Devocional 14/07/2018

devocional

+ Lectura y Audio de la Biblia:
El texto bíblico de hoy: Job cap 34 al 42
Job capítulo 34
Job capítulo 35
Job capítulo 36
Job capítulo 37
Job capítulo 38
Job capítulo 39
Job capítulo 40
Job capítulo 41
Job capítulo 42

Puede leer el texto pulsando aquí

Y el capítulo 1 de Salmos
Salmos capítulo 01

Puede leer el texto pulsando aquí

+ Banco de cheques de la fe
El banco de cheques de la fe 2011 de C. H. Spurgeon
14 de Julio

“Echa sobre Jehová tu carga y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo.” Salmo 55: 22.
Como es una carga pesada, échala sobre la Omnipotencia. Ahora es tu carga, y te aplasta; pero cuando el Señor la tome, se convertirá en nada. Si todavía eres llamado a sostenerla, “él te sustentará.” Estará sobre ti, y no estará sobre ti. Serás sostenido de tal manera que la carga será una bendición. Pídele al Señor que intervenga y estarás muy erguido bajo ese peso que en sí mismo te doblegaría.
Nuestro principal temor es que nuestra prueba nos desvíe del sendero del deber; pero el Señor no tolerará eso nunca. Si somos justos delante de Él, Él no permitirá que nuestra aflicción nos mueva de nuestra posición. En Jesús, Él nos acepta como justos, y en Jesús, nos mantendrá así.
Y, ¿qué pasa con el momento presente? ¿Estás enfrentando solo la prueba de este día? ¿Tus pobres hombros han de ser lesionados por la carga opresiva? No seas tan insensato. Cuéntale al Señor todo acerca de tu dolor, y abandónalo todo en Él. No arrojes tu carga al suelo, para volver a cargarla; échala sobre el Señor, y déjala allí. Entonces caminarás en libertad como un creyente gozoso que ha sido librado de la carga, y cantarás las alabanzas de tu grandioso Cargador.
+ Programa de formación Bíblica
5- Sinopsis del Antiguo Testamento
Sinopsis del Antiguo Testamento es un estudio sintético de cada uno de los libros del Antiguo Testamento: Se examina el propósito de cada libro, quién fue el autor, cuándo y a quiénes se escribió. Se identifica cuál es el mensaje de cada libro y cómo se relaciona este con los demás. La meta de esta materia es darle al alumno un concepto panorámico de la Biblia.

11- 1ª DE REYES: COMO PERDER UN REINO por Ray C. Stedman

Primera de Reyes es una historia de cómo se pierde un reino, un relato que absorbe nuestra atención. Al leer estos dos libros del Antiguo Testamento, la clave para conseguir que cobren vida y sean de vital importancia en nuestras vidas es darnos cuenta de que son ayudas visuales, de las que se vale Dios para mostrarnos lo que está sucediendo en nuestras vidas. Podemos vernos reflejados en cada uno de estos relatos del Antiguo Testamento y cuando lo hacemos, nos da la impresión de que las palabras tienen ojos y nos están mirando y nos damos cuenta de que las palabras están dirigidas exacta y directamente a nosotros. La imagen que presenta la Biblia del hombre es que cada uno de nosotros ha sido creado para ser un rey sobre un reino. Todo el propósito del Señor Jesús al entrar en nuestras vidas, que es el tema del libro de Romanos, es que aprendamos cómo gobernar el reino que es nuestra vida para Dios, dándonos autoridad y concediéndonos la victoria. Eso es lo que hace que nuestra vida sea completa y fascinante cuando aprendemos a caminar en el poder de Dios. Una de las frases más trilladas y que continuamente se usa en los círculos cristianos es «la vida cristiana victoriosa. Lamentablemente, hemos hecho un uso excesivo y abusivo de esta frase, la hemos distorsionado, retorcido y pervertido en tantas ocasiones que la verdad es que ha perdido una gran parte de su significado para nosotros. Pero si la considera usted en toda la frescura de su intención original, esa es exactamente la intención que tiene Dios para usted, que aprendamos a caminar consiguiendo la victoria como un rey sobre el reino de su vida y, de este modo, podrá usted encontrar el propósito que se pretendía. Esto es exactamente el ejemplo que nos dan estos libros del Antiguo Testamento, especialmente los libros que tratan acerca de la monarquía en Israel.

Dios llamó y apartó a la nación de Israel, marcándola y escogiéndola como su propio pueblo. En cierto modo, convirtió a la pequeña tierra de Israel en un escenario, haciendo que el mundo entero pusiese sus ojos en esta nación. Lo que sucedió en este país es una imagen de lo que está sucediendo en el curso de toda la historia humana y lo que está pasando, de manera individual, en nuestras vidas. Si consideramos estos libros de ese modo, adquieren un significado tremendamente intenso y hacen que nuestra vida tenga propósito.

El libro de 1ª de Reyes oculta el secreto del éxito que se puede obtener a la hora de reinar sobre el reino que es nuestra vida. Es el secreto de cómo aprender a someternos a la autoridad y al dominio de Dios en su vida. En otras palabras, el hombre no puede nunca ejercer el dominio sobre su vida a menos que primero se someta al dominio de Dios. Si se somete usted al dominio de Dios, le será concedido el gobierno sobre los diversos aspectos de su propia vida. Por otro lado, si no permite usted que Dios domine su vida, no podrá usted bajo ninguna circunstancia ni de ninguna manera cumplir su deseo de tener autoridad sobre su propia vida. ¡Eso es imposible! y eso es lo que nos enseñan estos libros. Por eso es por lo que en todo este libro se encontrará usted que el punto central es el trono. El que es importante es el rey, porque según le vaya al rey, así le irá a la nación. En su vida su voluntad es el rey. Lo que su voluntad permita que controle su vida, determina el funcionamiento del reino en su vida. El rey Salomón, el sucesor de David, ocupa el trono. Al comenzar el libro David sigue siendo aún el rey, pero se tiene que enfrentar de inmediato con la rebelión de otro de sus hijos, llamado Adonías, que intenta obtener el control del trono mientras David estaba todavía vivo. Esto indica la primera señal de lo que una verdadera autoridad que domina debiera ser en nuestra vida. La autoridad es algo que debe ser un don y proceder de la mano de Dios. Solamente podemos reinar cuando Dios nos establece, cuando nos sometemos a su autoridad. Al enterarse David de esto, intenta colocar a Salomón en el trono. Salomón es ungido como rey mientras su padre está aún vivo y de hecho asume el trono mientras David sigue aún con vida. Cuando nos sometemos a la autoridad se Dios, se convierte en su responsabilidad hacer que todas las circunstancias y todos los enemigos y cada rebelión que podría representar una amenaza para el reino, se encuentren bajo control. Eso fue lo que hizo en el caso de Adonías.

Al leer los capítulos dos y tres, veremos que Salomón asciende al trono, gobernando con poder, autoridad y gloria. El reino de Salomón marca la mayor extensión del reino de Israel y se caracterizó especialmente por un despliegue de majestad y de poderío exterior, pero en el capítulo tres, nos encontramos al mismo tiempo con las semillas de la derrota. Es muy, muy importante que nos fijemos en esto. Leemos en los versículos uno y dos:

Salomón estableció una alianza matrimonial con el faraón, rey de Egipto. Tomó a la hija del faraón y la llevó a la ciudad de David, hasta que acabó de construir su propia casa, la casa del Señor y la muralla alrededor de Jerusalén. Sin embargo, el pueblo estaba acudiendo a presentar sus sacrificios en los lugares elevados porque todavía no se había edificado una casa para el nombre del Señor.

A continuación nos encontramos un versículo sumamente importante, el tercero:

«Salomón amaba a Jehová y caminaba en los estatutos de su padre David; solo que sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.»

Aquí tenemos un hombre que amaba a Dios, que le amaba con todo su corazón. Salomón empieza su reinado con una maravillosa expresión de sumisión y el deseo de que Dios gobierne y ejerza su autoridad en su vida. Sigue los pasos de su padre David. Sin embargo, hay dos cosas que hace, que parecen ser dos asuntos un tanto insignificantes y triviales, que acaban por derrocar su reino. Establece una alianza con la hija del faraón, el Rey de Egipto (que es una imagen de este mundo) y la sitúa en el centro de la vida de la nación de Israel. Aquí se establece una alianza con el mundo. Además se nos dice que adora en los lugares altos. En las religiones paganas de aquellos tiempos toda la adoración y los ritos se celebraban sobre las cimas de las montañas. Las tribus paganas habían erigido altares, muchos de los cuales eran centros de toda clase de adoración idólatra y licenciosa. Con frecuencia, el altar era el lugar donde la fertilidades de los dioses del sexo eran adoradas mediante una exhibición sexual, pero el pueblo de Israel también se apoderó de los altares y los usaron para ofrecer sacrificios a Jehová. El arca de Dios se encontraba en la ciudad de Jerusalén, en el tabernáculo, donde David lo había colocado, pero Salomón no presentó sus ofrendas en el altar del tabernáculo; en lugar de ello, estaba presentando sus ofrendas en los lugares altos. Estaba ofreciendo sacrificios a Dios, pero lo hizo sobre altares paganos. Exteriormente había mucho de hermoso y de admirable en el gobierno de este joven, y en general su corazón seguía la dirección correcta, pero había, sin embargo, un aspecto en el que no se había sometido completamente a Dios. Había una debilidad en su comunión. No acababa de entender que el secreto del amor de Dios radica en someter su voluntad, representada por la adoración ante el arca del pacto. En muchas, muchas vidas hay con frecuencia un sometimiento exterior y la decisión de hacer la voluntad de Dios, pero en el fondo de la vida privada hay una falta de amor y de anhelo de Dios. Era precisamente en este aspecto en el que David más gráficamente demostraba su punto fuerte. A pesar de que David cayó en los sombríos pecados del asesinato y del adulterio, en el lugar mas santo e interno de su corazón David sentía un profundo y continuo deseo de someterse a la voluntad de Dios y una verdadera hambre de la persona de Dios. Esto es algo que se manifiesta claramente en todos los salmos de David, pero es algo que falta en la vida de Salomón y esta es la primera indicación de que algo falla en su vida.

Esta historia nos ofrece una descripción de la belleza y la exhibición de la grandeza del reino de Salomón. La segunda señal de un poder y un reino dados por Dios nos la ofrece el capítulo tres en el relato acerca del sueño de Salomón, en el que aparece Dios y le dijo que pidiese lo que quisiese. Salomón no pide, en un pasaje maravilloso, ni las riquezas ni el honor, sino la sabiduría:

«Da, pues, a tu siervo un corazón que sepa escuchar, para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo. Porque ¿quién podrá gobernar a este pueblo tan grande?»

Al comenzar de este modo su reinado, Salomón demuestra haber captado en gran medida lo que era una necesidad primordial para poder ejercer la autoridad en el reino que Dios le había concedido, la sabiduría. Cuando leemos en el Nuevo Testamento, nos encontramos con que esto es cierto. En el libro de Hebreos el escritor reprende al pueblo al que está escribiendo porque dice: «Debiendo ser ya maestros por el tiempo transcurrido, de nuevo tenéis necesidad de que alguien os instruya desde los primeros rudimentos de las palabras de Dios. Habéis llegado a tener necesidad de leche y no de alimento sólido. (Heb. 5:12) Dice que la señal de los que son maduros en Cristo y han aprendido realmente a caminar con El, es que saben discernir entre el bien y el mal. Ese es el problema de nuestros días ¿no es así? El bien parece malo y lo malo parece bueno. Cualquiera pueda distinguir el bien del mal cuando lo bueno parece bueno y lo malo parece malo. Pero el gran problema radica en reconocer el mal cuando nos viene sonriendo, derrochando solicitud y cuando parece ofrecernos todo lo que hemos estado esperando. La madurez cristiana se pone de manifiesto cuando aprendemos a ejercitar el espíritu de sabiduría para saber distinguir entre el bien y el mal. Aquello que parece satisfacer las necesidades del espíritu puede ser de hecho una trampa inteligente de Satanás para plantar la semilla de la desconfianza en el corazón y acabará por producir un fruto terrible en la vida pocos años después.

Esta clase de sabiduría fue la que pidió Salomón y Dios le concedió su petición, pero había un punto débil en su petición. Pidió sabiduría para saber gobernar al pueblo. Solamente podemos desear al leer, que este gran joven hubiera pedido sabiduría para saber gobernar primero su propia vida, que fue su primer fallo. Es evidente, basándonos en esto, que Dios sabe exactamente lo que hay en una persona. Le concedió a Salomón esta sabiduría, pero al mismo tiempo que se la dio también se produjeron las circunstancias necesarias para poner a prueba dicha sabiduría y esto es algo que hace Dios con todos nosotros porque sabe exactamente de lo que somos capaces. El nos da esencialmente lo que es nuestra petición básica, urgente y apremiante. Si hay algo que deseamos con verdadera desesperación, él nos lo concederá, pero al mismo tiempo hará que vaya acompañado de las circunstancias que pongan de manifiesto lo que hay en nosotros. Juntamente con la sabiduría, le dio a Salomón riquezas y honor y precisamente estas dos cosas fueron la causa de su derrota. Cuando Salomón comenzó a sentirse orgulloso y a regocijarse por la magnificencia de su reino, el orgullo comenzó a introducirse en su corazón y a raíz de ello se produjo su caída. Por lo tanto, la primera señal de la soberanía, a fin de establecer nuestro gobierno en el reino de nuestra propia vida, es la dependencia de Dios. La segunda es la sabiduría, el tener el discernimiento y la comprensión necesarias acerca de nosotros mismos, si hemos de andar en el Espíritu. Esto es algo que vemos claramente en el sabio juicio que hizo Salomón entre dos madres que le trajeron un bebé. Las dos habían tenido un bebé, pero uno de ellos había muerto. Las dos mujeres reclamaban como suyo el que había quedado vivo. Se pidió a Salomón que decidiese de quién era el bebé. En una exhibición de sabiduría para analizar los problemas de otras personas dijo: «Traedme una espada. Y colocando al bebé ante aquellas dos mujeres dijo: «Cortad el bebé en dos mitades y dad una de ellas a una mujer y la otra mitad a la otra mujer. La verdadera madre dijo de inmediato: «¡No! ¡No hagáis eso! Que la otra mujer se quede con el bebé. Pero la otra mujer dijo: «No, eso está bien, es perfectamente justo. Dividid al bebé y cada una de nosotros se quedará con la mitad. Salomón supo de inmediato quién era la verdadera madre y de este modo quedó demostrada su sabiduría. El capítulo 4:29 empieza un comentario acerca de la gran sabiduría que le fue otorgada a Salomón.

Dios le concedió a Salomón una sabiduría y un entendimiento sin medida, además de amplitud de mente como las arenas de la playa, de manera que la sabiduría de Salomón sobrepasaba a la sabiduría de todas las gentes del oriente [incluyendo la llamada sabiduría oriental, es decir, la china y la india] y toda la sabiduría de Egipto. Porque Salomón era el más sabio de todos los hombres, más sabio que Eitán el ezrahita, Ernan, Calcol y Darda, los hijos de Majol [¡estos eran los comentadores de noticias de aquellos tiempos!]; y su fama se extendió por todas las naciones de alrededor. Además pronunció tres mil proverbios [de los que ha quedado constancia en el libro de Proverbios]; y escribió mil cinco cánticos [de los cuales solamente tenemos uno: «El Cántico de Salomón o «Cantar de los Cantares ]. Habló acerca de los árboles, desde el cedro del Líbano al hisopo que crece en las murallas; también se refirió a las bestias, a los pájaros y reptiles, además de los peces y acudían a él de todas las naciones con el fin de escuchar la sabiduría de Salomón, así como todos los reyes de la tierra, que habían oído hablar acerca de su sabiduría.

¡Qué gran imagen de lo que nos dice Pablo en 1ª Corintios: «tenemos la mente de Cristo y «el hombre espiritual lo juzga todo. (1ª Cor. 2:15, 16) No necesita que nadie le enseñe, porque ya discierne todas las cosas y puede analizar y entenderlas.

En el capítulo cuatro encontramos la tercera señal de lo que significa reinar: el sentido del orden. Un reino tiene que estar en orden. Dios no es autor de confusión, sino que hace las cosas decentemente y con orden. Además en el capítulo cuatro, versículo 20, encontramos la cuarta señal de la autoridad:

Judá e Israel eran tan numerosos como las arenas del mar, comían y bebían y eran felices. Salomón gobernaba sobre todos los reinos, desde el Eufrates a la tierra de los filisteos hasta la frontera de Egipto, que le trajeron tributos y sirvieron a Salomón durante todos los días de su vida. Ese es el control total sobre todo lo que Dios quiso que tuviese. ¿Ha aprendido usted a reinar de ese modo sobre su propia vida? Eso es lo que Dios quiere que tenga usted.

En los capítulos del cinco al ocho encontramos el relato del glorioso templo que edificó Salomón. Este maravilloso edificio era precioso. El interior era incluso más glorioso que el exterior y estaba todo completamente cubierto de oro. El entrar en aquel santuario debió de ser una experiencia asombrosa. Todo lo que se podía tocar estaba cubierto de oro, pero la gloria principal del lugar era la gloria de la Shekinah de Dios, que descendió y habitó en el lugar santo cuando Salomón dedicó el templo.

En una oración maravillosa que hace, Salomón le da gracias a Dios por su gracia y reconoce una vez más el único e importante principio sobre el cual se debe de mantener un reino es la obediencia de su rey al trono de Dios.

A continuación encontramos la historia, maravillosamente detallada, de las visitas que le hacen a Salomón la Reina de Saba y del Rey de Tiro y el reconocimiento de las demás naciones de la gloria del reino de Salomón. De repente, al principio del capítulo 11, se produce un giro en toda la historia y esta sigue otro curso diferente. En él leemos acerca de los resultados de las semillas del mal que habían sido anteriormente sembradas en el corazón de Salomón:

«Pero el rey Salomón amó, además de la hija de faraón, a muchas otras mujeres extranjeras: moabitas, edomitas, sidonias y heteas…»

Estas son tribus paganas.

«…de los pueblos que Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os unáis a ellos ni ellos se unan a vosotros, no sea que hagan desviar vuestros corazones tras sus dioses. A estos Salomón se apegó con amor. Tuvo 700 mujeres reinas y 300 concubinas [en la mayor subestimación de la realidad de la Biblia]. Y sus mujeres hicieron que se desviara su corazón.»

Este es el mismo hombre que había escrito en el libro de Proverbios: «El que halla esposa halla el bien. (Prov. 18:22) Este es el ejemplo más importante que conozco, es un ejemplo que ha sido llevado a los extremos. ¡Mil esposas! ¡Alguien ha dicho que fue sobradamente castigado teniendo que soportar a mil suegras! Pero esto pone además de manifiesto la debilidad y el fracaso de Salomón al apartarse su corazón de Dios. Fijémonos cómo empezó todo. Este hombre disfrutaba de todo lo espléndido de su gobierno, teniendo la mayor gloria del reino que le había sido encomendado. La magnificencia exterior, acerca de la cual leemos aquí, era la evidencia de la bendición de Dios en su vida, pero su caída comenzó cuando su corazón se dejó arrastrar por algo que Dios había prohibido. Esto concuerda exactamente con la advertencia que hace Jesús en el Sermón del Monte, cuando dice: «Porque donde esté vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón. (Lucas 12:34) El primer paso en la decadencia moral empieza siempre con nuestras emociones. ¿Alrededor de qué giran sus emociones? ¿Qué es lo que apodera del lugar central de las emociones en su vida? Ahí es donde empieza la decadencia. A continuación leemos que a esto le siguió la idolatría:

«Porque Salomón siguió a Astarte [la diosa de la sexualidad] diosa de los sidonios y a Moloc, ídolo detestable de los amonitas. Salomón hizo lo malo ante los ojos de Jehová y no siguió plenamente a Jehová como su padre David. Entonces Salomón edificó un lugar alto a Quemós, ídolo detestable de Moab….» (11:5-7a)

Quemós era la imagen detestable en la que se construyó una hoguera y cuando llegó el momento de celebrar el festival religioso, echaron a los niños al fuego y fue Salomón el que edificó este lugar, en el cual los ritos giraban alrededor de la adoración de este dios sonriente.

«…y a Moloc, ídolo detestable de los hijos de Amón [otro dios de la fertilidad], en el monte que está frente a Jerusalén. Y así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses. Jehová se indignó contra Salomón, porque su corazón se había desviado de Jehová…» (11:7b-9a)

En tres ocasiones y en rápida sucesión en el resto de este capítulo «Dios le levantó un adversario en contra de Salomón. Primero fue Hadad, el edomita, que representa al hombre carnal. Luego se nos dice en el versículo 23:

«Dios también le levantó un adversario como adversario a Rezón, hijo de Eliada, quien había huido de su señor Hadad-ezer, rey de Soba.»

Se nos dice en el versículo 26:

«También Jeroboam, hijo de Nabat, servidor de Salomón, efrateo de Zereda… que después habría de dividir el reino. De manera que estos adversarios se reunieron para derrocar a Salomón y conseguir su derrota.»

El capítulo concluye diciendo de Salomón que «reposó con sus padres y fue enterrado en la ciudad de David, lo cual representa el colapso de su gloria y de la majestad de su reino.

Hace poco oí hablar acerca de un hombre que había ejercido un gran poder desde el púlpito y había realizado un tremendo ministerio para Dios, en varios sentidos, y de repente todo su ministerio se vino abajo y fue llevado antes de su sesión, acusado de cargos morales. Se descubrió que había existido un amor en su corazón que no había sido juzgado y que había mantenido oculto, año tras año. A pesar del aparente poder y autoridad exteriores, de los que se valía en su ministerio, había en su corazón emociones que le estaban carcomiendo y la semilla que habría de acabar con su reinado. Esta historia se repite de nuevo en vidas por todas partes.

El segundo movimiento de este libro comienza en el capítulo 12, en el que leemos acerca de la degradación y la dispersión del reino. Jeroboam dividió el reino, llevándose a las diez tribus del norte para iniciar el Reino del Norte, volviendo a introducir en Israel la terrible adoración a los carneros de oro. Mucho antes, cuando Moisés se encontraba en la montaña, teniendo comunión con Dios, el pueblo fue a Aarón y le dijo: «queremos tener un Dios al que podamos adorar como lo hacen las otras naciones. ¿Recuerda usted lo que le dijo Aarón a Moisés cuando descendió de la montaña? Le dijo: «Les pedí que trajesen todo su oro, todos sus pendientes y sus joyas, cogí todo ese oro, lo eché al fuego y de él salió, de buenas a primeras, un carnero. Nosotros nos inclinamos y lo adoramos, llamándolo Jehová. (Ex. 32:23, 24). No era que quisieran ser idólatras, sencillamente querían una evidencia visible sobre la que centrar su adoración. Ahora nos encontramos con el pecado cometido por Jeroboam. A partir de ese momento se le conoce en Israel como «Jeroboam, el hijo de Nabat, que hizo que pecase Israel. En este caso no es un carnero, sino dos. Es el mismo pecado multiplicado, doblado en su intensidad y en su poder, el que introduce Jeroboam en la vida de la nación.

El capítulo 14 nos presenta la historia de la invasión y la derrota de Israel por parte de Egipto, el mismo Egipto del cual había sacado Dios a su pueblo, que vuelve a ser una imagen del mundo y sus costumbres, su maldad, su insensatez, frivolidad y su locura. Leemos en 14:25 y 26:

«Y sucedió en el quinto año del rey Roboam que subió Sisac, rey de Egipto, contra Jerusalén y tomó los tesoros de la casa de Jehová…»

Lo primero que asaltó fue el lugar de la adoración.

«…y los tesoros de la casa del rey; todo lo tomó. También tomó todos los escudos de oro que había hecho Salomón…»

¿Entiende usted esta imagen? Salomón, que conocía a Dios y que se esforzaba por andar con él no juzgó totalmente las emociones y las uniones establecidas en su corazón, por lo que fue finalmente arruinado subrepticiamente y volvió a las costumbres mundanas, con todas sus insensatas manifestaciones, por lo que perdió la gloria interior y su sentido de adoración en el que Dios debería haber sido exaltado en el templo interior de su propia vida. Después de esto, el relato nos habla acerca de varios reyes que ocuparon el trono de Israel. A Nadab le siguieron Baasa y Zimri y finalmente Acab con su malvada mujer, llamada Jezabel.

La parte final del libro, empezando por el capítulo 17, nos presenta el ministerio profético empezando con Elías. Hubo otros profetas antes de él, pero no realizaron milagros. Elías comienza el ministerio de los milagros en la Biblia. Los profetas que llevaron a cabo su ministerio en Judá, el Reino del Sur, no hicieron milagros porque en aquel entonces el testimonio de Dios era lo más importante para la vida de la nación, pero en Israel, el Reino del Norte, la presencia de Dios fue rechazada y adoraron en su lugar los becerros de oro. En este caso el ministerio de los milagros es el testimonio ante el pueblo de que Dios sigue estando entre ellos. Dios intentó conmoverles para que fuesen conscientes de que se habían apartado de él. El ministerio de Elías es una fantástica revelación de la manera cómo Dios trata al corazón humano descarriado. Para empezar, en su ministerio, cerró los cielos, de manera que no llovió sobre la tierra durante tres años. A continuación hizo descender fuego del cielo sobre los dirigentes y otros, que habían sido enviados para arrestarle y traerle ante la presencia del rey. Cuando estos milagros empezaron a llamar la atención del pueblo, se produjo el arrepentimiento, hasta cierto punto. Entendieron que Dios estaba actuando con mano dura, como lo hace en ocasiones con nosotros, para castigarnos y juzgarnos, a fin de que despertemos y seamos conscientes de que nos estamos apartando de la adoración a él en el fondo de nuestros corazones.

Cuando sucedió esto, se produjo por fin el juicio a Baal, y las dos filosofías de Israel chocaron en una confrontación que tuvo lugar en el Monte Carmelo. Dios vindicó su honor enviando fuego del cielo para destruir la ofrenda de Elías, incluyendo toda el agua que fue derramada sobre la ofrenda y el altar de piedra y Dios reinó con gran poder. Cuando cayó dicho juicio, se volvieron a abrir los cielos y la lluvia cayó sobre la tierra. Todo ello es una imagen de lo que sucede en nuestras vidas cuando nos resistimos al derecho que tiene Dios a gobernar nuestros corazones. Entonces Dios nos somete a su reprensión y, por fin, vence nuestra testarudez, poniendo fin a la rebelión intencional y por fin somos humillados ante Dios. Entonces es cuando la lluvia de Dios se derrama en nuestros corazones para dar nuevamente fruto y traer bendición.

Siguiendo a todo lo anteriormente dicho nos encontramos con el extraordinario relato del temor que le tenía Elías a Jezabel. Esto es algo que siempre me divierte. Aquí tenemos a un intrépido profeta, un vigoroso hombre de Dios que se había enfrentado él solo con cuatrocientos sacerdotes sobre la cima de la montaña, corriendo aterrorizado de una mujer enfurecida, clamando mientras se oculta bajo un arbusto de junípero: «Señor, ya he tenido bastante. Ya tuve más que suficiente al tener que enfrentarme con cuatrocientos sacerdotes de Baal, como para que esta mujer venga tras de mi, esto ya es demasiado. Ella estaba amenazando su vida. Esto resulta divertido porque Elías dice: «Señor, ya he tenido suficiente, quítame la vida, pero como es natural eso no lo dice en serio. Todo lo que hubiera tenido que hacer hubiera sido salir a buscar a Jezabel y ella hubiera satisfecho su deseo. Pero en lugar de ello, se oculta bajo el junípero, a pesar de lo cual Dios le trata con su gracia maravillosa. Lo primero que hace es acostarle y concederle una buena noche de descanso y a continuación Dios le ofrece una buena comida. Finalmente Dios le enseña el secreto más importante que jamás había aprendido Elías, que Dios no siempre se manifiesta a través del terremoto, del fuego y del trueno, sino que en muchas ocasiones lo hace a través del silbo apacible y tranquilo de una conciencia transformada.

El libro termina con la historia del rey Acab, su fracaso, su insensatez y su deseo egoista de apoderarse de la viña de Nabot, haciendo que caiga el juicio de Dios. En el capítulo 22 nos enteramos de cómo obra Dios por medio de lo que parecen circunstancias accidentales. Los dos reyes, el de Israel y el de Judá, salen al campo de batalla. Acab, rey de Israel, intenta conseguir, en su endiablada sabiduría, que el rey de Judá se coloque en la primera línea del campo de batalla. Acab le pone al rey de Judá su propia armadura para que le confundan con el rey de Israel y le ataquen, pero al felicitarse el rey Acab por la manera en que ha engañado al rey de Judá para que se exponga al peligro, leemos que voló una flecha por el aire (por casualidad) de un guerrero del lado contrario y encuentra su objetivo, atravesando la armadura y dándole de lleno en el corazón. ¡De este modo Dios emite su juicio! Dios es el Dios de las circunstancias, de los accidentes y se encuentra tras todos los acontecimientos de nuestra vida. Eso es lo que nos revela esta historia.

Al concluir este libro de 1ª de Reyes, el versículo que más fijamente se me ha quedado grabado en mi mente y en mi corazón es éste:

«Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de él emana la vida.» (Prov. 4:23)

Las circunstancias exteriores no deben nunca destronarle e impedir que reine usted sobre su vida. Nada de lo que tenga usted que afrontar, en cuanto a tensiones externas y circunstancias del exterior, conseguirán destronarle. Esto y el que vuelva a encontrarse usted sometido a esclavitud y atado por la carne y el demonio, será algo que solo sucederá si permite usted que alguna adoración rival se apodere de su corazón y destrone a Dios. Cuando sus emociones se encariñen con alguna otra cosa, que rivalice con la adoración a Dios, sus días en el reino estarán contados.

Oración

Padre nuestro, te pedimos que hagas posible que aprendamos la importante lección de este libro y que la guardemos en nuestros corazones porque «del corazón emana la vida.» Al contemplar el lugar importante que ocupa nuestro deseo, aprendemos a saber lo que más deseamos en la vida. Señor, ¿a quién tenemos en el cielo aparte de ti y a quién deseamos en la tierra más que a ti? Te pedimos que podamos responder a esa pregunta en la soledad de nuestros corazones ante ti. Te lo pedimos en el nombre de Cristo, amen.

horizontal rule

Nº de Catálogo 211

1ª de Reyes

28 de Febrero, 1965

Undécimo Mensaje

horizontal rule

Copyright © 1995 Discovery Publishing un ministerio de la Iglesia Peninsula Bible. Este archivo de datos es propiedad exclusiva de Discovery Publishing, un ministerio de la Iglesia Peninsula Bible. Solo puede copiarse en su totalidad con el fin de circularlo gratis. Todas las copias de este archivo de datos deben llevar la notificación de derechos de autor arriba mencionados. No se puede copiar en parte, editar, revisar ni copiar con el fin de vender o incorporar a ninguna publicación comercial, grabación, retransmisión, representaciones, muestras o ningún otro producto para la venta estos archivos de datos, sin el permiso escrito de Discovery Publishing. Para solicitar dicha autorización se deberá hacer por escrito dirigiéndose a Discovery Publishing, 3505 Middlefield Rd. Palo Alto, California 94306-3695.

+ Meditación semanal
Este mes estaremos con el tema: «Historia de la iglesia»
Definición de la Historia de la Iglesia- Serie: Historia de la Iglesia, Dr. Michael Delarm. Video 12


+ Música cristiana:
Esta semana podrás escuchar la música de Edgar Lira
Dejate amar
Dime si eres tú ¿Donde Te Esconderas? El tren
En Tí confiaré feat Christine D’ Clario
Entre el cielo y el fuego Es la historia Es Lo Mismo
Estaba lista para mí Hay Una Esperanza
Pulsa aquí para escuchar la lista completa

+ El libro de la semana:
Esta semana puedes dispone de un libro cristiano de:
Biografías – Austin Sparks – Pregonero de Cristo
Puede descarga el libro pulsando en la imagen
Austin Sparks
+ La película de la semana:
Durante esta semana tendremos:
Creyéndole a Dios – Película Cristiana HD (2016)

+ Otros recursos gratis

Tu Biblia de regalo, envía tu solicitud pulsando en la imagen
iglfuenlaregalo
Un estudio Bíblico de la vida de Jesús de Nazaret
alcorcon-clase01_Página_01
Un breve curso de 4 lecciones que puedes descargar para conocer más de la Biblia
Lección 1 |Lección 2 |Lección 3 |Lección 4 |