¿A dónde vas? 4

pescadores

… Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres.

Lucas 5:10

Igual que ayer, hoy tendremos otros cuatro ejercicios prácticos similares a los que ya has realizado, y algo nuevo también.

Primer ejercicio:
(TRES PARTICIPANTES) CARLOS CREYENTE DEBE DIRIGIR LA CONVERSACION A CRISTO Y TESTIFICARLES A ELLOS. Escena:….Miguel,..Juan..y..Carlos
están platicando. Miguel:..Me siento fracasado.
Norma me cortó porque dijo que soy muy aburrido; suspendí el examen de química y no me escogieron para el equipo de fútbol.
Juan: Yo soy peor. No he podido conseguir novia y mis calificaciones son más bajas que las tuyas.
Carlos:

Segundo ejercicio:
(TRES PARTICIPANTES) CARLOS CREYENTE DEBE DIRIGIR LA CONVERSACIÓN A CRISTO Y TESTIFICARLES A ELLOS. Escena:Tony, Marcos y Carlos están hablando.
Tony: No sé qué me está pasando. Anoche regresé a la casa con una borrachera terrible. Ya ni puedo disfrutar de las fiestas. Nada tiene gracia. No sé para que estoy viviendo.
Marcos:No te preocupes, colega. Mañana te irá mejor: una chica sumamente guapa, un rico pastel de chocolate o un juego de fútbol en que puedas meter un gol y todo cambiará.
Carlos:

Tercer ejercicio:
La cristiana cómo inicirías una conversación acerca de Cristo con una muchacha triste que está esperando afuera del hospital

Cuarto ejercicio:
Hacer un folleto personalizado: Vamos a hacer un librito que puedas traer contigo para compartir cuando alguien está dispuesto a escuchar.
Las ventajas de tener un folleto o librito que tú has hecho son las siguientes:
1. Te dará una manera clara de explicar el evangelio para que la persona sepa de qué se trata el aceptar a Cristo.
2. Será obvio que el folleto es tuyo, y no de alguna iglesia u organización.
3. Viendo los dibujos y los versículos por escrito, ayudará a las personas a captar el mensaje.
4. Puedes usar materiales de papelería o recursos gratuitos de Internet para confeccionarlo.
Cuando lo tengas nos puedes enviar un ejemplar a la dirección de la iglesia.

Parece que hoy los trabajos prácticos te han ocupado más tiempo, pero seguro que si los repites en compañía de otra persona disfrutareis mucho y el deseo de predicar la Palabra de Dios será mas fuerte.

En este día seguimos con la pregunta ¿A dónde vas?, vamos a ver  cuatro ejemplos de ganadores almas en la Biblia para poder aprender mejor cómo ser nosotros ganadores de almas. En los primeros dos ejemplos estaremos aprendiendo del mayor de todos los ganadores de almas:

Jesús dijo, “Venid en pos de Mí, y os haré __________________ de ______________ (Mateo 4:19). Otra vez dijo, “Desde ahora serás pescador de _________________” (Lucas 5:10). La Biblia también dice, “El que _________ almas es __________” (Proverbios 11:30).

Jesús y Nicodemo (Juan 3)

¿Jesús fue a Nicodemo o vino Nicodemo a Jesús (Juan 3:1-2)? __________________________
¿Cómo sabía Nicodemo que Dios tenía que estar con Jesús (Juan 3:2)?
_____________________________________________________ ¿Cómo puede saber la gente que Dios está contigo (comparar Génesis 39:1-6) y que tú estás con Dios (comparar Hechos 4:13)? _____________________________________________________________________

Nicodemo era un hombre religioso (un F_____________, Juan 3:1) y era uno de los líderes de los judíos. Jesús sabía que hay una diferencia entre ser religioso y ser salvo. Si una persona tiene una religión, ¿significa esto de que tiene vida eterna? _____ Si una persona va a la iglesia, ¿significa que también se irá al cielo? ______ Si una persona lee la Biblia, ¿significa que tiene que ser un hijo de Dios? _____ Si una persona dice oraciones, ¿significa que seguramente es una persona salva? ______

La religión no salva a nadie, y Jesús sabía esto. Por lo cual, lo primero que Jesús dijo a Nicodemo era esto: un hombre tiene que N__________ de N_________ (Juan 3:3,7). “Nicodemo, necesitas un nuevo nacimiento y una nueva vida.”

A veces pensamos que la gente religiosa sabe y entiende de lo que se trata la salvación. Ellos deberían saber (Juan 3:10), pero es posible que no sepan. Nicodemo no entendía lo que era el nuevo nacimiento (Juan 3:4) y el Señor tuvo que explicarle cuidadosamente la salvación (Juan 3:5-17).

¿Qué tiene que hacer una persona para nacer dentro de la familia de Dios (Juan 1:12)?
____________________________________________________________________
¿Qué tiene que hacer una persona para tener vida eterna (Juan 3:16,36)?
__________________________________________________________________
La gente religiosa tiene que creer lo que Dios dice y recibir a Cristo como su Salvador y Señor. ¿Crees que Nicodemo recibió a Cristo? ¿Crees que él nació de nuevo (ver Juan 7:45-52 y Juan 19:38-42)? ______

Jesús y la Mujer de Samaria (Juan 4)

En Juan 4 leemos que el Señor Jesús llegó a una ciudad de Samaria donde se sentó a descansar en un pozo (Juan 4:6). Era la hora de la tarde y el Señor estaba muy cansado del camino y probablemente también tenía mucha hambre. (Juan 4:8).

Una de las razones por las cuales no ganamos almas es porque damos más importancia a otras cosas que a ganar almas. Si quieres pescar peces, tienes que ir a pescar. Si jugar béisbol o andar en bicicleta o a caballo te es más importante que pescar, entonces no podrás pescar muchos peces. Es muy difícil pescar peces mientras se juega béisbol.

Si ese día nosotros hubiésemos sido Jesús, habríamos dicho, “Estoy muy cansado del viaje. Todo lo que me preocupa es descansar y disfrutar de un buen almuerzo con un vaso de agua fresca.” El Señor Jesús estaba hambriento y cansado y sediento, pero estaba más preocupado por cierta mujer que por descansar y comer. Hacer la voluntad de Dios era más importante para ÉL que la comida (ver Juan 4:34).

¿La mujer se dirigió primero a Jesús o habló Jesús primero a la mujer (Juan 4:7)?
__________________________________________ ÉL comenzó la conversación y lo que ÉL dijo sorprendió realmente a la mujer. Ella estaba asombrada de que ÉL siquiera le hablara. Jesús hizo algo inusual—algo que la mayoría de los judíos nunca habrían hecho. ¿Por qué se sorprendió ella de que ÉL le hablara (Juan 4:9)? ________________________________________________ Los judíos odiaban a los samaritanos, pero Jesús amaba a esta mujer. Jesús estaba preocupado por su alma y se atrevió a ser diferente y a actuar diferente que los demás judíos. Incluso hoy, como cristianos, la gente debe ver una diferencia en la manera en que vivimos y actuamos. Ellos necesitan ver que tenemos un interés y una compasión que alcanza a todos los hombres. Puede que en tu colegio haya una persona que es poco apreciada. Puedes acercarte a esa persona tal como Jesús se acercó a la mujer samaritana.

Al continuar con la conversación, Jesús dijo algunas cosas que despertaron la curiosidad de esta mujer. Primero, ÉL le dijo que ÉL podía darle agua viva (Juan 4:10). Ella debe haber pensado: “ÉL me pide agua y ahora dice que tiene agua viva para darme.” Luego ÉL le dice que el agua que ÉL tiene es mucho mejor que el agua de ella. ¿Por qué era esto así (Juan 4:13-14)?
___________________________________________________________________________
¿Quería ella lo que Jesús tenía (Juan 4:15)? _____ La gente tiene que ver que tenemos algo que ellos necesitan tener. Tenemos un gran Salvador y una gran salvación y ellos necesitan tener lo que nosotros tenemos.

La mujer no estaba preparada para beber del agua viva que Jesús le ofrecía, porque aún no se daba cuenta cabal de su necesidad. Jesús, con mesura, le mostró a esta mujer su pecado (ver Juan 4:16-19). Leer Lucas 5:30-32. ¿Quién necesita un médico, una persona sana o una persona enferma? __________________________ ¿Quién necesita un Salvador, una persona justa o un pecador? _______________________ Antes de que una persona pueda ser salva, tiene que darse cuenta de lo pecadora que es. ¿A qué clase de personas vino a salvar Jesús (1 Timoteo 1:15)?
_______________________ Tal como hizo Jesús, debemos mostrar a la gente su necesidad (mostrarles cuán espiritualmente enfermos están realmente, y luego guiarles al Gran Médico).

Felipe y el Eunuco Etíope (Hechos 8)

Felipe también se encontraba en la tierra de Samaria (varios años después). Estaba predicando el evangelio a los samaritanos y muchos creyeron en Cristo (Hechos 8:5, 12, 25). Dios hizo entonces algo asombroso. Guió a Felipe lejos de la multitud y lo envió a hablarle a UN HOMBRE que estaba viajando por el desierto. Esto sería como si un pescador abandonara sus redes (con cientos de peces en ellos—ver Juan 21:6,11) y agarrara una caña de pescar y fuera a un pequeño estanque para pescar un diminuto pececillo.

Lo importante no es a cuántas personas yo pueda hablar. Lo importante es ser la persona apropiada en el lugar apropiado y en el momento apropiado con el mensaje apropiado para hablar a la persona apropiada. Dios sabía lo que estaba haciendo cuando envió a Felipe donde este hombre etíope.

Este hombre estaba sentado en su carro leyendo algo. ¿Qué estaba leyendo (Hechos 8:30)?

a. un periódico
b. una revista
c. al profeta Isaías
d. el libro de Génesis

Felipe corrió hacia donde estaba, le oyó leyendo e hizo una pregunta lógica: ¿ENTIENDES LO QUE LEES? (Hechos 8:30). ¿Entendía lo que estaba leyendo (Hechos 8:31)? ______ ¿Quién podía ayudar a entender a este hombre (Hechos 8:31)? _____________ El hombre etíope estaba leyendo el capítulo 53 de Isaías. Busca el capítulo y responde la pregunta: ¿DE QUIÉN ESTÁ HABLANDO EL PROFETA ISAÍAS EN ESTE CAPÍTULO (ver Hechos 8:34)? ¿Sabes la respuesta a esta pregunta? La Biblia nos dice que Felipe abrió su boca y comenzando desde este mismo capítulo (Isaías 53) le predicó el ____________________ (Hechos 8:35).

De Felipe debemos aprender una lección. Si hemos de ayudar a la gente para que venga al conocimiento del Señor, necesitamos conocer y entender las Escrituras. Mientras más conozcamos y entendamos la Biblia, tanto más seremos capaces de compartirla con los demás. Felipe no era ignorante cuando se trataba de las Escrituras. Pudo guiar a este hombre al conocimiento de la verdad.

Supongamos que Felipe hubiera dicho, “Señor Eunuco, en realidad yo nunca he entendido este pasaje de las Escrituras. También me ha intrigado siempre. No estoy seguro de quién está hablando el profeta. Quizás aparezca otra persona que nos pueda explicar estas cosas. Temo que no le puedo ayudar.”

Pablo, Silas y el Carcelero de Filipo (Hechos 16)

En Hechos 16 leemos que los misioneros de Dios, Pablo y Silas, llegaron a la ciudad de Filipos. Antes de mucho, fueron arrestados, sus ropas fueron rasgadas, fueron azotados con varas, fueron echados en el calabozo de más adentro y sus pies fueron aprisionados en el cepo (Hechos 16:22-24).

Si esto nos hubiese sucedido a nosotros, probablemente habríamos reclamado, nos habríamos quejado, lamentado o molestado. ¿Qué hicieron Pablo y Silas (Hechos 16:25)? _______________
Tuvieron una reunión de oración y cánticos. Estaban alabando a Dios.

Pablo y Silas hicieron algo que la gente inconversa nunca haría. Los demás prisioneros (Hechos 16:25) deben haberse sorprendido con lo que estaba sucediendo. Ellos sabían que había algo diferente en estos dos hombres. Estos hombres pertenecían al Dios vivo.

Cuando los creyentes viven adecuadamente, Dios hará cosas maravillosas (ver Hechos 16:26-30). Si estamos viviendo de manera recta, Dios nos dará oportunidades para hablar de Cristo a la gente.

Dios nos dice que debemos “andar _______________________ para con los de afuera (los que no son salvos y están fuera de Cristo), redimiendo el tiempo (aprovechando cada oportunidad que Dios nos da)…para que sepáis como debéis ____________________ a cada uno (Colosenses 4:5-6). Si hemos de responder a alguien, esto significa que ellos harán preguntas. Las respuestas siempre siguen a las preguntas.

¿Vivo de una manera tal, que hace que otros hagan preguntas? ¿Ve la gente que hay algo DIFERENTE en mí? Dice la gente, “¿Por qué eres así? ¿Por qué haces eso? ¿Por qué no haces eso?” Y cuando hacen esa clase de preguntas, ¿estás preparado para dar las respuestas correctas?

Nuestra vida debería provocar preguntas; nuestros labios deben dar las respuestas (comparar 1 Pedro 3:15).

Qué Dios nos ayude a vivir rectamente, actuar rectamente y hablar rectamente. Que seamos hábiles y sabios pescadores de hombres.

«Jesús, amigo de pecadores» Marcos 2:13-17 Ps . Sugel Michelén

Anterior Siguiente