¿Eres idólatra?

idolatria

“Formas modernas de la idolatría
vs
No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros,
Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad.

Salmo 115:1?”.

FORMAS MODERNAS DE LA IDOLATRÍA

Todas las diversas formas de idolatría moderna tienen una cosa en su núcleo: uno mismo. La mayoría de la gente ya no se arrodilla ante ídolos e imágenes. En cambio nosotros adoramos ante el altar del dios de uno mismo. Esta marca de idolatría moderna toma diversas formas.

En primer lugar, adoramos en el altar del materialismo, que alimenta nuestra necesidad de aumentar nuestro ego a través de la adquisición de más “cosas”. Nuestros hogares están llenos de toda clase de bienes. Construimos casas más y más grandes con más armarios y espacio de almacenamiento para guardar todas las cosas que compramos, muchas de las cuales incluso no hemos pagado aún. La mayoría de nuestras cosas tiene “obsolescencia programada” inherente en ellas, por lo que son inútiles en poco tiempo, y así las entregamos al garaje u otro espacio de almacenamiento. Entonces nos apuramos a comprar la cosa, ropa o aparato más nuevo, y todo el proceso vuelve a empezar. Este deseo insaciable para más, mejor y nuevo, no es nada más que la codicia. El décimo mandamiento nos dice no caer víctimas de la codicia: (Éxodo 20:17) »No codicies la casa de tu prójimo: No codicies su esposa, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su burro, ni nada que le pertenezca.». Dios sabe que nunca estaremos alegres satisfaciendo nuestros deseos materialistas. El materialismo es la trampa de Satanás para mantener nuestro enfoque en nosotros mismos y no en Dios.

En segundo lugar, adoramos ante el altar de nuestro propio orgullo y ego. Esto a menudo toma la forma de una obsesión por carreras y empleos. Millones de hombres — y cada vez más mujeres — pasan 60-80 horas de la semana en el trabajo. Incluso los fines de semana y durante las vacaciones, nuestras computadoras están zumbando y nuestras mentes están girando con ideas de cómo hacer nuestras empresas más exitosas, cómo conseguir ese ascenso, cómo conseguir ese aumento de sueldo, cómo cerrar el próximo trato. Mientras tanto, nuestros hijos se mueren de hambre por atención y amor. Nos engañamos pensando que estamos haciéndolo por ellos, para darles una vida mejor. Pero la verdad es que lo estamos haciendo por nosotros mismos, para aumentar nuestra autoestima al aparecer más exitosos en los ojos del mundo. Esto es una locura. Todos nuestros trabajos y logros no serán de ninguna utilidad para nosotros después de morir, ni la admiración del mundo, porque estas cosas no tienen ningún valor eterno. Como el rey Salomón dijo, “pues hay quienes ponen a trabajar su sabiduría y sus conocimientos y experiencia, para luego entregarle todos sus bienes a quien jamás movió un dedo. ¡Y también esto es absurdo, y un mal enorme! Pues, ¿qué gana el hombre con todos sus esfuerzos y con tanto preocuparse y afanarse bajo el sol? Todos sus días están plagados de sufrimientos y tareas frustrantes, y ni siquiera de noche descansa su mente. ¡Y también esto es absurdo!” (Eclesiastés 2:21-23) ¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande. Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo, y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol? Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad. .

En tercer lugar, idolatramos la humanidad — y por extensión nosotros mismos — a través del naturalismo y el poder de la ciencia. Esto nos da la ilusión de que somos los señores de nuestro mundo y aumenta nuestra autoestima a proporciones divinas. Rechazamos la Palabra de Dios y Su descripción de cómo Él creó los cielos y la tierra, y aceptamos el sinsentido de la evolución y el naturalismo. Abrazamos a la diosa del ecologismo y nos engañamos pensando que podemos preservar la tierra indefinidamente cuando Dios ha declarado que la tierra tiene una vida útil limitada y durará sólo hasta el fin de los tiempos. En ese momento, Él destruirá todo lo que ha hecho y creará un cielo nuevo y una tierra nueva. “Pero el día del Señor vendrá como un ladrón. En aquel día los cielos desaparecerán con un estruendo espantoso, los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será quemada. Ya que todo será destruido de esa manera, ¿no deberían vivir ustedes como Dios manda, siguiendo una conducta intachable y esperando ansiosamente la venida del día de Dios? Ese día los cielos serán destruidos por el fuego, y los elementos se derretirán con el calor de las llamas. Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia.” (2 Pedro 3:10-13) “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. Como este pasaje dice tan claramente, nuestro foco no debería estar en adorar el ambiente sino en llevar vidas santas mientras esperamos ansiosamente el regreso de nuestro Señor y Salvador. Sólo Él merece ser adorado.

Finalmente y tal vez más destructivo, adoramos en el altar del auto-agrandamiento o la realización de uno mismo a la exclusión de todos los demás y sus necesidades y deseos. Esto se manifiesta en la auto indulgencia a través de alimentos, drogas y alcohol. Los países ricos tienen acceso ilimitado a alcohol, drogas (el consumo de drogas de prescripción está en un nivel más alto, incluso entre los niños) y alimentos. Esto conduce a la obesidad, la diabetes y otros problemas. El autocontrol que tan desesperadamente necesitamos es despreciado en nuestro insaciable deseo de comer, beber y medicar más y más. Nos resistimos a cualquier esfuerzo para frenar el apetito, y estamos decididos a ser el dios de nuestras vidas. Esta mentalidad tiene su origen en el jardín del Edén donde Satanás tentó a Eva a comer del árbol con las palabras “seréis como Dios” (Génesis 3:5) sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.  Desde entonces esto ha sido el deseo del hombre — de ser Dios. Esta adoración de uno mismo es la base de toda idolatría moderna.

Toda idolatría de uno mismo tiene en su base los tres deseos encontrados en 1 Juan 2:16: “Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.” Si queremos escapar de la idolatría moderna, tenemos que admitir que es rampante y rechazarla en todas sus formas. Es no de Dios sino de Satanás. La mentira de que el amor de uno mismo traerá realización es el mismo que Satanás ha estado diciendo desde primero mintió a Adán y Eva. Tristemente, todavía estamos cayendo por ella. Incluso más tristemente, muchas iglesias están propagándolo en la predicación del Evangelio de la salud, riqueza y prosperidad basado en el ídolo de la autoestima. Pero nunca encontraremos felicidad centrados en nosotros mismos. Nuestros corazones y mentes deben estar centrados en Dios y en otros. Por esta razón, cuando se le preguntó ¿cuál es el mayor mandamiento?, Jesús respondió, “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente.” (Mateo 22:37). Cuando amamos al Señor y a otros con todo lo que está en nosotros, no habrá cabida en nuestros corazones por la idolatría.

SALMO 115
115:1 No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad.
115:2 ¿Por qué han de decir las gentes: ¿Dónde está ahora su Dios?
115:3 Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho.
115:4 Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres.
115:5 Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven;
115:6 Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen;
115:7 Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta.
115:8 Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos.
115:9 Oh Israel, confía en Jehová; El es tu ayuda y tu escudo.
115:10 Casa de Aarón, confiad en Jehová; El es vuestra ayuda y vuestro escudo.
115:11 Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová; El es vuestra ayuda y vuestro escudo.
115:12 Jehová se acordó de nosotros; nos bendecirá; Bendecirá a la casa de Israel; Bendecirá a la casa de Aarón.
115:13 Bendecirá a los que temen a Jehová, A pequeños y a grandes.
115:14 Aumentará Jehová bendición sobre vosotros; Sobre vosotros y sobre vuestros hijos.
115:15 Benditos vosotros de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra.
115:16 Los cielos son los cielos de Jehová; Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.
115:17 No alabarán los muertos a JAH, Ni cuantos descienden al silencio;
115:18 Pero nosotros bendeciremos a JAH Desde ahora y para siempre. Aleluya.

Exposición por el pastor Tony Ochoa. En la Iglesia Cristiana Evangélica Semilla, Bilbao

Anterior Siguiente