Devocional 23/08/2018

devocional

+ Lectura y Audio de la Biblia:
El texto bíblico de hoy: Ezequiel cap 8 al 17
Ezequiel capítulo 08
Ezequiel capítulo 09
Ezequiel capítulo 10
Ezequiel capítulo 11
Ezequiel capítulo 12
Ezequiel capítulo 13
Ezequiel capítulo 14
Ezequiel capítulo 15
Ezequiel capítulo 16
Ezequiel capítulo 17

Puede leer el texto pulsando aquí

+ Banco de cheques de la fe
El banco de cheques de la fe 2011 de C. H. Spurgeon
23 de Agosto

“Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan.” Proverbios 8: 17.
La sabiduría ama a los que la aman, y busca a los que la buscan. El que busca ser sabio, ya es sabio, y el que diligentemente busca la sabiduría, ya casi la ha encontrado. Lo que es válido para la sabiduría en general, es especialmente válido para la sabiduría encarnada en nuestro Señor Jesús. A Él hemos de amar y buscar, y, a cambio, gozaremos de Su amor, y lo encontraremos.
Nuestra obligación es buscar a Jesús pronto en la vida. ¡Felices son los jóvenes que pasan su mañana con Jesús! Nunca es demasiado temprano para buscar al Señor Jesús. Los que buscan temprano tienen certeza de encontrar. Hemos de buscarle temprano con diligencia. Los comerciantes que prosperan se levantan temprano, y los santos que prosperan buscan a Jesús con avidez. Los que encuentran a Jesús para su enriquecimiento se entregan de corazón a buscarlo.
Primero, hemos de buscarlo, y por tanto hemos de buscarlo lo más temprano posible. Jesús por sobre todo. Jesús, primero, y ninguna otra cosa, ni siquiera como un mal secundario.
La bendición es que Él será hallado. Él se revela más y más a nuestra búsqueda.
Él se entrega más plenamente a nuestra comunión. Felices los hombres que buscan a uno que, cuando es encontrado, permanece con ellos para siempre, un tesoro que se torna cada vez más precioso para sus corazones y sus entendimientos. Señor Jesús, yo te he encontrado; sé encontrado por mí hasta un grado inefable de gozosa satisfacción.
+ Programa de formación Bíblica
6- Sinopsis del Nuevo Testamento
Sinopsis del Nuevo Testamento es un estudio sintético de cada uno de los libros del Nuevo Testamento: Se examina el propósito de cada libro, quién fue el autor, cuándo y a quiénes se escribió. Se identifica cuál es el mensaje de cada libro y cómo se relaciona este con los demás. La meta de esta materia es darle al alumno un concepto panorámico de la Biblia.

5- EL EVANGELIO DE JUAN: ¿QUIEN ES ESTE HOMBRE? por Ray C. Stedman

Por muy diversos motivos, el cuarto Evangelio tiene un especial significado para mi, pero sobre todo debido a que fue escrito por el discípulo más cercano al corazón del Señor. Al leer el Evangelio de Mateo, leemos el relato de nuestro Señor visto a través de los ojos de un discípulo devoto. Marcos y Lucas, como es natural, fueron cristianos dedicados que conocieron y amaron a Jesucristo, a pesar de que aprendieron acerca de él principalmente gracias al testimonio de otros, pero Juan fue el que aprendió apoyándose en su pecho. Pertenecía al círculo interno que incluía a Pedro y a Jacobo, que pasaron con el Señor por las circunstancias más íntimas de su ministerio y oyeron más que los otros. Por lo tanto, este libro lo abrimos con un sentimiento de anticipación porque en él hallamos el testimonio de los amigos más íntimos del Señor.

A la vista de esto, es sorprendente ver de qué modo empieza el Evangelio de Juan (capítulo 1, versículo 1):

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios.”

Algunas veces pienso que resulta difícil creer que Jesús es Dios. Se que no hay ni un solo cristiano que en una ocasión u otra no haya sentido el impacto de todos los argumentos que le convierten solo en un hombre. Hay ocasiones en las que nos cuesta trabajo comprender la intención completa de esas palabras y pensar en Jesús como Dios.

Pero si nosotros lo encontramos difícil ¿cuánto más no lo encontrarían sus discípulos? Ellos, de todos los hombres, serían los que posiblemente les costaría más trabajo creer que fuese Dios, porque vivían con él, veían su humanidad como ninguno de nosotros la hemos visto ni jamás la veremos. Debieron de enfrentarse repetidamente con un tema que les intrigaría y les preocuparía “¿quién es este hombre? Como ellos mismos dijeron: “¿Qué clase de hombre es este que sana a los enfermos, resucita a los muertos, y hasta los vientos y el mar le obedecen?

Con frecuencia me los he imaginado tumbados bajo las estrellas con nuestro Señor en una noche de verano junto al Mar de Galilea. Me imagino a Pedro o a Juan o incluso a uno de los otros despertándose en medio de la noche, apoyándose sobre un codo, y al contemplar al Señor Jesús, durmiendo junto a ellos, diciéndose a sí mismo: “¿Es esto verdad? ¿Es posible que este hombre sea el Dios eterno? ¿Cuál es el secreto de su ser, el misterio de su venida? No es de sorprender que se sintiesen intrigados por él y que hablasen continuamente entre ellos acerca del misterio de su ser.

Pero la evidencia de lo que veían y oían resultaba tan abrumadora y convincente que cuando llegaron al final de la historia, cuando Juan empezó a poner por escrito los recuerdos de aquellos días extraordinarios, comenzó declarando la deidad de Jesús: “El era el principio. Era el Verbo que estaba con Dios, que estaba en el principio con Dios y era Dios.

Ese es el tema de este Evangelio de Juan. En Mateo vemos al Señor como Rey, en Marcos le vemos como el siervo, siempre ocupado y sumido en una incesante actividad, en Lucas vemos la perfección de su humanidad, el hombre tal y como Dios pretendía que fuese. Pero ahora, en el Evangelio de Juan vemos cómo entra en el Lugar Santísimo y nos enteramos del secreto de su vida.

La clave del Evangelio de Juan se encuentra en el penúltimo capítulo y este breve Evangelio tiene dos finales. Juan añade una postdata, que llamamos el capítulo 21, y que tiene que ver con ciertas cosas que sucedieron después de la resurrección, pero Juan había acabado su Evangelio con estas palabras (capítulo 20, versículos 30-31):

“Por cierto, Jesús hizo muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero estas cosas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo [que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios] tengáis vida en su nombre.” (20:30-31)

Este es el doble propósito de este libro. Primero, Juan se dispone a presentar la evidencia de por qué cualquier hombre en cualquier lugar puede creer totalmente y de todo corazón que Jesús es el Cristo, o para usar la forma hebrea, el Mesías, el Ungido, el prometido. El segundo propósito es mostrar que es el Hijo de Dios.

Actualmente se concede una gran importancia a las palabras el “Hijo de Dios, como si hubiese una distinción entre Dios y el Hijo de Dios, pero ninguna palabra hebrea lo entendería jamás de esa manera. Para los hebreos, llamar a alguien el “hijo de algo representaba que se identificaba o era idéntica a esa cosa o esa persona. Bernabé fue nombrado “Hijo de Consolación. Ese es el significado de su nombre. ¿Por qué? Porque era esa clase de hombre, un hombre al que le gustaba animar y consolar a sus semejantes. Su mote representa el epítome de la consolación, era la expresión de esa idea.

Para los hebreos, el uso de este término, el Hijo de Dios, quería decir “este es Dios. Por eso es por lo que, invariablemente, cuando nuestro Señor usa ese término acerca de sí mismo, se ve desafiado por los escribas y los fariseos incrédulos que le dicen “¿quién eres? ¿Quién te crees que eres? ¿Por qué te haces igual a Dios? Pues claro que lo hacia porque es precisamente lo que quiere decir el título.

Al disponerse a demostrar este hecho, Juan se vale del principio de la selección. Deja que su mente repase aquellos tres años y medio extraordinarios durante los cuales estuvo con el Señor. Mateo, Marcos y Lucas habían escrito ya sus Evangelios, pero Juan no escribió el suyo hasta la última década del primer siglo. Lo escribió cuando era ya anciano, recordando estos acontecimientos.

Como es natural, los críticos se han valido de este hecho para decir que no podemos depender del Evangelio de Juan, porque es el relato de un anciano que está intentando recordar acontecimientos que tuvieron lugar en su juventud. Sin embargo, no olvidemos que estos acontecimientos estuvieron en los labios, en el corazón, en la lengua y en la memoria del apóstol Juan cada día después de que sucediesen estos acontecimientos y estaba siempre hablando sobre ellos y los escribió con el propósito de unir el relato que habían escrito Mateo, Marcos y Lucas.

Fíjense en qué modo los divide. Jesús es el Cristo, ese es el primer tema. Era la pregunta en labios de los hombres de los tiempos de Juan, la pregunta que dividía a los judíos. Las figuras más destacadas se estaban preguntando: “¿Es este al que Esperábamos? ¿Es este el Cristo? Sabían que había una profunda sensación de expectación a lo largo de todo el Antiguo Testamento, que decía siempre de un modo u otro “¡Alguien va a venir! ¡Alguien va a venir! Al final del libro de Malaquías, vemos que está en el aire la pregunta: “¿Quién es Este que ha de venir?

El los días de Juan, las gentes se sentían conmovidas por la aparición de Juan el Bautista y le preguntaron “¿eres tú el Cristo? A lo que él les respondió: “No, pero viene tras de mi y cuando Jesús comenzó a predicar arriba y abajo, por las colinas de Judea y de Galilea, había hombres por todas partes diciendo: “¿Es este al que esperábamos? ¿Es éste el Mesías?

El Señor Jesús declaró una y otra vez que había venido con las credenciales autorizadas del Mesías. Es lo que quiso decir con las palabras:

“De cierto, de cierto os digo que el que no entra al redil de las ovejas por la puerta, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y asaltante. Pero el que entra por la puerta es el pastor de las ovejas.” (10:1-2)

El redil era la nación de Israel. Dijo que había Uno que habría de venir por el camino autorizado, por la puerta y si alguien viene de alguna otra manera es un ladrón y un mentiroso, pero el que entra por la puerta, la entrada autorizada, será reconocido como el Gran Pastor. Y continua diciendo (versículo 3):

“A él le abre el portero y las ovejas oyen su voz…”

En este versículo se está refiriendo al ministerio de Juan el Bautista, que vino como el que habría de abrir la puerta, como el precursor del Mesías. Por lo que vino como el que estaba autorizado, con las debidas credenciales.

¿Cuáles eran esas credenciales? Son las que nos da él mismo en la sinagoga de Nazaret. Lucas nos dice en el capítulo 4 que se puso en pie en la sinagoga ese día y leyó del libro del profeta Isaías. Encontró el sitio y deliberadamente leyó aquellas palabras a los allí reunidos:

“El Espíritu del Señor Jehová está sobre mí, porque me ha ungido…”

¿Cuál es el significado del Mesías? ¿Del ungido? “El Espíritu del Señor Jehová está sobre mí dice,

“…porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres…para proclamar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos y para proclamar el año agradable del Señor.” (Luc. 4:18-19)

Se detuvo a mitad de la frase, cerró el libro y se sentó. A continuación dijo a todos los presentes: “Hoy las Escrituras se han cumplido ante vosotros, es decir, “yo soy Aquel al que se refieren.

Tomemos esas señales del Mesías y coloquémoslas junto a las siete señales que Juan escoge del ministerio de nuestro Señor y se darán ustedes cuenta de que escogió esas en particular porque son las señales que demuestran que Jesús es el Cristo, el Mesías. Permítanme que se las enseñe en el orden en que aparecen en el Evangelio de Juan.

El primer milagro que realizó nuestro Señor fue transformar el agua en vino. (2:1-11) Ese milagro era una parábola. Nuestro Señor estaba llevando a cabo un acto simbólico en las bodas de Cana de Galilea. Tomó algo que pertenecía al ámbito de lo inanimado, como el agua y la transformó en una sustancia viva, en vino. Cogió lo que pertenecía al ámbito de la muerte y lo cambió en lo que es para siempre una expresión de gozo y de vida. De esta manera está declarando, por medio de un símbolo, lo que vino a hacer: a proclamar el año aceptable del Señor. No vino a declarar el día de la venganza, deteniéndose en el pasaje de Isaías. Pero vino con el fin de declarar el día de la gracia, cuando el propósito de Dios sería tomar al hombre con su estado de quebrantamiento, su vacío y su falta de animación para darle la vida, para proclamar el tiempo aceptable del Señor.

La próxima señal es la curación del hijo del noble. (4:46-54) La figura central de ese relato no es el hijo, que está enfermo y a las puertas de la muerte, sino el noble, que acude al Señor con el corazón destrozado y entristecido por el sufrimiento. En la agonía de su corazón clama a Cristo y le dice: “¿Vendrías y sanarías a mi hijo? El Señor no solo sana al muchacho a distancia, con una palabra, sino que sana el corazón dolorido del padre. Como había dicho: había sido ungido para sanar a los quebrantados de corazón.

La tercera señal es la curación del hombre impotente, junto al estanque de Betesda (5:1-9) Como recordarán, aquel hombre llevaba allí treinta y ocho años. Había estado esclavizado por una enfermedad que le tenía paralizado, de manera que no podía entrar en el estanque. Alguien le había llevado junto a él, con la esperanza de ser sanado, con la esperanza de verse liberado y nuestro Señor le escogió de entre una gran multitud de personas impotentes y le sanó, diciéndole: Levántate, toma tu cama y anda. Pero ¿por qué? Estaba demostrando su habilidad para liberar a los oprimidos. Durante treinta y ocho años aquel hombre había estado atado y él le liberó en un instante.

El próximo milagro es la alimentación de los cinco mil (6:1-14) Este milagro aparece en los cuatro Evangelios. Unido a él se encuentra el milagro sobre el caminar sobre las aguas. ¿Cuál es el significado de estas señales? La verdad es que resulta imposible leer el relato de la alimentación de los cinco mil sin darse cuenta de que es una maravillosa demostración del deseo que tiene el Señor de suplir las más profundas necesidades del corazón humano, del anhelo profundo que siente el hombre de Dios y lo hace usando el pan como símbolo. El mismo había dicho: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. (Mat. 4:4) Y luego demostró la clase de pan al que se refería. “Yo dijo, “soy el pan de vida. (6:35) Tomando el pan, lo partió y con él alimentó a los cinco mil, simbolizando de qué modo tan absoluto puede suplir la necesidad de la vida humana.

Luego, enviando a sus discípulos en la tormenta, fue caminando sobre las olas hacia ello en medio de la tempestad. Las olas eran de gran tamaño y la barca estaba a punto de zozobrar, por lo que los discípulos se sentían angustiados a causa del temor. Pero él les tranquiliza diciéndoles: “¡Yo soy; no temáis! (6:20) En el doble milagro de la alimentación de los cinco mil y cuando camina sobre las aguas, hay una representación simbólica de la capacidad que tiene nuestro Señor para satisfacer la necesidad de los corazones humanos y librarlos de su mayor enemigo, que es el temor. Esta es una buena noticia ¿no es así? Esta es una de las señales del Mesías: vino con el propósito de proclamar las buenas nuevas a los pobres. ¿Se le ocurre a ustedes una noticia más importante que decirle a alguien que hay una manera de hallar todo el gozo que anhela el alma, satisfaciéndola y librándola de todo temor en la vida? Eso es proclamar las buenas nuevas a los pobres.

El próximo milagro es la curación del ciego. (9:1-12) Este milagro apenas si necesita de comentario alguno. Nuestro Señor dijo que había venido para “dar la vista a los ciegos. Escogió a un hombre que era ciego de nacimiento, de la misma manera que el hombre está espiritualmente ciego desde el momento en que nace, y le sanó.

El último milagro es la resurrección de Lázaro de entre los muertos (11:1-44), simbolizando la liberación de aquellos que durante toda su vida han vivido sometidos a la esclavitud de Satanás por medio del temor a la muerte. Por lo tanto, estas siete señales demuestran, por encima de toda duda, que Jesús es el Mesías, el Esperado.

Pero Juan habla de algo mucho más profundo que eso, dice que él es no solo el Cristo, sino el Hijo de Dios. Cuando le vemos con su poder de liberación, le estamos viendo realmente como el Liberador prometido, como el Mesías. Oh sí, nos dice Juan, pero ese no es el mayor secreto acerca de él. Cuando le vemos como el que puede hacer todas estas obras poderosas, supliendo las más profundas necesidades de los hombres, miren ustedes aun más allá y verán además su gloria.

Descubrimos que al hallarnos ante la presencia de su humanidad, contemplamos sus preciosos ojos, sentimos el latido de su corazón humano, la compasión de su vida derramándose en servicio y también nosotros nos encontramos ante la presencia de Dios, viendo cómo él es. “Este dice, “es el Hijo de Dios.

Esto es algo que nos dice en el primer capítulo de su Evangelio: “A Dios nadie le ha visto jamás eso es establecer un hecho. El hombre tiene un profundo deseo de Dios y está constantemente buscándole, pero Juan continua diciendo: “…el Dios único [al margen dice que muchos manuscritos, como en esta versión, se lee Dios] el único Dios, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer. (1:18) Literalmente, ha hecho una exégesis de Dios, revelando cómo es Dios.

En su Evangelio Juan recoge siete de las grandes palabras de nuestro Señor, que demuestran esa afirmación, basándolo todo en el gran nombre de Dios, que le fue revelado a Moisés en la zarza ardiente. Cuando Moisés contempló la zarza ardiente y se volvió a un lado para descubrir su secreto, Dios le habló desde la zarza y le dijo: “Yo soy el que Soy. (Exo. 3:14) Esa es la naturaleza de Dios. Es decir, “soy exactamente lo que soy. No soy nada más, pero tampoco nada menos. Soy el eterno Yo Soy. Juan recoge siete veces esta palabra en su Evangelio y la usa acerca de nuestro Señor. De hecho, estas palabras brotaron en siete ocasiones diferentes de los labios de nuestro Señor y esto constituye la prueba de que él es la deidad.

¿Les asombra eso? ¿Ha pensado usted que lo que demuestran que es Dios son sus milagros? No, no. Demuestran que era el Mesías, el Prometido. Son sus palabras las que demuestran que es Dios. Escúchenlas: “Yo soy el pan de vida. (6:35) Es decir, yo soy el que sustenta la vida, el que satisface la vida. “Yo soy la luz del mundo (8:12), el que ilumina la vida. “Yo soy [para tomar prestada una frase de Pablo] aquel en quien están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento, el que explica las cosas, el que echa luz sobre los misterios y los enigmas y los resuelve.

“Yo soy la puerta (10:7) dijo Jesús, es decir, la oportunidad en la vida, el camino que se abre. Cuando se enfrenten ustedes con una sensación de carencia, un anhelo de más, estas son las palabras que necesitan ustedes oír: “yo soy el buen pastor (10:11); es decir, el que guía en la vida, el único debidamente preparado para llevar a una persona y dirigirla con seguridad a través de los problemas y de los abismos que surgen por doquier, guiándola con seguridad por la vida. (“Jehová es mi pastor, nada me faltará.)

Luego dice “yo soy la resurrección y la vida. (11:25) Es decir, el poder de la vida. ¿Se dan ustedes cuenta de que el poder de la resurrección es la única clase de poder que funciona cuando falla todo lo demás? Es algo que funciona en medio de la muerte. El poder de la resurrección es la única clase que no necesita de ninguna ayuda exterior, de ningún proceso de aprendizaje. Cuando ya no se puede hacer nada más, aparece y comienza a actuar. Jesús dice “yo soy la resurrección y la vida.

“Yo soy el camino, la verdad y la vida. (14:6) Es decir, la realidad final. Soy la verdadera sustancia detrás de todas las cosas. “Yo soy la vid…separados de mi, nada podéis hacer. (15:5) Yo soy el que produce el fruto, la fuente de fraternidad, de identidad y de comunión.

Por ello, nuestro Señor adopta el gran nombre revelador de Dios y, uniéndolo a estos simples símbolos, nos permite entender a Dios. “El Verbo nos dice Juan “se hizo carne y habitó entre nosotros. Puso su tienda entre nosotros, y contemplamos su gloria, gloria como del unigénito del Padre hecho hombre. Este es el fascinante tema de este libro. No hay tema de mayor importancia en todo el universo que el hecho de que cuando nos encontramos ante la presencia de la humanidad de Jesús de repente descubrimos que nos hallamos, por primera vez, ante la presencia de Dios. Así es como es Dios. El que sana, el que ama, el que sirve, el que espera, el que bendice, el que muere y resucita de nuevo, ese es Dios y es lo que revela Juan.

La palabra que nos deja es, por lo tanto, que si creemos que él es el Mesías y que es Dios, tenemos vida en su nombre. El es la clave de la vida. ¿Quién no quiere vivir? ¿No es eso lo que todos deseamos, tanto los jóvenes como los mayores? Lo que estamos realmente buscando es la clave de la vida. Lo que queremos es sentirnos realizados, queremos ver hechas realidad todas las posibilidades y el potencial de nuestro ser que sentimos que se halla en lo más hondo de nuestro ser. Deseamos ver satisfechos esos profundos anhelos, queremos expresarnos a nosotros mismos y deseamos ser aquello para lo cual fuimos diseñados y que se pretendía que fuésemos.

¡Pero escuchemos! Juan dice: “Pero estas cosas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

Esto nos trae inevitablemente a dos cosas: primero, la adoración. ¿Cómo podemos estar ante la presencia de este misterio divino y no sentir el corazón atraído a la adoración de Dios? Como cantamos con frecuencia:

¿Puede ser que tenga interés en la sangre del Salvador? ¿El que murió por mí, a quien causé dolor? ¿Por mi, a pesar de que la muerte le persiguió? Qué inmenso amor, ¿cómo puede ser que tú, mi Dios, murieses por mi?

Esa es la adoración.

Isaías que vio al Señor elevarse y el templo llenarse del humo de su gloria, se inclinó y clamó diciendo: “¡Ay de mí, pues soy muerto! Porque siendo un hombre de labios impuros y habitando en medio de un pueblo de labios impuros… (Isa. 6:5) Entonces un ángel descendió del altar y tomando un carbón tocó sus labios con él y le purificó.

Eso le trajo a la próxima cosa, a la que también nosotros hemos de llegar, si somos conscientes de aquello a lo que se refiere Juan aquí, no solo la adoración, sino el servicio. “Un amor tan asombroso y tan divino dice Isaac Watts, “exige ¿qué exige? “Mi alma, mi vida, mi todo. ¿De qué manera podemos adorar, a menos que escuchemos las palabras del Señor Jesús “Como mi Padre me envió, os envío yo a vosotros decimos con Isaías “Heme aquí, envíame a mí. (Isa. 6:8) ¿Qué podría ser más importante que estar unidos a esta vida, alrededor de la cual se une todo el universo, la imagen del Dios invisible?

Oración

Padre nuestro, te pedimos al inclinarnos ante el Bendito, acerca del cual nos habla este libro, que sean abiertos los ojos de nuestro entendimiento, para que podamos darnos cuenta que aquí tenemos a Aquel que es supremo en medio de los cientos de miles y miles del Apocalipsis que claman diciendo: “Digno es el Cordero de ser alabado, de recibir el honor, la gloria y la bendición. Digno es El que murió y está vivo y vive para siempre. Te damos gracias por esta revelación, y pedimos que nuestros corazones se hagan eco de estas palabras: “Señor, heme aquí; no soy más que un ser humano, nada más que un hombre, una mujer, un niño o una niña, pero heme aquí Señor. Tómame a mi, envíame y úsame. En el nombre de Cristo, amen.

horizontal rule

Nº de Catálogo 244

Juan

20 de Noviembre, 1966

Mensaje Cuarenta y Cuatro

horizontal rule

Copyright © 1995 Discovery Publishing un ministerio de la Iglesia Peninsula Bible. Este archivo de datos es propiedad exclusiva de Discovery Publishing, un ministerio de la Iglesia Peninsula Bible. Solo puede copiarse en su totalidad con el fin de circularlo gratis. Todas las copias de este archivo de datos deben llevar la notificación de derechos de autor arriba mencionados. No se puede copiar en parte, editar, revisar ni copiar con el fin de vender o incorporar a ninguna publicación comercial, grabación, retransmisión, representaciones, muestras o ningún otro producto para la venta estos archivos de datos, sin el permiso escrito de Discovery Publishing. Para solicitar dicha autorización se deberá hacer por escrito dirigiéndose a Discovery Publishing, 3505 Middlefield Rd. Palo Alto, California 94306-3695.

+ Meditación semanal
Seguimos con los matrimonios esta semana con el tema: Restauración del matrimonio”
22. Conocer – Curso para la restauración del matrimonio


+ Música cristiana:
Esta semana podrás escuchar la música de Christine D’Clario
Todo te lo doy
Desciende
Como Dijiste
Gloria en lo Alto
No Hay Lugar Mas Alto
Fidelidad
Te necesito
Crea en mi
El Nombre de Jesús
El Nos Ama
Pulsa aquí para escuchar la lista completa

+ El libro de la semana:
Esta semana puedes dispone de un libro cristiano de:
A. W. Pink – Los atributos de Dios
Puede descarga el libro pulsando en la imagen
Los atributos de Dios
+ La película de la semana:
Durante esta semana tendremos:
VICTORIA Película Cristiana en HD

+ Otros recursos gratis

Tu Biblia de regalo, envía tu solicitud pulsando en la imagen
iglfuenlaregalo
Un estudio Bíblico de la vida de Jesús de Nazaret
alcorcon-clase01_Página_01
Un breve curso de 4 lecciones que puedes descargar para conocer más de la Biblia
Lección 1 |Lección 2 |Lección 3 |Lección 4 |