El acusador

elacusador

Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche

Apocalipsis 12:10

Bien, comenzamos diciendo que el Señor Jesucristo vino como salvador, y no como acusador, en muchas citas bíblicas el mismo dice: “He venido para salvar el mundo; vine a buscar y salvar lo que se había perdido; no he venido a condenar sino para salvar”, etc., etc.

Ahora bien, el príncipe de la tinieblas, (satanás o diablo, el adversario) es llamado el acusador por su práctica de acusación en contra de los hijos de Dios en la siguiente cita bíblica: Apocalipsis 12:9 y 10 sólo transcribo la última parte: “Porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche”.

Satanás se complace en acusar a los cristianos y recordar sus fallos pasados o presentes con la finalidad de que se sientan mal consigos mismos y abandonen el camino del Señor. Trata de acusarnos día y noche por doquier, desde luego que si la acusación es verdad hay que reconocerlo y apartarse del mal, pero el usa cosas del pasado aunque ya Dios nos haya perdonado y hayamos abandonado los pecados anteriores.

hay quienes están ayudando a satanás en la función de acusación recordando y trayendo pecados pasados de algún prójimo o de algún hermano en Cristo cada vez de lo ve en la calle, en la iglesia o en cualquier lugar y vive haciendo mención de su hecho para hacerlo sentir mal… Alábalo si puede…

A continuación traeré diferentes ejemplos de acusadores de hermanos ejerciendo una de las funciones de Satanás:

Primero: Cuando David abandonaba a Jerusalén producto del levantamiento de Absalón, en el camino le apareció uno llamado Simei acusándolo o maldiciéndolo por sus pecados del pasados, no obstante Dios le dio la victoria a David y volvió ocupar su trono de rey en Israel. 2da. Samuel 16:7 y 8.

Segundo: Cuando a Job le vino la lluvia de prueba donde perdió su hijos, sus bienes, su esposa y aún la salud, vinieron tres amigos acusadores ayudando a Satanás para también hacerlo sentir mal delante de Dios y aunque no era esa la situación y Dios le bendijo y le el doble de lo que había perdido y fue restaurado por su fidelidad a Dios en la desgracia. Job 42:7.

Tercero: Cuando el hijo pródigo volvió arrepentido, su hermano no se alegró de su retorno y recordó sus pecados pasados y consideró que no se le debía recibir, pero a pesar de su acusación el Padre, hizo fiesta, le dio el anillo, vestiduras nuevas y lo recibió y lo restauró a la misma posición anterior. Alábalo si puede… Lucas 15:30 al 32.

Cuarto: El Señor Jesucristo habló de sus hombres que fueron a orar al templo uno andaba guardando los mandamientos y oraba considerándose que era justo por sus obras, y el otro oraba de rodillas pidiendo perdón y misericordia a Dios porque no andaba correctamente, al final el Señor dijo que el publicado fue el que recibió el perdón, porque el fariseo oraba acusando a su prójimo delante de Dios. Lucas 18:9 al 14. Y

Quinto: En una ocasión llevaron al Señor Jesucristo en un templo una mujer sorprendida en adulterio con la finalidad de apedrear y acusándola. El señor dijo el que de vosotros está sin pecado, sea el primero arrojar la piedra contra ella y todos se fueron y el Señor la perdonó y le dijo no peque más y la restauró y sus acusadores fueron avergonzados. Juan 8:3 al 11.

Mis queridos hermanos y amigos, cuando una persona se arrepiente y abandona cualquier pecado que haya cometido, Dios lo perdona y dice entierra sus pecados y los lanza a lo profundo del mar, pero que están haciendo muchos con su prójimo dentro y fuera de los templos, desenterrando lo que Dios enterró, buceando en el mar en busca de esos pecados que Dios limpió y afuerió de una persona. Alábado si puede… Miqueas 7:19.

¿Vive usted acusando a su prójimo porque falló una vez? ¿Está desenterrando los pecados que Dios enterró de su hermano? ¿Sabía usted que el acusador de los hermanos es Satanás, lo está ayudando en su función? ¿Debe Dios dejar de perdonar por sus acusaciones a los que se arrepintieron?

Concluyendo, el gran acusador es Satanás y no estamos llamados a ayudarlo en su función, el trabajo de nosotros es el mismo del Señor Jesucristo, ayudar, salvar, perdonar, restaurar, como verdaderos discípulos o discípulas del Señor. ¿No lo cree usted así o piensa seguir acusando y buscando los pecados viejos de sus hermanos en Cristo?

Que el Señor les bendiga.

Doctrina de Salvación – Samuel Perez Millos (4-6)

Anterior Siguiente