Devocional 08/05/2018

devocional

+ Lectura y Audio de la Biblia:
El texto bíblico de hoy: 2ª Corintios cap 9 al 13
2ª Corintios capítulo 09
2ª Corintios capítulo 10
2ª Corintios capítulo 11
2ª Corintios capítulo 12
2ª Corintios capítulo 13

Puede leer el texto pulsando aquí

Y los capítulos 1 al 5 de Galatas
Galatas capítulo 01
Galatas capítulo 02
Galatas capítulo 03
Galatas capítulo 04
Galatas capítulo 05

Puede leer el texto pulsando aquí

+ Banco de cheques de la fe
El banco de cheques de la fe 2011 de C. H. Spurgeon
8 de Mayo

“Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo.” Mateo 20: 7.
Sí, hay trabajo para cuerpos envejecidos en la viña de Cristo. Es la hora undécima, y, sin embargo, Él nos permitirá trabajar. ¡Qué grandiosa gracia es esta! ¡Ciertamente toda persona anciana debería apresurarse a aceptar esta invitación! Cuando los hombres tienen una edad avanzada nadie los quiere como trabajadores; van de taller en taller, y los patronos miran sus cabellos grises y menean su cabeza. ¡Pero Jesús contrata a la gente vieja, y les da también buenos salarios! Esto es verdadera misericordia. Señor, ayuda a los edad avanzada a alistarse en Tu servicio sin demora ni siquiera de una hora.
¿Pero pagará salarios el Señor a viejos individuos cansados? No lo dudes. Él dice que te dará lo que sea justo si trabajas en Su viña. Él en verdad te dará gracia aquí y gloria en el más allá. Él concederá alivio presente y descanso futuro; la fuerza que necesites en tu día, y una visión de gloria cuando la noche de la muerte llegue. Todas estas cosas dará el Señor muy libremente tanto al convertido de edad avanzada como al que entra a Su servicio en su juventud.
He de decir esto a algún anciano o anciana que no sean salvos, y pedirle al Señor que bendiga mis palabras, por el Señor Jesús. ¿Dónde puedo encontrar a ese tipo de personas? Estaré buscándolas atentamente, para decirles amablemente las nuevas.
+ Programa de formación Bíblica
3- Vida de Jesucristo
Vida de Jesucristo presenta los eventos principales de la vida de Cristo basado en una exposición del Evangelio según San Marcos. Considera el trasfondo histórico del tiempo para entender el mensaje de Cristo y cómo sirve de ejemplo para la Iglesia hoy.

25- LA EXTRAVAGANCIA DEL AMOR por Ray C. Stedman

Hemos llegado al capítulo catorce de nuestra serie de estudios en el evangelio de Marcos. Como recordará usted, Marcos nos está llevando a aquellos momentos memorables de la última semana que habrá de pasar nuestro Señor en Jerusalén y sus alrededores, justo antes de su crucifixión y su resurrección. En este capítulo, Marcos hace algo que ha hecho con frecuencia en su evangelio, Marcos reúne varios sucesos y temas que sucedieron en diversos momentos durante esa semana y deliberadamente los coloca unos junto a otros, para que podamos ver el contraste de varios de los que enfatiza. Como si fuese un gran pintor, traza dos líneas de la verdad, llevando esa línea de pensamiento que gira alrededor del odio, y la que gira alrededor del amor, y uniéndolas. En los versículos 1 y 2 nos encontramos con el relato que nos ofrece Marcos del odio que sentían los sumos sacerdotes por Jesús, seguido de la historia del amor que sentía él por María de Betania. Luego en los versículos 10 y 11 nos encontramos con la historia del creciente odio de Judas y su enemistad contra Jesús, seguido por el relato del amor que siente Jesús por sus discípulos, como queda patente durante la última cena de la Pascua que celebran juntos y la mezcla de estos dos temas en la revelación hecha por Jesús de la traición de Judas, sentado a la mesa con el Señor. Comencemos con las palabras que suscitaron el odio de los sumos sacerdotes:

“Dos días después era la Pascua y la fiesta de los panes sin levadura. Y los principales sacerdotes y los escribas estaban buscando cómo prenderle por engaño y matarle, pues decían: No en la fiesta, de modo que no se haga alboroto en el pueblo.”

Como nos da a entender aquí Marcos, aquellos sumos sacerdotes se daban cuenta de que les quedaba poco tiempo, que si habían de actuar, lo tenían que hacer pronto. Se acercaba la fiesta de la Pascua y de los panes sin levadura. Josefo, el historiador judío nos dice que en las fiestas de la Pascua en ocasiones había hasta tres millones de personas en Jerusalén y en los pueblos colindantes, llegando los peregrinos de todas las partes de la tierra. La Pascua solo se podía celebrar en Jerusalén, de manera que la ciudad estaba abarrotada de extraños de diferentes partes del mundo. Los sumos sacerdotes y los escribas sabían que si cogían a Jesús en el momento culminante de la fiesta, podían suscitar un alboroto, por lo que querían actuar de antemano. Como no les quedaban mas que dos días, tenían un profundo sentido de la urgencia que rodeaba a su malévola amenaza, algo que es siempre característico del odio. El odio no puede nunca esperar y tiene que actuar tan pronto como se le presenta una oportunidad.

Además Marcos deja claro que aquellos sacerdotes se sentían motivados por el sentido de su propia situación. ¿Por qué querían matar a Jesús? Porque su sistema de enseñanza y todo su estilo de vida era una amenaza para ellos. Ellos estaban intentando hacerse pasar por hombres de Dios, por hombres religiosos, hombres cuyos intereses y preocupaciones era aliviar la aflicción y el sufrimiento de otros, pero cuando Jesús enseñaba les desenmascaraba, veía a través de la hipocresía de ellos y ponía de manifiesto que eran unos mentirosos. Eso era una amenaza para ellos por lo que estaban dispuestos a acabar con él.

Marcos nos muestra al mismo tiempo que aquellos hombres tenían mucha prisa. Tenían que moverse de manera subrepticia y tenían que prenderle en secreto, algo que también es característico del odio. El odio se mueve tras el escenario y no actúa abiertamente si se puede evitar.

En franco contraste con esta situación, Marcos nos ofrece un relato de lo que pasó en Betania. De hecho sucedió pocos días antes de esto, porque Juan nos dice que fue seis días antes de la Pascua. Marcos se limita a contarlo y no lo hace en orden cronológico, sino como algo que contrasta con el odio de los sumo sacerdotes. Es la historia del amor de María de Betania:

“Estando en Betania sentado a la mesa de la casa de Simón el leproso, vino una mujer que tenía un frasco de alabastro con perfume de nardo puro de gran precio. Y quebrando el frasco de alabastro, lo derramó sobre la cabeza de Jesús. Pero había allí algunos que se indignaron entre sí y dijeron: –¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? Porque podría haberse vendido este perfume por mas de trescientos denarios y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella, pero Jesús dijo: –Dejadla. ¿Por qué la molestáis? Ella ha hecho una buena obra conmigo. Porque siempre tenéis a los pobres con vosotros, y cuando queréis les podéis hacer bien; pero a mi no siempre me tenéis. Ella ha hecho lo que podía, porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. De cierto os digo que dondequiera que sea predicado este evangelio en todo el mundo, también lo que esta ha hecho, será contado para memoria de ella.”

Aquí tenemos un maravilloso relato del amor de esta mujer. Marcos no nos dice su nombre, pero Juan nos dice que se trataba de María la hermana de Marta y de Lázaro, que aprovechó la oportunidad para ungir la cabeza de Jesús. En este breve relato tenemos tres escenas. La primera es el acto del sacrificio del amor. Nos lo podemos imaginar: María entra en la habitación con el frasco de alabastro de ungüento caro mientras Jesús está reclinado sobre un sofá. Juan nos dice que ella ungió tanto su cabeza como sus pies, ambos perfectamente accesible a ella mientras él estaba reclinado, al estilo oriental, sobre el sofá junto a la mesa. Ella rompe el frasco y derrama todo su contenido sobre su cabeza y sus pies, ungiéndole. Es un acto precioso, que llama la atención de todos los presentes.

Y, en segundo lugar, produce una reacción. Marcos nos dice que la primera reacción es de indignación por el hecho de que ella haya derrochado el ungüento de esa manera. Juan nos dice que fue Judas el que objetó, algo muy característico de él, que solo le preocupase el derroche del dinero. Juan nos dice que era un ladrón. Había sido nombrado tesorero de los discípulos, no porque fuese un ladrón, sino porque era bueno con el dinero. Pero como resultado de ello se volvió un ladrón. Siempre hay personas que conceden un valor monetario a las cosas. Parecen saber el precio de todas las cosas, pero no saben el valor de nada. En este relato, Jesús nos advierte acerca de la insensatez de esta actitud, porque si solo miramos al mundo en términos de dólares y centavos, nos vamos a perder tres cuartas partes de lo que ofrece la vida y eso es lo que nos quiere enseñar aquí.

En tercer lugar, nuestro Señor toma este precioso incidente y nos enseña su auténtico valor. Dice cinco cosas acerca de él que lo marcan como un acto de gran valor. “ella ha hecho una buena obra conmigo y la belleza de lo que hizo radicaba en su extravagancia. Esta mujer no escatimó nada del ungüento, sino que rompió el frasco y derramó todo su contenido sobre Jesús. Era un ungüento caro. Judas, con su mente práctica, como un ordenador, calculó que debía de valer unos trescientos denarios. Un denario representaba el salario de un día de un obrero. En estos tiempos de inflación, el sueldo de trescientos días sería considerado como una enorme suma, probablemente unos 10.000 dólares. Pero en aquellos días, un denario valía aproximadamente 20 centavos, por lo que aquel ungüento posiblemente valiese 60.000 dólares, el salario de casi todo un año. En opinión de Judas, aquella mujer había derrochado una enorme cantidad de dinero al derramar aquel ungüento sobre Jesús. Era un acto de despilfarro y ahí precisamente radica su belleza. Jesús dijo: “¡Eso es precioso! No se ha quedado con nada, sino que lo ha derramado todo, lo que ha hecho conmigo es algo precioso.

En segundo lugar, nos dice que lo que hizo fue muy oportuno. “Era algo que solamente podía hacer en aquel momento. Podéis hacerle el bien a los pobres en cualquier momento que queráis, porque siempre los tenéis a vuestro alrededor. Y está bien ayudar a los pobres, pero hay oportunidades que se nos presentan en la vida que hay que aprovechar en ese mismo momento porque no se vuelven a presentar. María lo había sentido y había aprovechado el momento para hacer algo que solamente pudo hacer entonces, porque nunca mas se le volvería a presentar una oportunidad como aquella. Fue por la sensibilidad de su corazón por lo que se dio cuenta de que era el momento oportuno y Jesús lo reconoció este hecho.

Entonces hizo lo que era factible. Es decir, hizo lo que ella pudo. Era todo lo que tenía a su alcance. No podía prepararle una comida porque no quedaba tiempo para eso. No podía hacerle una prenda porque tampoco le daría tiempo. No había ninguna otra cosa que pudiese hacer para demostrar su amor mas que aquello y por eso lo hizo. Hizo lo que pudo y eso me gusta. Estoy seguro de que el Señor ha llamado nuestra atención a este hecho porque es tan práctico para nosotros. Alguien ha dicho: “no soy mas que un hombre, pero soy un hombre. No puedo hacerlo todo, pero puedo hacer algo y lo que puedo hacer debo hacerlo y lo que debo hacer estoy dispuesto a hacerlo.

Esta es realmente la actitud que el Señor nos pide a todos nosotros. No podemos hacerlo todo, no podemos alimentar a un mundo hambriento, pero sí podemos alimentar a una persona. No podemos consolar a todos los corazones solitarios de la tierra, pero si podemos consolar a uno o dos y María hizo lo que pudo. Por todas las Escrituras, eso es todo lo que Dios nos pide, que le traigamos lo que tenemos a mano. Puede que algunos de ustedes piensen que llevan vidas aburridas y que nunca han tenido una auténtica oportunidad de servirle, ¡pero sí que la tienen! Eso es lo que nos dice esta historia. Hay algo que puede hacer usted hoy y si lo hace esperando que Dios lo aproveche y lo amplie, se encontrará usted con que es posible obtener grandes resultados. Debemos de traer nuestros panes y nuestros peces, una comida muy sencilla, y Jesús alimentará a las multitudes. Cuando hacemos lo que podemos, esperando que Dios lo use, ¡esa es una expresión preciosa!

El cuarto elemento de este acto es que fue perceptivo. Nuestro Señor dice: “ella se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura. Es interesante examinar los relatos de las Escrituras y fijarnos en las muchas veces que Jesús dijo a estos discípulos que iba a morir. Les informó una y otra vez que iba camino a la muerte. Ninguno de ellos le creyó, excepto María de Betania. Ella le creyó y se dio cuenta de que había venido con ese propósito y eso era lo que la motivó. Ella entendió que iba a ser sepultado y de la misma manera que su amor ansiaba prestarle algún servicio porque no estaba segura de que volvería a tener una oportunidad de encontrar su cuerpo y ungirlo para ser enterrado según la costumbre judía, lo hizo en aquel momento. Creo que está claro, basándonos en este relato, que Jesús sabía que ella lo había hecho deliberadamente con ese propósito. ¡Qué gran consuelo debió ser ese para el Señor! De todos los amigos que estaban a su alrededor en aquellos momentos, solamente ella tiene la suficiente sensibilidad en su corazón como para entender lo que estaba pasando. Para nosotros no hay nada más consolador que ser entendidos en lo que estamos intentando hacer. ¡Cómo debió ella de atender a sus necesidades por medio de este acto lleno de comprensión!

Finalmente, lo que hizo ella es algo que merece ser recordado. Fue algo memorable y Jesús dijo: “la historia de este acto precioso será contado en recuerdo suyo dondequiera que sea predicado el evangelio por todo el mundo. Aquí estamos hoy, 2000 años después, cumpliendo esta misma palabra, contando una vez mas este acto llevado a cabo por María de Betania, cuando ungió la cabeza y los pies del Señor. Esos elementos constituyen lo que Jesús explica diciendo “ella ha hecho una buena obra conmigo.

Inmediatamente y en contraste con este relato nos encontramos con el odio de Judas:

“Entonces Judas Iscariote, uno de los doce, fue a los principales sacerdotes para entregárselo. Ellos, al oírlo, se alegraron y prometieron darle dinero. Y el buscaba cómo entregarlo en un momento oportuno.”

Este es posiblemente una de las partes mas tristes de la historia de Judas, ese momento mezquino cuando fue a los sumo sacerdotes, intentando deliberadamente encontrar la ocasión de traicionar al Señor. Actualmente hay algunos eruditos que intentan excusar a Judas diciendo sencillamente que estaba equivocado. Que esperaba que Jesús introdujese el Reino, y que tenía en mente aquel programa para él y debido a que Jesús no actuó de acuerdo con su plan, Judas estaba sencillamente intentando forzar su mano. Y a pesar de que estaba equivocado, no tuvo nunca realmente una mala intención. Pero este relato refuta semejante argumento. Fue deliberadamente a los sumos sacerdotes, tomando la iniciativa, con la intención de traicionar a su Señor. Marcos lo destaca con estas palabras: “era uno de los doce. Pertenecía al círculo interno, a aquellos en los que Jesús se apoyaba y de los que dependía, a pesar de lo cual fue a traicionar a su Señor.

Marcos nos dice que lo hizo por codicia y ambición. Nos encontramos nuevamente con esa sensación de urgencia que siempre acompaña al odio. Es algo que tiene que hacer rápidamente y debido a que es malo, también tiene que hacerlo en secreto. Fue en secreto, motivado por un profundo sentido de ambición. Si unimos todos los relatos del evangelio nos encontramos con que había urdido su propio plan. Había estado robando del tesoro a fin de comprar para sí mismo un terreno, que habría de ser suyo cuando llegase al reino. Necesitaba un poco más de dinero, solo treinta monedas de plata, y fue por esa causa por la que hace un pacto con los sumos sacerdotes a fin de poder completar su compra. Por lo que no fue mas que la avaricia corriente y ordinaria lo que hizo que Judas traicionase al Señor. Fue deliberadamente, actuando en frío, con la intención de que le funcionase de ese modo.

Una vez mas Marcos introduce el tema del amor. En el final del relato de esta sección, nos muestra el amor de Jesús al celebrar la última fiesta de la Pascua. Nos encontramos otra vez con tres escenas diferentes, primero la preparación de la Pascua, comenzando con el versículo 12:

“El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, cuando sacrificaban el cordero de la Pascua, sus discípulos le dijeron: –¿Dónde quieres que vayamos y hagamos los preparativos para que comas la Pascua? El envió a dos de sus discípulos y les dijo: –Id a la ciudad, y os saldrá al encuentro un hombre llevando un cántaro de agua. Seguidle; y donde entre, decid al dueño de la casa: El Maestro dice: ¿Dónde está mi habitación donde he de comer la Pascua con mis discípulos?, Y él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto y preparado. Preparad allí para nosotros. Salieron sus discípulos, entraron en la ciudad, hallaron como les había dicho y prepararon la Pascua.”

Una vez mas, como pasó en el caso de los arreglos hechos para conseguir el borriquillo sobre el que entró en Jerusalén, no tenemos que leer nada milagroso en esta señal que dio Jesús a sus discípulos, en cuanto a cómo poder encontrar el aposento alto. Ambos casos habían sido arreglados por adelantado, habiendo acordado las cosas por adelantado, pero no tienen significado alguno, porque él lo planeó deliberadamente para que esta fuese la señal. Les dijo: “id a la ciudad y os saldrá al encuentro un hombre llevando un cántaro de agua. Eso seria algo que destacaría (al igual que sucedería hoy en día si saliese a la calle un hombre llevando un bolso) porque era trabajo de mujer. Solamente las mujeres llevaban los cántaros de agua sobre sus cabezas. Puede que un hombre accediese a llevar un pellejo con agua, pero no un cántaro. Los cántaros los tenían que llevar las mujeres. En aquellos días existían las divisiones con respecto al trabajo, de la misma manera que existen en la actualidad. Y supongo que las Mujeres a favor de la Liberación estaban igual de enfadadas en aquellos tiempos como lo están en la actualidad. El les dijo: “no tendréis ninguna dificultad, porque encontraréis a un hombre llevando un cántaro de agua, seguidle. Y se encontraron con que pasó tal y como él les había dicho.

¿Por qué usó ese símbolo? No puedo leerlo sin estar convencido de que nuestro Señor hizo esos arreglos de esta manera porque deseaba decir algo al hacerlo. Los símbolos de Dios siempre tienen un significado si sabemos cómo entenderlos y leerlos. Aquí les está diciendo algo en concreto, y ni siquiera tenemos que adivinarlo porque las Escrituras nos dicen lo que quería decir aquel símbolo. Hay otra fiesta de los judíos que gira en torno al hecho de que fuese un hombre el que llevase el cántaro de agua. Juan se refiere a dicha fiesta en su evangelio en su capítulo siete. Jesús se puso en pie en la fiesta y dijo a toda la multitud: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su interior. Creo que es eso lo que les está diciendo a sus discípulos: “no entendéis a dónde vamos. Aunque conocéis algo acerca del simbolismo de esta fiesta del cordero pascual, hay otros elementos de ella que no conocéis, pero seguidme, y de vuestros corazones fluirán ríos de agua viva.

A continuación tenemos una segunda escena, la del aposento alto:

“Al atardecer fue con los doce; y cuando estaban sentados a la mesa comiendo, Jesús dijo: –De cierto os digo que uno de vosotros, el que come conmigo, me va a entregar. Entonces comenzaron a entristecerse y a decir uno tras otro: –¿Acaso seré yo? El les dijo: –Es uno de los doce, el que moja el pan conmigo en el plato. A la verdad, el Hijo del Hombre va, tal como está escrito de él. Pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado el Hijo del Hombre! Bueno le fuera a aquel hombre no haber nacido.”

Creo que el recuerdo que tenemos de esta ocasión, la iniciación de la última cena del Señor, es equivocada por causa del cuadro de Leonardo da Vinci. Hemos visto ese cuadro con tanta frecuencia que nos imaginamos a aquellos hombres reunidos alrededor de la mesa, tal y como nos los ha presentado da Vinci. De hecho y como ha dicho alguien, parece que Jesús acababa de decirles: “todos los que queráis aparecer en el cuadro, ¡venid a este lado de la mesa! Pero no fue así como sucedió. No estuvieron sentados alrededor de la mesa, y tampoco lo estuvieron en tres lados de la mesa. Estaban recostados en una especie de tumbonas alrededor de una mesita baja, según la costumbre romana, que también observaban los judíos de aquella época. En ese arreglo, la cabeza de Juan el discípulo estaba cerca del pecho de Jesús, pero al otro lado de Jesús, igualmente cerca de él, estaba Judas, de manera que la cabeza de Jesús estaba cerca del pecho de Judas. Esa debió ser la colocación, a fin de hacer posible el intercambio alrededor de la mesa. Cuando Jesús dijo: “es uno de los doce, el que moja el pan conmigo en el plato el que me traicionará solo había dos de los discípulos que podrían haber llegado al mismo plato que usaba Jesús, Juan y Judas. Lo que les estaba diciendo a los demás discípulos es que era uno de esos dos.

Con todo y con eso, y a favor de los discípulos, cuando Jesús dijo: “el que me va a traicionar es uno de vosotros doce ni a uno solo de ellos se le ocurrió decir: “yo sé quién es. En lugar de eso, miraron a Jesús y le preguntaron: “Señor , ¿acaso seré yo? Cada uno de nosotros reconocemos el sentimiento de que hay algo malo en nosotros, algo en lo que no confiamos, algo que no estamos seguros que no saldrá a relucir en algún momento y que nos obligue a hacer algo que lamentaremos, algo que nos espanta hacer. Algo de esa falta de confianza en nosotros mismos se apoderó de aquellos hombres en aquel momento y dijeron: “¿acaso seré yo? Pero Jesús les tranquilizó diciendo: “No, es el que moja el pan en el plato conmigo.

Otro relato nos dice que poco después de esto, le dijo a Judas en privado: “lo que vayas a hacer, hazlo rápidamente y Jesús se marchó, pero antes de hacerlo, Jesús le dijo a aquellos discípulos: “El Hijo del Hombre va tal y como está escrito de él es decir, había sido pronosticado que sería traicionado por uno de los suyos, y eso se estaba cumpliendo. Pero, y es importante que nos fijemos en esto, Jesús dijo también: “¡ay de aquel hombre por quien es entregado el Hijo del Hombre! no porque esté haciendo algo que no puede evitar, sino porque podría haberlo evitado. Judas no fue empujado a traicionar al Señor, lo hizo porque quiso. Por eso es por lo que Jesús añade lo que son posiblemente las palabras mas solemnes que jamás se hayan dicho: “bueno le fuera a aquel hombre no haber nacido. No creo que saliesen jamás de los labios de Jesús palabras más terribles que esas. ¿No odiaría usted que él dijese algo así acerca de usted?

Y ahora nos encontramos ante la última escena:

“Mientras ellos comían, Jesús tomó pan y lo bendijo; lo partió, les dio y dijo: –Tomad; esto es mi cuerpo. Tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron todos de ella. Y él les dijo: –Esto es mi sangre del pacto, la cual es derramada a favor de muchos. De cierto os digo que no beberé mas del fruto de la vid, hasta aquel día cuando lo beba nuevo en el reino de Dios.”

Es evidente que esto es un simbolismo. Nuestro Señor está nuevamente enseñando por medio de símbolos, pero los símbolos son muy significativos. Tomó el pan y dijo: “este es mi cuerpo y partió el pan, que simbolizaba de qué manera iba a ser quebrantado su cuerpo y tomó la copa y dijo: “esto es mi sangre del nuevo pacto es decir, el nuevo acuerdo que establece Dios con los hombres por medio de la fe y no por las obras; creyendo y no por lo que puedan hacer. Ese es el Nuevo Pacto. Entonces les recordó que era el fin, que nunca más volvería a beber de la copa de nuevo hasta que la bebiese en el cumplimiento del reino de Dios.

Ahora entendemos por qué Marcos coloca este relato junto al de la historia de María de Betania. Porque aquí nuestro Señor está enseñando a estos discípulos que él les estaba haciendo a ellos lo que María le había hecho a él. Ella había traído un precioso frasco de alabastro y lo había roto. Les dijo: “mi cuerpo es ese frasco y voy a ser roto por vosotros. Ella derramó el frasco con todo el ungüento que había en su interior, de manera que la fragancia que había en él llenó toda la habitación, como ha llenado toda la tierra en los siglos que han transcurrido desde entonces. Y Jesús dijo: “derramaré el frasco de mi cuerpo (lo que llama Pedro) la preciosa sangre, todo él, para que su fragancia pueda llenar nuestra vida y para que llene toda la tierra.

Ayer vi la nueva película “The Hiding Place (El escondite), una película maravillosa, así que no se la pierdan. Es una de las películas más poderosas y conmovedoras que jamás he visto. En la película hay una escena en el campo de concentración de Ravensbruck en Alemania. Corrie ten Boom y su hermana Bessie están allí, junto con otras diez mil mujeres mas, en las condiciones horriblemente degradantes y espantosas de aquel campo de concentración. Están reunidas con algunas de las mujeres en los barracones, en medio de las camas, pasando frío y hambrientas, cubiertas de piojos, y Bessie está dirigiendo una clase bíblica. Una de las mujeres se burla de ella desde su camastro y se ríe de ellas por adorar a Dios. Comienzan una conversación, y aquella mujer dice lo que normalmente se les echa en cara a los cristianos: “si vuestro Dios es un Dios tan bueno, ¿por qué permite esta clase de sufrimientos? De un modo profundamente dramático se arranca unos vendajes y viejos trapos que cubren sus manos, mostrando sus dedos rotos y deformados y dice: “soy la primera violinista de la Orquesta Sinfónica. ¿Es esto lo que ha querido vuestro Dios? Durante un momento nadie contesta. Entonces Corrie ten Boom se coloca junto a su hermana y dice con palabras sencillas: “no podemos contestar a esa pregunta. Todo cuanto sabemos es que nuestro Dios vino a esta tierra, se convirtió en uno de nosotros, y sufrió con nosotros, fue crucificado y murió y lo hizo por amor.

Eso es lo que nos está diciendo esta historia a nosotros. Cuando usted y yo participamos juntos de la mesa el Señor, Jesús está diciendo: “mirad, soy yo el que rompe el frasco de su propio cuerpo, para derramar sobre vosotros el precioso ungüento, para que entendáis que ya no es la ley la que gobierna vuestra vida, es el amor.

Oración

Padre nuestro, te pedimos que nos enseñes esta preciosa lección, con ese maravilloso ejemplo del sacrificio realizado por María de Betania, para que nos ayudes a entender que ella no es más que la imagen de un sacrificio mucho mayor, de un acto de amor mucho mas precioso, que no podremos nunca olvidar, que se gravará en nuestros corazones y nos enseñara y fortaleciese todos los días de nuestra vida. Señor, ayúdanos a regocijarnos en ello y a dar gracias en este momento a Aquel que nos amó y se entregó por nosotros. Lo pedimos en su nombre, amen.

horizontal rule

Nº de Catálogo 3326

Serie: EL GOBERNANTE QUE SIRVE

Mensaje Duodécimo Marcos 14:1-25

7 de Septiembre, 1975

horizontal rule

Copyright © 1995 Discovery Publishing un ministerio de la Iglesia Peninsula Bible. Este archivo de datos es propiedad exclusiva de Discovery Publishing, un ministerio de la Iglesia Peninsula Bible. Solo puede copiarse en su totalidad con el fin de circularlo gratis. Todas las copias de este archivo de datos deben llevar la notificación de derechos de autor arriba mencionados. No se puede copiar en parte, editar, revisar ni copiar con el fin de vender o incorporar a ninguna publicación comercial, grabación, retransmisión, representaciones, muestras o ningún otro producto para la venta estos archivos de datos, sin el permiso escrito de Discovery Publishing. Para solicitar dicha autorización se deberá hacer por escrito dirigiéndose a Discovery Publishing, 3505 Middlefield Rd. Palo Alto, California 94306-3695.

+ Meditación semanal
Esta semana seguimos con el tema: “La muerte y la resurrección de Lázaro”
Palabras de esperanza en medio de la crisis (Lázaro #8)


+ Música cristiana:
Esta semana podrás escuchar la música de Stanislao Marino
La Gran Tribulación El mundo pasa y sus deseos
Porque te alejas de Dios
Ya Tengo Lo Que Buscaba
Bendice A Tu Pueblo Señor
Es Tiempo Ya Escalando peldaños Más Allá Del Sol Espiritu Santo Bartimeo el ciego
Pulsa aquí para escuchar la lista completa

+ El libro de la semana:
Esta semana puedes dispone de un libro cristiano de:
Josh McDowell – Evidencia que Exige un Veredicto
Puede descarga el libro pulsando en la imagen
Evidencias
+ La película de la semana:
Durante esta semana tendremos:
La Cruz y el Puñal – Película cristiana de David Wilkerson

+ Otros recursos gratis

Tu Biblia de regalo, envía tu solicitud pulsando en la imagen
iglfuenlaregalo
Un estudio Bíblico de la vida de Jesús de Nazaret
alcorcon-clase01_Página_01
Un breve curso de 4 lecciones que puedes descargar para conocer más de la Biblia
Lección 1 |Lección 2 |Lección 3 |Lección 4 |