Dios responde tus preguntas

pregunta-respuesta

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Jeremías 33:3

En la Biblia encontramos que el hombre tiene muchas preguntas que hacer en relación con Dios, y lo importante es que Dios conoce esa necesidad del hombre, y también conoce con las intenciones que el hombre le hace preguntas.

Un ejemplo de ello lo tenemos en el evangelio según san Juan 8, 1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba.
Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y, colocándola en medio, le dijeron:
«Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿Qué dices?». Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo.
Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo:
«El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra».
E inclinándose otra vez, siguió escribiendo.
Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos.
Y quedó solo Jesús, con la mujer en medio, que seguía allí delante.
Jesús se incorporó y le preguntó:
«Mujer, ¿Dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?».
Ella contestó:
«Ninguno, Señor».
Jesús dijo:
«Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más».

Es una historia corta, pero podemos aprender mucho de los hombres, de la mujer (quizá nos identifiquemos con alguno de ellos), pero sobre todo podemos aprender de Quién es Jesús, no vino a condenar, sino que vino a salvar. Y eso nos debe causar una gran alegría y confianza de seguir preguntando más para conocer mejor de Él y Su Palabra.

Hoy nosotros tenemos la oportunidad de hacerle preguntas a Dios porque necesitamos conocer más de esa oferta de perdón y salvación que nos habla la Biblia, y veremos las respuestas que recibimos de Dios a través de Su Palabra.

¿ Hay un Dios?
Gen, 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
Sal. 19:1 Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.
Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

¿ Soy responsable ante Dios?
Rom. 14:12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.
Rom 2:1-6 Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. 2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. 3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? 4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? :5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, 6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:

¿Me conoce Él enteramente?
Heb.4:13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.
Lucas,. 16:15 Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.

¿ Me considera Él como pecador?
Rom 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
Rom. 3:10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;

¿Castigará Él el pecado?
Rom. 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
Heb.2:3 ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,

¿Debo perecer?
1a Pedro 3:9 no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.
Juan 3.16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¿ Cómo puedo ser salvo?
Hechos 16:31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.
Juan 3.16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¿Está El dispuesto a salvarme?
Lucas 19:10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.
1 Tim. 1:15 Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.

¿ Puedo ser salvo ahora?
2a Cor. 6:2 como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos;
Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

¿ Puedo ser salvo como soy?
Juan 6:37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.
Mat.9:13 Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.

¿Tendré asegurado el cielo?
Juan 14:2-3 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.
1Tesal4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor

En nosotros hay muchos aspectos y momentos (desesperación, desilusión, deseos, miedos, dudas, cegueras, debilidades…), y seguramente que de todo esto tendrás muchas preguntas que decirle a Dios, y la forma de encontrar las respuestas es leyendo en la Palabra de Dios.

Chuy Olivares – Cuando Dios responde

Anterior Siguiente