¿Estás perdido? 3

Imagen Texto

El Hijo Perdido

Lucas 15:11-24 “11También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. 23Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.” (RVR1960)

Mientras que Jesús se mueve a través de estas historias, El esta colocando un énfasis mayor a la cosa perdida.

En la ilustración de la oveja perdida, era 1 oveja de 100 que estaba perdida, tan solo 1%; en la ilustración de la moneda perdida, era 1 moneda de 10 que estaba perdida, un 10%; en esta ilustración del hijo perdido, es 1 de 2 que esta perdido, o 50%.

En las 2 primeras historias, los objetos que están perdidos fueron animal y material.

Pero en esta ilustración, el objeto que esta perdido es humano. Cada vez el objeto crece más en valor e importancia.

Jesús nos esta tratando de decir que “Cada alma es preciosa para Dios, aun la tuya”.

Con esto en mente, llevemos nuestra atención al mensaje contenido en estos versículos.

I- Una demanda áspera.

Lucas 15:11-12 “11También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.”

La demanda del hijo menor fue que se le otorgara su parte de la herencia.

De acuerdo a Deuteronomio 21:17, el estaba en el derecho de recibir una tercera parte de la herencia de su padre.

Así que su demanda fue legal fue legal, por que el padre podía dividir su patrimonio mientras estaba aun vivo, pero ciertamente fue una demanda cruel.

A- Fue una demanda chocante.

Cuando este muchacho le pidió a su padre que dividiera la herencia, en efecto el estaba diciendo: “Desearía que estuvieras muerto y que no tuvieras ningún dicho en mi vida, estoy cansado de ti y quiero ser libre de ti y de tu control sobre mi vida”.

El hombre perdido vive su vida con esta misma actitud, porque viven la vida como si Dios no existiera.

La actitud del ser humano le dice a Dios muchas veces “Desearía que estuvieras muerto”.

B- Fue una demanda envidiosa.

Note lo que este muchacho le dice a su padre “dame”. Su enfoque es en “yo”. Su vida esta envuelta en el mismo y no le interesa a nadie mas, especialmente su padre.

Pero este padre es cortés, el pudo haber rehusado la demanda y pudo haber echado a su hijo de la casa, pero no lo hizo. El simplemente hace lo que su hijo le pidió.

La Biblia dice “…y les repartió los bienes.”

Este padre dedico su vida para crear un patrimonio, y poder dejarles algo a sus hijos. Así que este padre le da a su hijo el resultado y la suma total del trabajo de toda su vida.

El hijo menor quería lo que el padre le podía dar, pero el no quería al padre.

En esto también el hijo menor es una foto del perdido. El perdido no tiene en mente a Dios, la actitud hacia Dios es “dame”.

Ellos quieren Su aire, Su comida, Su agua, Su tiempo, Su mundo, etc., pero ellos no lo quieren involucrar en sus vidas.

Cuando Dios creo al ser humano, El literalmente derramo Su vida en el ser humano, El soplo aliento de vida (Génesis 2:7).

Y cada día que el ser humano vive Su palneta, ellos consumen los recursos que Dios creo para ellos, mas sin embargo, ellos no lo quieren en sus vidas.

Ellos quieren lo que El puede ofrecer, pero no lo quieren a El.

¡Que tragedia! Con razón que la Biblia los llama necios en Salmo 14:1.

II- Una realidad dura.

El hijo recibe exactamente lo que el quiere, pero pronto se da cuenta que “no todo lo que brilla es oro”.

A- La realidad del placer del pecado.

Lucas 15:13 “13No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.”

El toma la gracia de su padre y la derrocha, viviendo una vida desenfrenada.

La palabra “perdidamente” en este versículo, se refiere a una vida totalmente entregada al pecado y a la maldad.

En otras palabras cuando este muchacho se fue de su casa, el dejo todas sus restricciones morales.

El vivió la vida de tal modo que gratifico cada deseo carnal que tenia.

¿Paso un buen tiempo? Si. No seria tan tonto de tratarles de decir que no hay placer en el pecado.

La misma Biblia hace esta declaración en Hebreos 11:25 “25escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado” (RVR1960)

Mas sin embargo, note la palabra “temporales”, en su original quiere decir por una temporada. Y así como los árboles están verdes y llenos de hojas, viene una temporada cuando esas hojas se secan y caen.

No se te olvide que las temporadas de la vida cambian, y cuando cambian aquello que te trajo placer en un punto, te traerá luego dolor.

Una vida vivida en la botella, en los deseos sexuales, en los placeres de la carne, en el egocentrismo, todos estos terminaran en el mismo lugar.

Si hay placer temporal, pero ¿Vale la pena una eternidad sin Dios en el infierno, por el poco tiempo que pasaste en el placer de tus pecados?

B- La realidad del precio del pecado.

Lucas 15:14 “14Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.”

Eventualmente el dinero se le acabo, y cuando se le acabo el dinero también se le acabaron los amigos que le ayudaron a gastarse el dinero.

La provincia, que era un lugar de alcohol, mujeres y canción, pronto llego a ser un lugar de lloro, preocupación y dolor.

Se dio cuenta muy tarde que la etiqueta del pecado es muy alta.

1- El pecado trae separación.

Este muchacho se encuentra en la ruina, solo, y lejos de su padre quien no había hecho nada sino amarlo.

Pero por su propia acción, el esta separado de su padre por un abismo de pecado, orgullo e ignorancia.

Es igual con cada persona que esta perdida en el pecado. Están separados de Dios (Isaías 59:2), El los ama (Jeremías 31:3, Juan 3:16), pero sus pecados están entre ellos y Dios. ¡Que desperdicio y que tragedia!

2- El pecado trae dolor.

“…y comenzó a faltarle.”- La vida le había dado la vuelta. Cuando la música había parado, los amigos lo abandonaron, y el dinero se le había acabado, este muchacho se dio cuenta que habían necesidades que el no podía suplir.

Su pecado le robo todo lo que tenia de valor y lo dejo sin esperanza y sin ayuda en una provincia lejana.

Así es como el pecado trata a sus victimas. Te promete el mundo, pero solo puede entregar desesperación, desolación y muerte (Romanos 6:23).

Alguien una vez dijo, “El pecado te llevara mas lejos de lo que quieres ir, te mantendrá mas tiempo de lo que quieres quedarte y te costara mas de lo que estas dispuesto a pagar”.

C- La realidad del dolor del pecado.

Lucas 15:15-16 “15Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.”

A raíz de sus decisiones tontas, este muchacho se encontró en un mundo de problemas y aprendió algunas lecciones valiosas.

1- El pecado trae pena.

Este muchacho judío se encuentra alimentando cerdos.

Para que un judío llegara a este nivel, quería decir que el había llegado al fondo.

Debió haber sido muy penoso para el, es mas, los que escucharon esta historia de Jesús debieron haber quedado atónitos.

Aquellos que permiten el pecado en sus vidas, tarde que temprano les traerá pena. La pena de una vida perdida, la pena de una juventud malgastada, la pena de oportunidades perdidas. Pero lo peor de todo es, la pena de una eternidad perdida.

2- El pecado trae sufrimiento.

Aquí se encuentra este muchacho, sin casa, sin ayuda y sin esperanza. Nadie se interesa por el. Tiene hambre y si pudiera alimentarse con la comida de los cerdos lo aria.

El esta sufriendo a raíz de las decisiones que tomo.

El pecado no ha cambiado, siempre trae sufrimiento; muchos sufren en esta vida por las cosas que perdieron al pecado, salud, dinero, familia, etc.

Pero aquellos que dejaron que el pecado llegara a una conclusión con su vida, su sufrimiento es eterno.

3- El pecado trae tristeza.

A nadie le interesa si este muchacho vive o muere, el se encuentra solo, con hambre y destrozado.

No hay nada más triste que una vida destrozada por el pecado. Nada duele más que una vida que una vez estaba llena de potencial y ahora se encuentra destrozada en pedacitos por la vida que han vivido.

III- Un retorno humilde.

A- La realización del hijo (El despertar).

Lucas 15:17 “17Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!”

En la aldea lejana todo ese tiempo lo había vivido de locura. No había pesando claramente y ahora que la neblina desaparece, el comienza a darse cuenta que tan bien la tenia en casa con su padre.

El se acuerda que aun los sirvientes de su padre la tienen mejor que el. ¡Que realización! Ver donde te encuentras es el primer paso para llegar a otro lugar.

Una vida vivida en pecado es una vida de locura

¿Por qué? Porque el pecador es segado por su condición y su lugar de destino.

El primer paso para salir del pecado es reconocer que estas en pecado.

B- La determinación del hijo.

Lucas 15:18-19 “18Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.”

El decide en su mente de regresar a casa, el esta cansado de la vida en la provincia lejana. El desea tener compañerismo con su padre.

El quiere regresar donde es amado, alimentado y cuidado. El quiere regresar a casa. Pero a la misma vez el se da cuenta de lo que hizo.

El se da cuenta que no es digno, y el esta dispuesto a regresar a casa bajo cualquier circunstancia.

Podemos ver el cambio de lo que El dijo al principio, de “dame” a “hazme”; antes no quería estar bajo la autoridad de su padre y ahora quiere ser su esclavo.

Ahí es donde todo pecador debe llegar antes de ser salvo.

El Señor hace esto a través de lo que llamamos convicción.

El envía el Espíritu Santo para mostrarnos nuestros pecados y revelarnos nuestro juicio pendiente. El Espíritu Santo nos demuestra nuestra condición.

C- El retorno del hijo.

Lucas 15:20ª “20Y levantándose, vino a su padre…”

Se levanta y coge rumbo a casa. El no sabe que pasara allá, puede ser rechazado, de pronto humillado, hasta lo hubieran podido matar.

Mas sin embargo, a el no le interesa. El esta cansado de la provincia lejana y quiere regresar a casa.

Eso es lo que la convicción ara por ti. El Espíritu Santo te hará ver el resultado del pecado “tan real” y la salvación que Jesús ofrece “tan gloriosa” que harás lo que tengas que hacer para venir a El.

Pagaras cualquier precio, pararas cualquier pecado, aceptaras la verdad, simplemente por ser salvo. (Te acuerdas)

IV- Una reunión gozosa.

A- El encontró una bienvenida.

Lucas 15:20b-21 “Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.”

Mientras el iba hacia la casa, el no sabia que iba a encontrar allí. Y lo que encontró fue increíble, encontró un padre que lo estaba anhelando, esperando y viviendo por el retorno de su hijo.

Encontró un padre lleno de amor, compasión y gracia, quien lo recibió y lo amo de regreso en comunión.

Este padre ni permitió que su hijo terminara su discurso, tan solo lo amo, lo recibió y lo incluyo en la relación de nuevo.

1- Corrió

Era considerado falto de dignidad para un hombre correr. ¿Por qué entonces este padre corrió?

Deuteronomio 21:18-21 “18Si un hombre tiene un hijo obstinado y rebelde, que no escucha a su padre ni a su madre, ni los obedece cuando lo disciplinan, 19su padre y su madre lo llevarán a la puerta de la ciudad y lo presentarán ante los ancianos. 20Y dirán los padres a los ancianos: Este hijo nuestro es obstinado y rebelde, libertino y borracho. No nos obedece. 21Entonces todos los hombres de la ciudad lo apedrearán hasta matarlo. Así extirparás el mal que haya en medio de ti. Y todos en Israel lo sabrán, y tendrán temor.” (NVI)

Dios de igual manera corre a encontrar al pecador para extenderle misericordia y guardarlo del peligro. El literalmente se coloca entre nosotros y su ira.

2- Besó

El verbo “beso” esta en el sentido presente. No solo un beso, sino continuamente besando a su hijo. La señal más grande de aceptación de un padre.

Cuando regresamos a casa, nuestro padre celestial nos acepta. (1 Juan 1:9)

B- El encontró restauración.

Lucas 15:22 “22Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.”

Cuando este muchacho regreso a casa, el tenia de regreso todo lo que había perdido, por que su padre lleno de gracia lo restauro.

1- El vestido (La bata).

Su pureza, allí se encuentra el hijo con trapos de su pecado, no se ve como el hijo de su padre, entones el padre ordena la mejor vestidura y lo viste.

Cuando un pecador regresa a casa también recibimos nuevas vestiduras de nuestro Padre Celestial (Isaías 61:10) ¡Nos da un manto de justicia!

2- El anillo.

Sus privilegios, el anillo era el símbolo de la autoridad como hijo. El anillo hablaba de la autoridad del padre sobre el hijo.

Cuando los pecadores nos arrepentimos, dios nos da el gran privilegio de ser llamados hijos de Dios (1 Juan 3:1-2), de hablar por Dios (Hechos 1:8), y nos da acceso a aquello que le pertenece al Padre (Romanos 8:17). ¡Somos sus herederos!

3- Calzado.

Su posición, La posición de la persona se determinaba por su calzado, así que este su hijo no era un sirviente por lo consiguiente necesitaba calzado.

Déjame recordarte que no eres un cualquiera, si eres salvo por gracia, tu eres ahora un hijo de Dios.

Ya no eres esclavo del pecado, ni del diablo ahora le perteneces a El.

C- El encontró regocijo.

Lucas 15:23-24 “23Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.”

El becerro gordo era guardado para ocasiones especiales, esta era la manera del padre compartir su gozo con todos.

También cuando un pecador viene a Cristo, Dios el padre hace fiesta en el cielo.

Conclusión

¿Dónde te encuentras hoy? ¿Estas perdido en una provincia lejana? ¿Necesitas regresar a casa?

Si es así no hay mejor momento que ahora mismo. El Padre Celestial te esta esperando con Sus brazos abiertos.

Anterior Siguiente