Devocional 22/09/2018

devocional

+ Lectura y Audio de la Biblia:
El texto bíblico de hoy: 1ª Corintios cap 8 al 16
1ª Corintios capítulo 08
1ª Corintios capítulo 09
1ª Corintios capítulo 10
1ª Corintios capítulo 11
1ª Corintios capítulo 12
1ª Corintios capítulo 13
1ª Corintios capítulo 14
1ª Corintios capítulo 15
1ª Corintios capítulo 16

Puede leer el texto pulsando aquí

Y el capítulo 1 de 2ª Corintios
2ª Corintios capítulo 01

Puede leer el texto pulsando aquí

+ Banco de cheques de la fe
El banco de cheques de la fe 2011 de C. H. Spurgeon
22 de Septiembre

“Porque ciertamente allí será Jehová para con nosotros fuerte, lugar de ríos, de arroyos muy anchos, por el cual no andará galera de remos, ni por él pasará gran nave.” Isaías 33: 21.
El Señor será para nosotros el bien supremo, sin ninguna de las desventajas que necesariamente parecen acompañar a las mejores cosas terrenales. Si una ciudad es favorecida con anchos ríos, tiene la propensión a ser atacada por galeras de remos y otros barcos de guerra. Pero cuando el Señor representa la abundancia de Su munificencia bajo esta figura, se cuida expresamente de excluir el miedo que esta metáfora podría sugerir.
¡Bendito sea Su perfecto amor! Señor, si Tú me enviaras riquezas como anchos ríos, no permitas que venga la galera de remos en la forma de mundanalidad u orgullo. Si me concedieras abundante salud y un estado de ánimo feliz, no permitas que “la gran nave” del ocio carnal venga navegando sobre las abundantes aguas. Si tengo éxito en el santo servicio, extenso como el Rin alemán, no permitas que me enfrente nunca a la galera de la arrogancia y de la confianza en mí mismo surcando sobre las olas de mi utilidad. Si yo fuera tan supremamente feliz como para gozar de la luz de Tu rostro año tras año, no permitas que desprecie nunca a Tus santos débiles, ni dé cabida a la vana noción de mi propia perfección para que navegue por los anchos ríos de mi plena seguridad. Señor, dame esa bendición que enriquece, y que no agrega tristeza ni favorece al pecado.
+ Programa de formación Bíblica
7- Hermenéutica
Hermenéutica es la ciencia de interpretar correctamente la Biblia usando el método gramático-historico tomando en cuenta el impacto directo del contexto en el cual se dio la Palabra de Dios. Se sigue la interpretación literal de las palabras sin ignorar las figuras literarias y retóricas, las parábolas, la poesía y la profecía. Provee las herramientas para ser un buen intérprete de las Escrituras.

2- GUIAS PARA EL ENTENDIMIENTO DE LAS ESCRITURAS por J. VERNON McGEE

“Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley”. (Salmo 119:18).

Hay unas ciertas guías que cada uno debemos seguir respecto a la Palabra de Dios. Les garantizo que si ustedes siguen estas guías, gozarán de mucha bendición en sus corazones y vidas. Ciertamente deben de haber estas guías en el estudio de la Palabra. Hoy en día un frasco de remedio por lo simple que sea, un tónico o algo para un resfrío, lleva sus indica­ciones. Cualquiera cosita que se compre en una de esas tiendas “Todo a Real” lleva instrucciones para su empleo. Si es que las cosas de este mun­do han de llevar indicaciones para su uso, ciertamente la Palabra impor­tantísima de Dios debe de llevar unas guías para el estudio de ella. Qui­siera mencionar 7 declaraciones muy sencillas que a la vez son fundamen­tales y preliminares, las cuales servirán de guías para el estudio de las Escrituras.

  1. Empiece con oración,
  2. Lea la Biblia,
  3. Estudie la Biblia,
  4. Medite en la Biblia,
  5. Lea lo que otros han escrito acerca de la Biblia,
  6. Obedezca la Biblia,
  7. Particípela a otros.

Bien pueden añadir otras más a la lista pero yo creo que estas son las fundamentales y principales. Alguien lo ha dicho en una manera muy breve y persuasiva: “La Biblia —apréndela de memoria; guárdela en su corazón; muéstrala por su vida; siémbrala en el mundo”. Esa es la manera de expresar algo que presentaremos aquí.

 

  1. EMPIECE CON ORACION

Como ya vimos al tratar del tema de la iluminación, la Biblia es diferente de cualquier otro libro en que es el Espíritu Santo sólo, el que puede abrir nuestro entendimiento para que la entendamos. Ustedes pueden coger un libro sobre la filosofía y puesto que un hombre lo haya escrito, un hom­bre lo puede entender. Es igual en cuanto a la matemática superior, o de cualquier otra materia. No ha habido ningún libro que haya sido escrito por hombre que otro no puede entender. Pero la Biblia es diferente. No se puede entender la Biblia a menos que el Espíritu Santo sea el instructor. El desea enseñarnos. Es un hecho positivo que nuestro Señor nos dijo, “El os guiará a toda la verdad” (Juan 16:13). Al abrir la Palabra de Dios debemos de orar con el salmista:

“Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.” (Salmo 119:18).

Cuando el salmista escribió estas palabras, claro que él estaba pen­sando en el sistema moisíaco. Hoy día lo extendemos para incluir los 66 libros de la Biblia, y podemos decir, “Abre mis ojos, y miraré las mara­villas de Tu Palabra.”

Cuando el apóstol Pablo oraba por los efesios en Efesios, el capítulo 1, no oraba que tuviera la buena salud física (él podría haberlo orado en otro tiempo), ni oraba que se enriquecieran (no sé si jamás orara por aquello), mas la primera oración a favor de los efesios se apunta en su epístola es­crita a ellos:

Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis ora­ciones:

Ahora, ¿para qué oraría Pablo? Aquí está:

Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la glo­ria de su herencia en los santos. (Efesios 1:17, 18).

No ven, que la oración de Pablo es que tengan una sabiduría y enten­dimiento de la revelación del conocimiento de él, y la revelación está aquí en el libro. Deseaba que conocieran la Palabra de Dios; deseaba que sus ojos y entendimiento fueran alumbrados. Quería que supieran algo de la esperanza del llamamiento que tenían en Cristo. Esta es la oración del apóstol Pablo, y si alguien se acuerda de mí en la oración, esta es la oración que quiero que eleve —que mis ojos espirituales sean abiertos. Me gustaría recordar a ustedes en oración así. Creo que la cosa más importante para ustedes y para mí hoy día es saber la voluntad de Dios, y la voluntad de Dios es la Palabra de Dios. No nos es posible conocer la Palabra de Dios a menos que el Espíritu de Dios sea nuestro Maestro. Eso es lo que dice Pablo en su primera epístola a los corintios:

Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Es­píritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. (I a Co­rintios 2:12-14).

La razón por la cual tantos no entienden nada de la Biblia es simplemente porque no dejan que el Espíritu de Dios les enseñe. La Pala­bra de Dios es diferente que cualquier otro libro porque el hombre natural no puede percibir estas cosas, y le son locura. Dios nos ha dado el Espíritu para que sepamos las cosas que nos son dadas libremente de Dios. El sólo es nuestro Maestro; El sólo puede tomar la Palabra de Dios y darle sig­nificado.

Dios quiere comunicársenos por medio de Su Palabra escrita. Pero es un libro sobrenatural, y no nos comunicará por la razón sencilla de que sólo el Espíritu de Dios puede tomar las cosas de Cristo y revelárnoslas. Fíjense en este versículo de Escritura, el cual es muy interesante:

Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el Espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Cristo, sino el Espíritu de Dios. (I a Corintios 2:11).

En una manera muy breve y comprensible este versículo expresa la razón por la cual el Espíritu de Dios ha de ser nuestro Maestro. Ustedes y yo nos entendemos, pero no entendemos a Dios. Creo que hoy día es pura tontería hablar acerca de una generación con la cual no podemos comunicarnos, y que hoy existe una brecha entre generaciones. Reconozco que siempre ha existido una brecha hasta cierto punto. Siempre ha sido difícil que una persona mayor y un joven estén enteramente de acuerdo. Pero sí podemos comunicarnos porque todos somos seres humanos. Francamente, no puedo entender a Dios a menos que se me revele. Solía pre­guntarme cómo se sentiría Dios en un funeral. Hallo que Jesús asistió al funeral de Lázaro y que lloró. Yo sé cómo se siente Dios en cuanto a mu­chas cosas hoy en día porque el Espíritu de Dios por medio de la Palabra de Dios me las ha revelado.

Al servir yo de pastor en Nashville, Tennessee, me levanté una ma­ñana y daba un vistazo a unas 5 pulgadas de nieve que había caído durante la noche. Cubría toda la fealdad con una manta blanca y bella. Me sentaba en mi estudio en el piso de arriba admirando la vista cuando me fijé en que uno de los ancianos de la iglesia que vivía al lado, salió al porche llevando dos cubos para carbón llenos de cenizas, las cuales el anciano iba a descargar en el fondo. Lo vi detenerse un momento para mirar la vista, y yo simplemente me sonreía porque sabía como se sentía él —exactamente como yo me sentía al mirar la nieve que había caído durante la noche. Pero al avanzar él, se resbaló. No queriendo esparcir las cenizas, aguantó los cubos a un lado y dio contra la escalinata y se golpeó duro. No podía aguantar yo la risa. Supongo que si aún se hubiera desnucado, me habría reído. Me fijé en que miró a su alrededor y al estar satisfecho de que nin­guno lo hubiera visto, se levantó con gran satisfacción y empezó su ca­minito de nuevo. A medio camino, volvió a caerse y esta vez se golpeó aún más duro cayendo hasta la calzada. Esta vez miró de veras a su alrededor. No ven, que no quería que alguien viera lo que le había sucedido. Y yo sabía cómo se sentía él. Pues, me sentiría igual. El anciano se levantó de nuevo; y llegó al fondo y descargó las cenizas. Al regresar al porche miró la vista de nuevo. No creo que esta vez fuera para admirar la vista sino para asegurarse de que ninguno lo hubiera visto caer. No dije ni una palabrita hasta el domingo en la mañana. Cuando entré en la iglesia, fui por donde estaba sentado él, me inclinaba y le dije, “Tu sí te veías muy cómico ayer llevando las cenizas”. Me miró pasmadamente y me dijo, “¿Me veías” Le contesté que sí. “Pues,” me decía, “Yo creía que ninguno me vio.” Y luego le dije, “Yo pensaba eso. Yo sabía exactamente cómo tú te sentías.” No ven, que él tiene un espíritu humano y yo también tengo un espíritu humano, y nos entendemos. No creo que haya tanta brecha entre generaciones en ninguna parte, porque creo que los seres humanos nos entendemos. Mas, ¿quién es capaz de entender a Dios? El Espíritu de Dios. Por eso es preciso que el Espíritu de Dios nos enseñe, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

Renan, el escéptico francés, lanzó un ataque sobre la Palabra de Dios, como bien saben. Sin embargo, escribió un libro sobre la Vida de Cristo. Su libro se divide en dos secciones. Una es la sección histórica, y la otra es su interpretación de la vida de Cristo. En cuanto a la Primera sección, es probable que nunca haya escrito ningún hombre una historia de la Vida de Cristo más excelente que esta. Pero su interpretación de ella es positivamente absurda. Podría haberla interpretado mejor un niño de 12 años que asiste con regularidad a una escuela dominical. ¿Cómo se lo explica? Pues, el Espíritu de Dios no les enseña la historia ni les revela los hechos que ustedes por su propia cuenta pueden averiguar; cualquier inteligente los sabe hallar. Pero la interpretación es cosa totalmente dis­tinta. El Espíritu de Dios ha de interpretar, y El sólo debe de ser el Maestro para guiarnos a la verdad. Es preciso que el Espíritu de Dios abra los ojos para que veamos.

Hemos de pedir Su ayuda. En Juan, el capítulo 16, el Señor Jesús dice:

Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todavía un poco, y no me veréis; porque voy al Padre. (Juan 16:12-16).

No ven, que el Señor Jesús nos dice qué hemos de pedir. Tiene muchas cosas para nosotros y quiere revelarnos estas cosas por medio del Espíritu Santo. De nuevo, en el capítulo 14 de Juan, Cristo dice:

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho. (Juan 14:26).

El Espíritu Santo es el Maestro, y ha de ser el único para guiarnos a toda la verdad, mis amados. Si aprenden cualquiera cosa por medio de este programa de estudio bíblico, no será porque este pobre predicador es su maestro. Aprenderán porque el Espíritu de Dios está abriéndoles la Palabra de Dios.

Esta, pues, es la primera guía: Empiece con oración, y pida que el Espíritu de Dios sea su Maestro.

La segunda guía les puede parecer una simplificación excesiva.

 

  1. LEA LA BIBLIA

Alguien preguntó a un gran erudito relativo a Shakespeare, “¿Cómo se estudia a Shakespeare?” Su contestación fue muy concisa, “Lea a Sha­kespeare.” Y, yo les diría a ustedes, “Lean la Palabra de Dios.” Si quieren saber lo que la Biblia dice, lean la Biblia. Además de lo que cualquier maestro les pueda enseñar, es de mucha importancia que lean ustedes mismos lo que dice la Biblia.

El Doctor G. Campbell Morgan ha escrito unos libros muy maravi­llosos y provechosos sobre la Biblia. Tiene una serie de libritos llamados “Mensajes Vivientes de los Libros de la Biblia”. Abarca cada uno de los 66 libros de la Biblia. Yo no conozco nada que sea mejor que esta serie. Me influía mucho en mi estudio de la Palabra cuando yo era estudiante. Se decía que el Doctor Morgan no pondría nada por escrito hasta que hu­biera leído por 50 veces un libro particular de la Biblia. Por lo tanto, mis amigos, no se cansen de hacer bien. Lean la Palabra de Dios. Si no la en­tienden la primera vez, léanla por segunda vez. Si no la entienden la se­gunda vez, léanla por tercera vez. Sigan leyéndola. Permítanme decirles que no perderán el tiempo. Debemos averiguar los hechos de la Palabra de Dios.

Se encuentra un incidente muy interesante en el libro de Nehemías:

Venido el mes séptimo, los hijos de Israel estaban en sus ciuda­des; y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel. Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo. Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de Las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que po­dían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley. (Nehemías 8:1-3).

Este es un pasaje muy notable de las Escrituras. No ven, que estas personas habían estado en la cautividad babilónica por unos setenta años; muchos de ellos nunca habían oído la Palabra de Dios. No se circulaba mucho en aquel entonces, y no había tantas versiones distintas que se pu­blicaban, ni hubo en preparación las de ser publicadas. Es probable que hubiera una sola, o tal vez dos copias en existencia, y Esdras tenía una de ellas. Se paró y leyó delante de la puerta de Las Aguas.

Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sen­tido, de modo que entendiesen la lectura. (Nehemías 8:8).

Veo desde la manera en que se relata la historia, que apostaron a hom­bres de la tribu de Leví en ciertos lugares entre la gente. Después de leer alguna porción, Esdras dejaría de leer para que los que escuchaban tuvie­ran la oportunidad de hacerles preguntas a los hombres que se apostaban para explicárseles la Biblia.

Y los levitas hacían entender al pueblo la ley; y el pueblo estaba atento en su lugar. (Nehemías 8:7b).

No solo leían la Palabra, sino también causaron que el pueblo enten­diera lo que leían. Nos falta leer la Biblia.

Hay tantas distracciones hoy que nos quitarían del estudio de la Pa­labra de Dios. Una de las distracciones más grandes es la iglesia misma. La iglesia se compone de comités, organizaciones, banquetes y diversiones, y proyectos de fomento hasta el punto que ni aún trata de la Palabra de Dios en muchas iglesias hoy día. Hay iglesias que han eliminado de un todo el servicio de predicación. En su lugar ofrecen una hora en que las personas se expresan, y se dicen lo que opinan. No considero ninguna cosa ser más infantil, ni más pérdida de tiempo que aquello. Yo lo creo ser más bien una buena excusa de un predicador perezoso, el cual no leerá ni estudiará la Biblia, y así evita su deber de predicar. Veo que hay tantos miembros de iglesias que son desconocedores de la Biblia. Simplemente no conocen la Palabra de Dios. Hace años que la enseñan en la iglesia co­rriente. Nos falta leer la Biblia, y hay que profundizarla de veras. No es suficiente leer sólo unos versículos favoritos. Hay que leer toda la Palabra de Dios. Ese es el único método de conocerla, mis amigos, y es el método de Dios.

Luego, la tercera guía es…

 

  1. ESTUDIE LA BIBLIA

Hace años alguien se acercó al Doctor Morgan y le dijo, “Usted habla como si fuera inspirado.” El Doctor Morgan le respondió, “La inspiración está compuesta de 95 por ciento de sudor”. Hay que estudiar la Biblia. Debemos darnos cuenta de que el Espíritu de Dios no nos enseñará algo que bien podemos aprender por estudiarla. Yo solía enseñar la Biblia en un instituto bíblico y las clases se integraban de toda clase de jóvenes. Entre ellos había unos individuos muy piadosos y yo llegaba a comprender a estos jóvenes con el pasar del tiempo. Confieso que al principio yo no los comprendía nada. Encontré que su fachada piadosa tapaba un vacío y una ignorancia grande en cuanto a la Palabra de Dios. Algunos de ellos no estudiarían la noche antes de un examen. Siempre se justificarían en que es­taban ocupados en un culto de oración, o en otro tipo de servicio. Yo tenía el presentimiento de que algunos creyeran que podrían dejar puesta la Biblia debajo de la almohada de noche, y que al dormirse les iba a surgir por el mismo edredón los nombres de los reyes de Israel y de Judá. Créanme, que no se filtrarán por el edredón. Tenemos que consagrarnos y estudiar la Palabra de Dios. Cuando yo estudiaba en la universidad, un compañero de una clase bíblica decía, “Doctor, nos ha asignado una porción que es muy seca”. Sin perder un paso, el profesor le dijo, “Pues, mójela con un poquito del sudor de su rostro.” La Biblia debe ser estudiada y es muy importante que veamos esto. No creo que El les esté revelando verdades a personas perezosas. Después de todo, ustedes nunca aprenderán los loga­ritmos, ni la geometría, ni el griego por sólo leer un capítulo sobre la ma­teria antes de acostarse de noche.

Ahora, puedan quedar escandalizados cuando digo que no recomiendo la lectura devocional de la Biblia. Por un período de años he aprendido que muchísimas personas celebran fielmente lo que llaman la lectura de­vocional pero quedan desconocedores de la Biblia. Me hospedé con una fa­milia por unos ocho días cuando estaba predicando en un pueblo de Tenne­ssee. Celebramos la hora devocional todas las mañanas en el desayuno. Lastimosamente, el desayuno siempre se servía algo tarde, y Susita y Me­mo tenían prisa en salir para la escuela. Estoy seguro de que ellos ni aún supieron lo que se leía. El padre quería salir al trabajo, y por lo general leía una pequeña porción, y luego decía, “Pues, como no nos queda mucho tiempo, leeré esta porción que nos es conocida.” Y créanme, que a la verdad el tiempo fue corto. Al terminar la lectura, los dos niñitos salieron de la mesa como si hubieran sido tirados de una escopeta, y el padre salió casi tan rápido como ellos salieron. La madre quedó con la losa y yo me pre­guntaba si de veras ella oyó lo que se leyó, o no. Resolví allí mismo que en el hogar mío nunca celebraríamos la lectura devocional así. He tratado siempre de animar a los miembros de la familia mía que lean la Biblia por su propia cuenta. Aquella es la lectura que es provechosa.

Alguien dirá que tiene su lectura devocional de noche después de que se termina el día. Pero, ¿no es que la lee precisamente antes de acostarse, cuando ya se ha metido en la cama, y los ojos están para cerrarse, y luego vuelve a una porción de la Escritura y la lee? Mi amigo, no le es posible aprender la matemática así, ni la literatura, ni la Biblia. Hay que estudiar la Palabra de Dios. Creo que ha de leerla cuando puedan dedicarle tiempo. Si no encuentran tiempo, deben apartar unos 30 minutos, o una hora para ello. Si es que ustedes hacen las cosas casualmente como yo las hago, luego encontrarán que un día leerán unos 30 minutos, al próximo día leerán unos 5 minutos, y al otro día unas 2, o 3 horas. No dicto una lista larga de reglas particulares, pero sí creo que cada persona debe leer la Biblia por su propia cuenta. Creo que es importante animar a los niños que lean la Biblia. Hay personas que creen que deben de celebrar la lectura devo­cional juntos. Bien. Si es el método que Dios les guía leerla, léanla así. Pero, bien puedo garantizarles que no serán estudiantes inteligentes de la Biblia aún después de pasar 20 años leyéndola del método devocional. La Biblia es de ser estudiada inteligentemente.

Se ha dicho de Juan Wesley que era un hombre de un sólo libro. ¿Qué es lo que le hacía un hombre de un sólo libro? Pues, se levantaba todas las mañanas a las cuatro y a las cinco para leer la Biblia. Me dicen que leía la Biblia en 5 idiomas varios. Créanme que él sí estudiaba la Palabra de Dios. A ustedes y a mí nos hacen falta estudiar la Palabra. Nos falta sacar de ella su significación.

Esto me conduce a la cuarta guía:

 

  1. MEDITE EN LA BIBLIA

La meditación es algo que Dios enseñaba a Su pueblo. La Palabra de Dios había de estar delante de los hijos de Israel todo el tiempo para que meditaran en ella.

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. (Deuteronomio 6:6-9).

Esta es una declaración admirable la que el Señor nos ha dado. Les dijo que escribieran la Palabra de Dios en todas partes para que quedara grabada en sus corazones y vidas. En otras palabras, a dondequiera que vieran les era como mirar las vallas anunciadoras. No se puede pasear por nuestras calles y carreteras sin ver las vallas anunciadoras que hacen publicidad de las bebidas alcohólicas y los cigarrillos. Ahora se puede comprender porqué las personas hoy en día toman tanto licor, y porqué fu­man cigarrillos. Es porque queda delante de su vista todo el tiempo. El Señor conoció la naturaleza humana. Nos conoce, y le mandó a Su pueblo poner la Palabra donde la verían. Estaba en sus postes, en sus puertas, la llevaron en los vestidos, y eran de hablar de ella cuando caminaban, cuando se sentaban, y cuando se acostaban. Dios exigió que Su pueblo meditara en la Palabra.

Ahora, ¿qué significa en verdad meditar en la Palabra de Dios? Hay una declaración muy interesante en el primer Salmo:

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley me­dita de día y de noche. (Salmo 1:1, 2).

El meditar es reflexionar, recordar, y considerar una y otra vez. La vaca reflexiona cuando rumia. Ustedes saben que la vaca sale de mañana y apacienta en las horas cuando el pasto está refrescado. Luego, a la salida del sol, y cuando hace calor, la vaca se echa bajo un árbol, o sea para allí mismo en la sombra. La ve rumiando y se pregunta qué es lo que mastica la vaca. Ella quedará rumiando por una hora, o dos. Bueno, ella está me­ditando, mi amigo. Se dice que una vaca tiene varios estómagos. Por la mañana ella come el pasto algo de prisa, y lo acumula en uno de los estó­magos. Luego, en la tarde cuando hace calor, medita en ello. Lo cambia de un estómago al otro, y en el proceso lo rumia bien de nuevo. Permítanme decirles que eso es lo que necesitamos aprender a hacer respecto a la Pala­bra de Dios. Hay que tomar lo que hemos leído y estudiado, y luego me­ditar en ella.

Al preparar yo un mensaje, muchas veces tomo un versículo de la Escritura y paso horas leyéndolo una y otras veces, y comprobando lo que otros han dicho tocante a ello, y simplemente lo vuelvo a leer. En fin, encuentro que una verdad nueva brotará de aquel pasaje. Oí decir al Doctor Harry Ironside que había escuchado un discurso sobre el Cantar de los Cantares, el cual lo dejó descontento. Dijo que leía el Cantar de los Cantares repetidas veces. En efecto, se arrodillaba rogándole al Señor que le diera un entendimiento de ello pues, no lo entendía. Lo leía una y otras veces por unas semanas y meses, y por fin, una nueva luz le salió de aquel libro. Ahora, cuando yo enseño el Cantar de los Cantares, por lo general doy la interpretación de él por dos razones: satisface la mente y el corazón mío más que cualquiera interpretación que haya oído yo, y tam­bién sé que el hombre que dio esa interpretación pasaba mucho tiempo en la meditación del libro.

Hay los que nos escriben diciendo que la esposa escucha nuestro es­tudio bíblico por radio en el hogar, y que el esposo lo escucha en el trabajo. En la hora de la cena los dos discuten lo que se enseñaba de la Biblia ese día. Esa es la meditación. Es repasarla repetidas veces.

¿Cuántos de ustedes, después de tener la lectura devocional, meditan en la misma porción durante el día? La mayoría la leen y luego se la olvi­dan. Pasan unos 30 minutos, y ellos ni recuerdan lo que se leía en el desa­yuno. O, si la leen de noche, se acuestan en la cama lo más rápido que les sea posible, apagan la luz, y se duermen olvidándosela por completo. La meditación llega siendo un arte casi perdido en nuestra sociedad contem­poránea. Francamente, la televisión en muchos hogares elimina la posibi­lidad de meditar, y está cambiando la vida espiritual de muchas familias. Una de las razones por la cual nuestras iglesias tienen una frialdad y una indiferencia en cuanto a la Palabra de Dios es simplemente debido a la falta de meditación en la Palabra de Dios.

Ustedes recordarán que aquel eunuco etíope que leía en Isaías mientras que iba por el camino. Realmente estaba estudiando Isaías porque había llegado a una porción que no entendía, y tuvo dificultad con ella. Como no sabía lo que significaba, la volvió a leer muchas veces. Aquí está un hom­bre, pues, el cual está leyendo y estudiando, y el Espíritu de Dios le abrirá la Palabra de Dios. Por eso, el Espíritu guió a Felipe al etíope para expli­carle el capítulo. Le abrió un mundo nuevo y l1egó a conocer a Cristo. La narración dice que siguió gozoso. ¿Qué era lo que le hizo regocijar? Estaba meditando, mis amigos. Reflexionaba sobre el capítulo 53 de Isaías. ¿Ja­más han meditado ustedes en aquel Cordero que fue llevado como oveja al matadero? ¿Quién era? Bajó a la tierra y se identificó con nosotros, los cuales nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino. Y Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. ¿Con cuánta frecuencia meditan sobre estas cosas? Bueno, el etíope sí meditaba. Siempre ha sido una cuestión de especulación en cuanto a lo que hizo el etíope después de confiar en Cristo. La tradición dice que regresó a su tierra y fundó la iglesia cóptica de Etiopía. Eso bien pueda ser, pero no sabemos si es verdad, o no. Lo interesante es que siguió gozoso, y eso nos hace saber que estaba meditando en la Palabra de Dios.

 

  1. LEA LO QUE OTROS HAN ESCRITO ACERCA DE LA BIBLIA

Reconozco que esta gula pueda ser algo peligrosa porque tantas per­sonas dependen simplemente de lo que han dicho otros acerca de la Biblia. Hay tantos libros que han salido hoy en día, los cuales dan mala enseñanza tocante a la Palabra de Dios. Hay que comprobar todo lo que se escribe por medio de la Biblia misma.

Sin embargo, es importante leer un buen comentario sobre cada libro de la Biblia. Se fijarán en que todos los bosquejos que les enviamos con­tienen una lista de ciertos libros que se recomienda para el estudio de cada libro de la Biblia. Hay muchos comentarios que han salido en castellano y el librero en la librería evangélica les ayudará a escoger los comentarios que les servirán de mucha ayuda. En realidad ustedes adquieren así la dulzura y estudio refinado de los siglos cuando leen los libros escritos por hombres que han sido guiados por el Espíritu de Dios. Debemos aprove­charnos de estos.

Hablen también con el librero en cuanto a las concordancias y los diccionarios bíblicos que hay para su estudio bíblico.

Ahora, todo maestro y predicador del Evangelio tiene una colección de libros que estudia y que son de mucha importancia. Alguien preguntará, ¿debo repetir palabra por palabra el texto que otro ha escrito? No, eso nunca se debe hacer a menos que nombre la obra que se copia. Pero, sí tiene el derecho de usar lo que otros han escrito. Me han dicho que unos de los mensajes míos son predicados por otros, y a veces no reconocen al autor de ninguna manera. En cuanto a mí, no me importa pero sí revela el carácter del individuo que hace uso de una materia ajena citándola palabra por palabra, y no la reconoce. Un profesor en el seminario resolvió este problema de la manera siguiente. Cuando le pregunté si debiera citar a otros escritores, o no, le decía, “Usted debe pacer en los pastos de todos, pero debe dar su propia leche.” Y eso quiere decir que han de leer lo que otros han escrito, pero es esencial que lo mediten bien para expresarlo del modo suyo. Sí, tienen el derecho de hacer eso. Lo importante es que debe­mos aprovecharnos del estudio de otros hombres sobre la Palabra de Dios.

 

  1. OBEDEZCA LA BIBLIA

Para el entendimiento y el estudio de las Escrituras, la obediencia es esencial. Abram es un ejemplo de esto. Dios se le apareció cuando le llamó a salir de Ur de los caldeos, y de nuevo cuando estaba en la tierra prometida. Mas Abram huyó a Egipto cuando hubo hambre, y durante este tiempo Dios no tenía ninguna palabra para él. No fue hasta después de que Abram regresó a la tierra prometida que Dios se le apareció de nuevo. ¿Por qué? Por falta de la obediencia. Hasta que Abram obedeciera lo que Dios ya le había revelado, Dios no estaba dispuesto o revelarle una nueva verdad. Y así sucede con nosotros. Cuando obedecemos, Dios nos revela verdades nuevas.

Aún el Evangelio, el cual es dado para salvar nuestras almas, es dado para que lo obedezcamos. El documento más grande que ha sido escrito sobre el Evangelio es la epístola a los Romanos. Creo que encierra entre comillas el tema de la obediencia. Comienza con la obediencia en Roma­nos 1:5:

Y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre.

Y al final de la epístola, Pablo vuelve a la obediencia en su capítulo 16, y el versículo 26:

Pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe.

“Para que obedezcan a la fe” son las últimas palabras de Pablo en esta epístola. ¿Qué queda entre las comillas de la obediencia? Pues, nos presenta el documento más grande sobre lo que es el Evangelio, la gran sección doctrinal y la gran sección práctica. Verán que la última parte tiene que ver con deberes, lo que hemos de hacer. Pablo puso este asunto de la obediencia como unas comillas al Evangelio.

“Para que obedezcan a la fe”. Esto es donde se desviaron Adán y Eva. Ella no sólo escuchaba a Satanás, el enemigo de Dios, sino también deso­bedeció a Dios.

Obedecer a Dios es muy importante y debemos reconocer que Dios no continuará revelándonos verdades si llegamos a ser desobedientes. Debemos obedecer la Biblia si es que pensamos sacar provecho de la lectura de ella.

La obediencia también es importante porque hay personas que juzgan la cristiandad por la vida suya, y la mía, y nos miran hoy en día. Cowan bien ha dicho, “La mejor manera de defender el Evangelio es por vivir una vida digna del Evangelio.” Aquella es la manera de probar que es la Palabra de Dios.

Cuatro predicadores discutían los méritos de las varias traducciones de la Biblia. A uno le gustó mejor una versión porque tenía el lenguaje simple y bello. A otro le gustó aún otra porque era literal y dijo que llegó más próxima al texto hebreo y al griego. A otro le gustó una traducción moderna por su vocabulario corriente. El cuarto predicador quedó callado. Cuando le pidieron que expresara su opinión, contestó, “Me gusta mejor la versión de mi madre. La traducía a la vida, y era la versión más con­vincente que jamás he visto”.

Recordarán que Pablo escribió a los corintios:

Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, co­nocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. (II a Corintios 3:2, 3).

¡Cuán importante es obedecer la Palabra de Dios, obedecer la Biblia! Yo creo que hoy día los que son miembros de iglesias perjudican más la cristiandad que cualquier otro grupo. Esa es una de las razones hoy por la cual vemos toda esta rebelión fuera de la iglesia. Rebelión contra el establecimiento es rebelión contra la iglesia porque ella es el establecimien­to. En un cartel que se llevaba durante una marcha de protesta se escri­bían cuatro palabras: “Iglesia —No; Jesús —Sí”. Francamente, no hay duda de que las vidas que llevan muchos cristianos causan que se aparten muchos de la iglesia hoy en día. Había un abogado en Inglaterra hace años a quien le preguntaban porqué no llegó a ser cristiano. Les respondió así, “Yo también podría haberme llegado a ser cristiano si no hubiera conocido a tantos que profesaban ser cristianos”. ¡Que lástima! Hemos de examinar nuestras vidas respecto a esto. ¡Cuan importante es obedecer la Palabra de Dios!

 

  1. PARTICIPELA A OTROS

No sólo lean la Biblia; no sólo mediten en ella; no sólo lean lo que otros han escrito acerca de ella, sino también particípenla a otros. Eso es lo que debemos hacer. Creo que llegarán a un punto de saturación en el estudio de la Palabra a menos que la participen a otros. Dios, por alguna razón, no les dejará retirarse de los hombres y llegar a ser un tipo de enciclopedia bíblica ambulante, sabiéndola toda mientras los demás que­damos ignorantes. Es por esa razón que declaró:

No dejando de reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. (Hebreos 10:25).

Dios nos ha mandado a ser testigos. Dijo, “Y me seréis testigos.” No dijo que hayamos de ser eruditos, ni enciclopedias ambulantes, ni libros de memoria. Hemos sido llamados a ser testigos hoy en día, y por lo tanto debemos de participar la Palabra a otros.

Aprendí esta lección cuando estaba en el seminario. Servía de pastor en una iglesia pequeña igual como también servían cinco de mis compañeros. Descubrimos al graduarnos que nos habíamos adelantado un año, por lo menos, a los otros miembros de la clase. ¿Por qué? ¿Éramos más inteligen­tes que los otros? No. Era porque habíamos participado lo que aprendía­mos a otros. Dios hacía afluirnos mucho más que lo haría de otro modo.

Mi amigo, particípela.

Estas, luego, son las siete guías básicas que debemos seguir al tomar en las manos la Palabra de Dios:

  1. Empiece con oración,
  2. Lea la Biblia,
  3. Estudie la Biblia,
  4. Medite en la Biblia,
  5. Lea lo que otros han escrito acerca de la Biblia,
  6. Obedezca la Biblia,
  7. Particípela a otros.

Fuente: http://wesley.nnu.edu/espanol Usado con permiso

+ Meditación semanal
En esta semana tendremos una meditación del tema: «La esencia del evangelio»
Cristo: El Corazón del Evangelio – Josef Urban


+ Música cristiana:
Esta semana podrás escuchar la música de Anibal Marroquin
Rios de agua viva Ayudame Imaginate Liberta espiritual Debes Confiar En El Deja Las Drogas Derrama tu alma Quien nos podra separar
Llego el amor Yo te seguire
Pulsa aquí para escuchar la lista completa

+ El libro de la semana:
Esta semana puedes dispone de un libro cristiano de:
Bobby Jamieson – Un cambio verdadero: La conversión
Puede descarga el libro pulsando en la imagen
la conversion

+ La película de la semana:
Durante esta semana tendremos:
Película Cristiana El esfuerzo de nuestros padres HD

+ Otros recursos gratis

Tu Biblia de regalo, envía tu solicitud pulsando en la imagen
iglfuenlaregalo
Un estudio Bíblico de la vida de Jesús de Nazaret
alcorcon-clase01_Página_01
Un breve curso de 4 lecciones que puedes descargar para conocer más de la Biblia
Lección 1 |Lección 2 |Lección 3 |Lección 4 |