Jehová es mi pastor 1

SALMO231

Jehová es mi pastor; nada me faltará.

Salmo 23:1

El Salmo 23 es el salmo más querido de la Biblia. Y nos dice como es Dios realmente. Es un retrato de Dios. El objetivo durante este estudio es que usted conozca a Dios y que comprenda cuanto El realmente lo ama y cuanto le importa usted a Él. Entre más conocemos a Dios, más fácil es el confiar en Él.

La primera causa de estrés que veremos es la preocupación. Todos tenemos preocupaciones preferidas: Las finanzas, los trabajos, las relaciones, el matrimonio, los niños, la salud… Hay tres problemas con la preocupación. La preocupación es inútil, es irrazonable y no es saludable.

Es inútil. Porque nuca logra nada y nunca resuelve nada. Es como ahogarse en un vaso de agua. Es como correr el motor del auto –haremos mucho humo y ruido pero no iremos a ninguna parte.

Preocuparse nunca ha resuelto problemas. El preocuparse no puede cambiar el pasado por mucho que se preocupe. La preocupación no puede controlar el futuro. Solo nos hace la vida miserable. Es inútil, no funciona.

Es irrazonable. Exagera sus problemas. Sólo hace que los problemas se vean más y más grandes. Entre más repase algo sobre lo que usted esta angustiado más grande se hará.

Preocuparse por algo que no puede cambiar es inútil. Preocuparse por algo que usted puede cambiar es tonto –cámbielo. ¡De cualquier forma, no se preocupe!

No es saludable. El cuerpo no fue hecho para preocuparse; no es natural. Cuando usted se preocupa lo que obtiene son úlceras, dolores de espalda, dolores de cabeza e insomnio.

Nuestros cuerpos nos fueron hechos para preocuparse. Las plantas y los animales no se preocupan. Los únicos que se preocupan en la creación de Dios son las personas. Nos preocupamos y no fuimos hechos para preocuparnos. Nos hace ser infelices e insanos. La palabra antigua en Inglés para la preocupación es la palabra “estrangular” o “ahogar”. Y eso es lo que hace la preocupación estrangula nuestra vida. Pero esto no es natural.

Usted no nació con preocupación. Usted tiene que aprender a preocuparse. Tiene que practicar para ser mejor en esto. La buena noticia es que como la preocupación se aprende, usted puede aprender a no preocuparse.

¿CUÁL ES EL ANTÍDOTO PARA LA PREOCUPACIÓN? EL CREER QUE DIOS CUIDARÁ DE MÍ

Salmos. 23:1 “El Señor es mi Pastor; Y nada me faltará.” Si yo creo que Dios me va a cuidar, no me voy a preocupar. ¿Cómo al dejar que Dios sea mi Pastor me muestra el antídoto para el estrés en mi vida? Si dejo que el Señor sea mi Pastor ¿Es ese un antídoto para la preocupación? Usted tiene que saber lo que los pastores hacen.

1. Un pastor provee. Provee alimento, abrigo y las necesidades básicas para sus ovejas.
2. Un pastor protege. Él defiende contra el daño de los enemigos.
3. Un pastor guía. Él guía a las ovejas cuando están confundidas y no saben por que camino ir.
4. Un pastor corrige. Cualquier problema que se presente, el lo corrige.

Lo asombroso de esto es que: Dios ha prometido hacer estas cuatro cosas en su vida si usted confía en Él y le permite ser su pastor. Él nos dice “Yo te proveeré. Yo te protegeré. Yo te guiaré. Yo corregiré los problemas de tu vida por ti. Si tu me dejas ser tu Pastor.”

Isaías 40:11 “Dios cuida a su gente como un pastor.” Dios dice, Yo te cuidaré, yo te guiaré, protegeré y corregiré. Yo te ayudaré, si me dejas ser tu pastor.

El incluso es más específico en Filipenses 4.19 “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” Esto no dice, que Dios satisfacerá todas mis codicias. Hay una diferencia entre necesidades y deseos. Si Dios supliera todos sus deseos usted sería el mas consentido y echado a perder en el universo. Se echaría usted a perder y sería egoísta. El no le va a dar todo lo que usted quiera. Pronto usted sería miserable. Pero Él ha dicho, “Yo supliré todas tus necesidades.”

Dios nos dice “Yo supliré…”. El no dice, Yo podría, lo pensaré, posiblemente. El nos dice yo supliré. Eso significa que el carácter de Dios está en juego. El lo va ha hacer o Él es un mentiroso. Cuando Dios hace una promesa su carácter está en juego. El realmente va hacer lo que dice o Él es un mentiroso.

Dios dice “Yo supliré todo…” ¿Qué incluye “todo”? ¿Pagos al doctor? ¿Pagos de renta? ¿Necesidades espirituales? ¿Necesidades financieras? ¿Necesidades de salud? ¿Necesidades en las relaciones? Si. Todo. Si Dios ha prometido proveer todas tus necesidades, protegerte, guiarte cuando estés confundido y corregir los problemas en tu vida, ¿Qué es lo que nos queda a nosotros para preocuparnos? Nada.

Cuando usted tiene una póliza de seguro, una vez que sabe lo que cubre esa póliza, usted ya no se preocupa por eso otra vez. Si algo sucede, de lo que esta cubierto, usted no se preocupa por eso. En la Biblia hay más de 7,000 promesas – la cobertura que Dios pone para su vida. ¿Cuando usted las entiende, que le queda para preocuparse?

Preocuparse no solo es inútil, irrazonable, no es saludable – es innecesario si Jesucristo es su Pastor. En cualquier momento en que usted preocupa está usted actuando como un ateo. En esencia usted esta diciendo: Dios no va a cumplir sus promesas, El no va a suplir mis necesidades. Lo que haga, será por mí mismo. Usted está actuando como un ateo cada vez que se preocupa. El preocuparse simplemente es una práctica atea. Que dice, Yo no creo que Dios hará lo que Él dice que hará.

¿Cómo puedo hacer para que Dios sea mi Pastor?

Dios no es Pastor de todos. Él es sólo Pastor de aquellos que le permiten que sea su Pastor.

ACEPTAR A JESUS COMO MI SEÑOR

“El Señor es mi Pastor.” — El Señor no puede ser su Pastor hasta que el Pastor sea su Señor. Los dos van juntos. Usted no puede pedirle a Él que sea su Pastor sin antes permitirle que sea su Señor. Tengo que dejar de jugar a ser Dios y dejar que Dios sea Dios.

¿Qué significa ser el Señor? Quiere decir tener el control. Señor simplemente significa quién está a cargo. Hoy nosotros podríamos decir el jefe, el gerente, el oficial ejecutivo, el presidente de la mesa de directores. Señor significa tener Él control, la persona que esta a cargo, al mando tiene control, el que da las órdenes.

Jesucristo es el Señor en su vida, si Él es el que da las órdenes en tu vida. Si Él no da las órdenes, Él no es Señor. Y si Él no es Señor, Él no es el Pastor. Porque El Señor es mi Pastor.

Aceptar a Jesús como mi Señor, significa tres cosas. Juan 10:14, 27 “Jesús dijo, `Yo soy el buen Pastor… mis ovejas me conocen… escuchan mi voz, y me siguen.” Estas tres palabras son lo que significa tener a Jesús como Señor: Usted lo conoce a Jesús, usted escucha a Jesús, usted sigue a Jesús. Usted lo deja al mando.

Todas las preocupaciones por las que se esta preocupando – cualquiera que sea – la preocupación en un problema de control.

La raíz detrás de la preocupación es el miedo de que usted no tiene el control. La preocupación es siempre un esfuerzo por controlar lo incontrolable. Preocuparse en asumir la responsabilidad que Dios nunca quiso que usted tuviera.

Cada vez que usted trate de controlar lo incontrolable (niños, país, economía, ambiente…) usted se va a preocupar. La preocupación es una luz de advertencia. Cada vez que usted empieza a preocuparse la luz debería decir ¡Advertencia! Usted está tratando de controlar demasiado.

Esa es la raíz detrás de toda preocupación, Cada vez que usted comienza a preocuparse, usted está tratando de controlar algo que no debe de intentar controlar en primer lugar.

¿Quién controla su vida? Dios le da la opción. El no va a forzar en la vida de nadie. Usted tiene dos opciones— usted puede estar al mando de su vida o usted puede permitir a Dios estar al mando de su vida.

Dios no la hace de copiloto. Usted chocaría y le echarían a Él la culpa. Dios no lo va a forzar a usted, si usted quiere puede tener el control de su vida o permitirle a Él que controle su vida. Él lo hizo a usted. Él sabe lo que lo hará feliz más que usted. Él tiene el poder de hacer que las cosas sucedan. Pero El todavía le va a dar la opción.

Si usted esta controlando su vida, usted esta jugando a ser Dios. Jugar a ser Dios, es la raíz de la preocupación. Cada vez que usted empieza a jugar a ser Dios, usted se va a preocupar. Cuando usted empieza a tratar de controlar las cosas y hacer que funcionen… y se obliga usted mismo a controlar muchas cosas que están fuera de su control, entonces hay dentro una pequeña voz que le dice “¿A quien tratas de engañar? Usted sabe que usted no es Dios y usted y Dios saben que no tiene todo en orden” Es un problema de control.

Si usted está dirigiendo su propia vida sin la dirección de Dios, usted debe de estar preocupado. La mayoría de las cosas en su vida usted no las puede controlar. Entonces usted tiene toda la razón para preocuparse.

Pero si Dios esta dirigiendo su vida y Él es su Señor y su Pastor, usted sabe que Él puede controlar cualquier cosa para que usted no se preocupe. Yo dejo que Jesús sea el Señor de mi vida.

COMIENCE A ORAR POR TODO

Ore por todas las cosas que normalmente le preocupan. Simplemente hable con Dios. Él quiere su amistad y tener una relación con usted. ¿No tiene tiempo para orar? ¿Tiene tiempo para preocuparse?

Si nosotros oramos por todas las cosas que nos preocupan, tendríamos mucho menos porque preocuparnos. El preocuparse no cambia nada; Orar sí.. Preocuparse es ahogarse en un vaso de agua. Orar es estar en contacto con Dios, quien puede cambiarlo. Siempre que yo estoy angustiado tengo dos opciones – Puedo entrar en pánico o puedo orar.

Filipenses 4:6 “No se preocupen por nada, en cambio oren por todo y díganle sus necesidades a Dios… Si ustedes hacen esto, experimentarán la paz de Dios, que es lo más maravilloso que la mente humana puede entender.”

Todo. No ore simplemente por las cosas religiosas. La mayoría de la gente, cuando ora, hace oraciones que ellos creen que Dios quiere oír. Ore por todo. Si es suficientemente grande como para preocuparse, es suficientemente grande como para orar. La habilidad de Dios es mayor que su ansiedad.

“Echando toda vuestra ansiedad sobre él porque él tiene cuidado de nosotros.” I Pedro 5:7

Echar significa descargar, dejar ir. La palabra Griega significa literalmente dejar caer. Descargar. La oración es un alivio increíble para el estrés. Todo – cualquier cosa por la que usted este estresado, perturbado, irritado. Échelo todo sobre Él. Descárguelo en Él. El problema es que la mayoría de nosotros echamos las cosas como si estuviéramos pescando. Nosotros echamos nuestras preocupaciones y luego las hacemos regresar.

Hay una tercera cosa que debe hacer si usted quiere tratar la preocupación

CONSIDERE UN DIA A LA VEZ.

Enfóquese, concéntrese y considere un día a la vez. Mateo 6:34 “Así que no estén ansiosos a acerca del mañana. Dios cuidará de ustedes mañana también. Viva un día a la vez.”

Jesús esta diciendo, no abras el paraguas hasta que empiece a llover. Hoy es el mañana por el que se preocupo ayer. Cuando usted se preocupa no hace nada por el ayer, usted no puede controlar el mañana y solo echa a perder el hoy. El futuro puede parecer aplastante. Por consiguiente Dios lo ha puesto en pequeñas piezas, El nos lo da en un pequeño incremento de 24 horas cada vez. Viva un día a la vez.

Mateo 6:11 “El pan nuestro de cada día…” El preocuparse día con día es una opción. No hay ninguna píldora que le haga que deje de preocuparse. No hay ningún seminario, casete, o libro que lo ayuda detener la preocupación.

No hay ninguna experiencia espiritual que pueda usted tener para que no se vuelva a preocupar.

La preocupación y el antídoto para esta, va a ser una opción diaria algunas veces diariamente, algunas veces momento por momento, en los cuales usted diga, ¿Voy a creer que el Señor es mi Pastor? ó ¿Voy a creer que yo soy mi propio Señor? ¿Quién tiene el control de mi vida? ¿Quién está dando las órdenes? Si yo estoy al mando, tengo muchas cosas porque preocuparme. Pero si Dios esta al mando, es Su problema y Él lo puede manejar.

¿Qué es lo que lo mantiene preocupado? ¿Qué es lo que hace que usted se preocupe por pequeñeces y se alborote y ponga furioso, ó pierda el sueño preguntando “¿Va alguna vez a funcionar?” ¿Qué es lo que hace que cuando usted piensa sobre ello se le haga un hoyo en el estómago? Yo no sé por lo que usted está pasando en este momento, pero eso no importa. Dios los sabe. Dios sabe exactamente por lo que usted esta pasando.

“Su Padre Celestial sabe perfectamente lo que usted necesita, y Él se lo dará si usted le da a Él el primer lugar en su vida y vive como Él quiere que usted viva.”

Vaya a casa y lea el Salmo 23. Usted encontrará que diecisiete veces en 6 versículos, las palabras “Yo”, “Mi” o “A mí” son usadas.

Este es un salmo intensamente personal. La palabra “Tu” – hablando acerca de Dios – es usada cinco veces, “Él” o “Su de Él” es usado cerca de 7 o 10 veces. Este salmo es sobre una relación de Dios.

Ese es el antídoto para su estrés. La Religión no le librará de la tensión. La Religión no le ayudará a dejar de preocuparse. Usted no necesita religión. Usted necesita una relación. Usted necesita un Pastor – Alguien que le provea, proteja, guíe y le corrija. Dios dice “Para eso te hice. Yo no hice para la religión. Te hice para que me conocieras.” Él sabe todo sobre usted, Él quiere que usted le conozca. Es por eso que envió a Jesucristo.

Yo le invito a dar el primer paso y abrir su vida a Jesucristo, si usted nunca lo ha hecho. Pídale a Jesucristo que él sea su Señor – su jefe, su gerente – y Pastor, como él prometió hacerlo.

Yo no se lo que le está a usted angustiando o estresado el día de hoy, pero yo se esto. Dios le ama, El se preocupa por su estrés, y él puede ayudarle. “El Señor es mi Pastor”. Enfatice diferentes palabras — “El Señor es mi Pastor” — hay realmente solo un Señor, todos los demos son falsos e imitaciones. “El Señor es mi Pastor”” – no podría ser, Él será, Él siempre ha sido, Él siempre será. “El Señor es mi Pastor” – ¿Puede usted decir esto con seguridad? ¿Es el Señor su Pastor? ¿Es el Pastor su Señor? Él no puede ser lo uno sin lo otro. Cuándo usted pueda decir esto y lo que significa, usted va a dejar de preocuparse. No lleve esa carga ni un segundo más. Es innecesario.

Oremos: “Jesucristo, Yo no entiendo todo, pero yo he visto que Tú has prometido cuidar de mis necesidades si solo confío en Ti. Y comprendo que la preocupación es solo una luz de advertencia de que estoy tratando de controlar todo. Ya no quiero seguir haciendo eso. Quiero que tomes el control de mi vida. Yo quiero que tú seas mi administrador. Quiero que seas mi Señor. Quiero conocerte. Quiero escucharte. Yo quiero que tú me dirijas en los planes que tú has hecho para mi vida. Amen”


Cómo Dios Cuida de ti (Salmo 23) – Parte 1

Anterior Siguiente