a los demás y las nuevas realmente comenzarán a divulgarse.

¿Has gustado la benignidad del Señor (1 Pedro 2:3)? Si es así, entonces tú deberías ser el que hable a otros. Tu eres el que puede ir a otros y decir, “G_____________ y _______ que es ___________ Jehová; _______________ el hombre que _______________ en ÉL” (Salmo 34:8).
Jesús dijo una vez a un hombre: “Vete a tu casa, a los tuyos, y _________________ cuán _______________ cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido ____________________ de ti” (Marcos 5:19). Si Dios ha hecho realmente grandes cosas por ti, entonces tu eres aquel a quien Dios quiere usar para hablar a otros.

Un misionero estaba predicando en la plaza de una aldea y algunas personas se reían de él porque no era un hombre muy bien parecido. Lo soportó por un rato y luego dijo a la multitud, “Es cierto que no tengo un cabello hermoso, porque casi soy calvo. Tampoco tengo una bella dentadura, porque en realidad no es mía; me la hizo el dentista. No tengo una linda cara y tampoco puedo usar ropa buena. Pero esto sé: tengo pies hermosos.” Luego citó los versículos que se encuentran en Isaías 52:7 y Romanos 10:15. ¿Tienes pies hermosos?

Pablo era un hombre que tenía pies hermosos y que quería contar a los demás cuán grandes cosas el Señor había hecho por él. Pablo dice en Romanos 1:15, “P________ estoy a anunciaros el evangelio.” Pablo estaba PREPARADO, DISPUESTO Y DESEOSO de contar a otros las buenas nuevas. Pablo sabía que tenía la responsabilidad de predicar las buenas nuevas. Esto no era solo algo que él debía hacer, era algo que él tenía que hacer: “porque me es impuesta necesidad, y _____ de mi si no anunciare el _________________” (1 Corintios 9:16). ¿Cómo podemos mantener nuestras bocas cerradas si Dios nos ha dicho que las abramos? ¿Cómo podemos mantenerlo en secreto, si Dios nos ha dicho que lo demos a conocer?

Pablo también dijo, “No me ____________________ del evangelio de Cristo; porque es poder de Dios para __________________ a todo aquel que cree” (Romanos 1:16). Supongamos que fueras un médico que ha descubierto cierta clase de medicina que puede sanar totalmente toda clase de cáncer y que eso salvaría millones de vidas. ¿Te avergonzarías de contar a otros sobre esta medicina que salva vidas? ¿No querrías que todos lo supieran? Incluso si la medicina tuviera un sabor horrible y la gente detestara tomarla, ¿no querrías que aún así ellos supieran de ella? ¿Nos avergonzamos del Cristo que puede salvar a la gente de la condenación eterna o estamos LISTOS y DISPUESTOS Y DESEOSOS de contar a los demás acerca de ÉL?

La Palabra de Dios

Una persona no puede ser salva aparte de la Palabra de Dios, la Biblia. Es la Palabra de Dios la que nos habla acerca del pecado y del Salvador y de la salvación. Puedes leer Shakespeare a un grupo de personas durante 50 años y ninguno de ellos será salvo. Puedes leerle la Enciclopedia a un grupo de personas inconversas y pueden aprender muchas cosas, pero no les ayudará a llegar al cielo. Puedes leerles la Constitución de los Estados Unidos a los ciudadanos de ese país, pero eso no les ayudará a conocer al Señor. “La fe es por el oír, y el oír, por la _______________ de _________” (Romanos 10:17).

Los versículos siguientes muestran lo importante que es la Palabra de Dios cuando se trata de la salvación y de nacer de nuevo. ¿Puedes unirlos?:

1) _____ siendo renacidos…. por la Palabra de Dios
2) _____ de Su voluntad nos hizo nacer por la Palabra de verdad
3) _____ estáis limpios por la palabra que os he hablado
4) _____ para santificarla, habiéndola purificado
(la iglesia) en el lavamiento del agua por la palabra
A. Juan 15:3
B. Efesios 5:26
C. Santiago 1:18
D. 1Pedro 1:23,25

Sin la Palabra de Dios una persona no puede nacer de nuevo. Sin la Palabra de Dios una persona no puede ser limpiada del pecado. Sin la Palabra de Dios una persona no puede ser salva. Si queremos ayudar a los inconversos, debemos presentarles el MENSAJE DE DIOS.

La Palabra de Dios y solamente la Palabra de Dios puede penetrar los corazones de las personas inconversas. La Biblia se compara con una ESPADA (ver Hebreos 4:12 y Efesios 6:17). Puede traspasar y cortar y hacer su obra salvadora.
Supongamos que estuvieras compartiendo algunos versículos de la Biblia con una persona inconversa. Antes de mucho, tu amigo inconverso dice, “Pero yo no creo que la Biblia es la verdad.” ¿Qué debes hacer ahora? ¿Debes argumentar con este amigo y tratar de convencerlo de que la Biblia es verdad? ¿Debes darle a esta persona 57 razones por las cuales tú sabes que la Biblia es la verdad? ¿O hay una manera mejor de ayudar a esta persona?

Supongamos que fueras un soldado en el campo de batalla y que finalmente te encuentras cara a cara con un soldado enemigo. Sacas tu espada y en ese instante el soldado enemigo dice, “Espera un minuto. Yo no creo que tu espada esté muy afilada. Esa espada ni siquiera puede traspasar una hoja.” ¿Qué debes hacer? ¿Debes empezar a discutir y decir, “Escucha, esta espada es una de las mejores espadas que se hayan hecho. Es muy afilada y ha sido afilada recientemente por uno de los mejores afiladores de espadas del mundo. Esta espada ya ha traspasado a 532 soldados enemigos y si no lo crees, te mostraré sus tumbas.”? ¿No hay una manera mucho mejor de demostrar a este soldado enemigo que tu espada es aguda? Todo lo que tienes que hacer es USARLA. Toma la espada y traspasa a tu enemigo y eso pondrá fin a todos los argumentos y discusiones.

Lo mismo sucede con la Biblia. La Biblia es la verdad, lo crea o no lo crea la gente. La Biblia es aguda y puede penetrar los corazones de hombres pecadores, lo crea la gente o no lo crea. Solo USA LA PALABRA DE DIOS y compártela con los demás cuando tengas la oportunidad y Dios hará Su maravillosa obra en los corazones de hombres y mujeres, de niños y niñas.

El Espíritu de Dios

La Biblia es la E______________ del E______________” (Efesios 6:17). Sin el Espíritu de Dios nadie podría ser salvo jamás. Piensa otra vez en una batalla y en una espada. Supongamos que tienes la mejor espada del mundo, pero nadie la usa (está en el suelo). ¿Mataría esta espada a algún soldado? _____ ¿Traspasaría a alguien esta espada? ______ Una espada es completamente inservible y sin poder a menos que alguien la empuñe y la use.

Lo mismo sucede con la Palabra de Dios. Solo Dios puede tomar Su Palabra y traspasar con ella los corazones de los hombres. Solo Dios puede ayudar a hombres ciegos para que entiendan el glorioso mensaje de salvación. Si Dios abandonara repentinamente el mundo (aunque sabemos que esto es imposible), la gente podría leer la Biblia cada día y nadie sería salvo. El Espíritu de Dios tiene que hacer Su obra. Sin el Espíritu de Dios, los mejores predicadores del mundo podrían predicar una y otra vez, pero nadie sería salvo jamás.

Para traspasar a un soldado enemigo son necesarias dos cosas. Se necesita una espada y se necesita un solado que use la espada. Una espada sola no puede matar a nadie. Un soldado sin espada también tendría problemas. Cuando se trata de salvar a hombres perdidos, se necesitan dos cosas: 1) La Palabra de Dios; 2) El Espíritu de Dios. Sin la Palabra de Dios, el Espíritu no tiene con qué trabajar. Sin el Espíritu, la Palabra de Dios carece de poder, tal como una espada sin un soldado. Pero cuando tienes AMBOS, LA PALABRA Y EL ESPÍRITU, Dios hará una obra poderosa (ver 1 Corintios 2:1-5, donde vemos que Pablo predicaba la Palabra –versículo 2—y lo hacía en el poder del Espíritu—versículos 4-5).

La Biblia habla de los que son “nacidos del E_____________” (Juan 3:8). Sin el Espíritu Santo nadie puede nacer de nuevo. Sin la Palabra de Dios, nadie puede nacer de nuevo (1 Pedro 1:23,25). Ambos son esenciales para la salvación. Es el Espíritu Santo el que toma la Palabra de Dios y la hace viva y real. Es el Espíritu Santo el que puede convencer a los hombres que tienen un problema (PECADO) y que puede convencer a los hombres de que hay una solución para su problema (EL SALVADOR, EL Señor Jesucristo).

¿Que te parece si mañana damos una vuelta por la Biblia para ver ejemplos de personas que fueron ganadores de almas?

Te espero mañana para conocer más pero también para trabajar más.

Henry Tolopilo – La Incapacidad del Hombre de Alcanzar la Salvación – 2017

Anterior Siguiente