Dios manda la lluvia

levitico264

yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto.

Levítico 26:4

Levítico 26:4
Yo os enviaré las lluvias (guéshem-lluvia fuerte, abundante) a su tiempo, y la tierra y el árbol del campo darán su fruto.
En la Palabra encontramos muchas veces la utilización de la lluvia como simbolismo de bendiciones. Así que por ello entendemos que hay una lluvia espiritual que cada hijo de Dios debe pedir que sea derramada en su vida.
Para los israelitas era vital la caída de la lluvia para sus cosechas pues la lluvia es escasa en Israel por ello siempre Dios al hablarles de bendiciones les recordaba de una manera u otra que era Él quien les proveía de esa bendición para que tuvieran abundante cosecha en los campos y viñedos.
Deuteronomio 28:12
Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos. Prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.
Así como también tenía el poder de detenerla.
2 Crónicas 6: 26-27
26 Si los cielos se cerraren y no hubiere lluvias, por haber pecado contra ti, si oraren a ti hacia este lugar, y confesaren tu nombre, y se convirtieren de sus pecados, cuando los afligieres,
27 tú los oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, y les enseñarás el buen camino para que anden en él, y darás lluvia sobre tu tierra, que diste por heredad a tu pueblo.
Pero una y otra vez Dios le repetía y prometía al pueblo…
Deuteronomio 11:14
Yo daré la lluvia a vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía, y tú recogerás tu grano, tu vino y tu aceite.
Para los israelitas el año era dividido en estaciones agrícolas según el Calendario de Gezer…Había una estación Seca (meses de verano) de abril a noviembre y una Estación Lluviosa.
Para el tiempo de lluvia existían 2 palabras hebreas que se utilizaban según los diferentes momentos que se presentaban…
• YORÉ “LA LLUVIA TEMPRANA” (la lluvia de otoño) se esperaba para finales de octubre y principios de noviembre.
Joel 2:23
Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio.
La lluvia temprana es la que humedecía la tierra y permitía al agricultor arar más fácilmente para así poder depositar la semilla. Los tiempos de lluvia temprana son para crecimiento del fruto.
CRECIMIENTO: Aumento imperceptible y gradual del tamaño del organismo de un ser vivo hasta alcanzar la madurez.
CRECER: sugiere un aumento o desarrollo progresivo de alguien o algo.
Esta lluvia es la que se necesita para que la semilla germine y salga del suelo pudiéndose así ver el retoño y llevar al crecimiento hasta el punto de dar fruto.
• MALCÓSH “LA LLUVIA TARDÍA” (Lluvia de primavera) se esperaba para finales de marzo y principios de abril.
Zacarías 10:1
Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante, y hierba verde en el campo a cada uno.
Zacarías nos recuerda de pedir la Lluvia tardía pues esta es necesaria para que la semilla germine y ella ayudaba a la maduración de la semilla.
MADURACIÓN: proceso por el cual un fruto se desarrolla hasta llegar a la madurez.
MADUREZ: Estado de un fruto que ha alcanzado un desarrollo completo. Estado de una cosa que ha alcanzado su pleno desarrollo, o de una persona que ha alcanzado su mejor momento en algún aspecto.
Tan importante es que crezcamos en Dios (en su conocimiento) como que maduremos. Pues podemos conocer su Palabra pero eso no implica que el proceso de madurez se esté llevando a cabo…
Ejemplo: Hay hombres y mujeres que pueden tener 50 años en una iglesia y conocen la biblia de tapa a tapa y no la viven. Un hombre espiritual aplica la Biblia de tapa a tapa y eso solo lo hace un cristiano maduro. La lluvia tardía es la que te fortalece para atravesar tiempos difíciles pues la madurez te sostiene en el Señor. Dios dice en su Palabra…
Deuteronomio 32:2
Goteará como la lluvia mi enseñanza; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba;
Al final de esta época que se da la cosecha de los frutos

IMPORTANCIA ESPIRITUAL DE AMBAS LLUVIAS
Oseas 6:3
Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.
Dios ha preparado la tierra ideal para que crezcamos y aprendamos (El lugar donde él te planto es el lugar ideal para tu crecimiento. Dios no nos coloca al azar sino que lo estableció así en lo espiritual pues es allí a donde obtendremos todo lo que necesitamos para desarrollarnos en pleno) … esa tierra es su iglesia es allí donde están los nutrientes que necesitamos para crecer: la Palabra de Dios, la oración, la ministración, tantas otras cosas que garantizaran nuestro crecimiento, madurez y fructificación. Ya establecidos en tierra fértil ambas lluvias son necesarias para la obtención de un excelente producto.
Si la lluvia Temprana no ha hecho su obra, la lluvia tardía no podrá perfeccionar/madurar ninguna semilla. Espiritualmente hablando ambas son necesarias en nuestras vidas para ser los hombres/mujeres espirituales que Dios desea que seamos. El Señor emplea estos ejemplos de la naturaleza para representar la obra del Espíritu Santo en nuestra vida.
La llegada de estas lluvias a tu vida traerán cambios que no siempre te llenaran de gozo pero debemos entender que es el Espíritu Santo quien está trayendo su lluvia sobre nosotros porque quiere el mejor fruto de nuestra vida y debemos esperar con paciencia.
Las bendiciones recibidas bajo la lluvia temprana son necesarias con ellas crecemos en Dios. Sin embargo, ellas solas no serán suficientes…la producción de fruto y la madurez dado por la Lluvia Tardía complementa y completa el proceso del Espíritu Santo en nosotros.
¿Y porque se asocia la lluvia con bendiciones hacia nosotros? Porque el hombre y mujer espiritual es hijo de Dios y si es hijo es coheredero con Jesucristo y a él le fue entregado todas las cosas por ende si somos coherederos con él Dios también a nosotros nos ha entregados todas las cosas…y al que hace su voluntad todas las cosas serán para su bien. Las bendiciones de Dios nos alcanzan.
Si aún no ves frutos de lo que Dios está haciendo en ti recuerda hay un tiempo de crecimiento (y una parte de este crecimiento es bajo la tierra donde nadie ve la semilla que Dios puso en ti, esa palabra declarada a tu vida dará fruto solo es cuestión de tiempo y paciencia)
Isaías 55:10-13
10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come,
11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.
12 Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso.
13 En lugar de la zarza crecerá ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán; y será a Jehová por nombre, por señal eterna que nunca será raída.
Hay un tiempo de maduración los cuales puedes sentir lento pero lo que están haciendo en ti es llevarte cada día más a la imagen de Cristo. Recuerda siempre que los dones que hay depositados en ti son REGALOS DE DIOS pero la MADUREZ DEL HOMBRE ESPIRITUAL depende de Su Lluvia Temprana y Tardía no debemos saltar estas estaciones espirituales, estos proceso de Dios en nosotros…
La Lluvia Temprana y Tardía derramará sobre tu vida un torrente de Agua Viva del Espíritu Santo que se manifestará con poder por medio de la unción en ti con señales, prodigios y milagros como los profetas anunciaron. Esas bendiciones que Dios ha declarado para ti crecerán y darán su fruto.
Así como el agricultor tiene que saber discernir los tiempos tú también tienes que discernir en que tiempo te encuentras y esperar con paciencia.
Santiago 5:7-8
7 Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.
8 Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca.
El verano es el tiempo de la Siega y Aventamiento. Que cuando llegue el verano y el Señor venga seamos encontrados como frutos de la mejor calidad…Hombres Espirituales llenos de Su Poder con la manifestación de Su Gloria reflejada a otros por la unción y la manifestación del Fruto de Su Espíritu en ti y en mí.
Ezequiel 34:26
Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán.
Ahora ya sabemos que cuando pedimos lluvia pedimos desarrollo y madurez espiritual lo cual traerá bendición a nuestras vidas.
Manda tu lluvia Señor…
@ 2009 RECS – Derechos entregados a todos los que con TODO EL CORAZON LE BUSCAN


“Elias, el hombre de Dios” 1 Reyes 17:1-7 Ps. Eduardo Saladín

Anterior Siguiente