Jesús te invita a descansar

marcos631

El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco…

Marcos 6:31

Marcos 6:30-34
30 Entonces los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado.
31 El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer.
32 Y se fueron solos en una barca a un lugar desierto.
33 Pero muchos los vieron ir, y le reconocieron; y muchos fueron allá a pie desde las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron a él.
34 Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.

En este relato que nos da la Palabra de Dios, podemos ver como los discípulos después de regresar de la misión a la que fueron enviados por Jesús, regresan a El y al verlos seguramente fatigados, desvelados, polvorientos les invita a retirarse con El a un lugar apartado para descansar un poco, si resaltamos el verbo descansar nos podemos dar cuenta que el Señor les hace una cordial y atenta invitación al ocio, sin duda alguna una necesidad muy merecida para aquellos hombres que tal y como dije venían fatigados de un largo caminar entre aquellos parajes polvorientos y calurosos por donde solían enderezar sus pasos aquellos primeros predicadores y entre todas las cosas que le contaron al Maestro, le han de haber dado informes y han de haber evaluado también todo acerca de la misión encomendada. El descanso era merecido y habría sido reparador si la gente les hubiera dejado recobrar fuerzas pero sobre todo dejarlos estar cerca con Jesús, a solas.

Vamos a un lugar apartado a descansar, es la invitación que Jesús hace, pero después interrumpe ese descanso. Pero la multitud que precedió al Señor era tal, que este descanso se ve interrumpido y el mismo se convierte en trabajo al tener que atender a las necesidades que se crearon.

Pero ¿Qué hicieron los apóstoles del Señor cuando este interrumpió el descanso? ¿Por qué no los vemos en ningún momento turbarse? No los vemos enojarse, no los vemos murmurar. Lo que vemos es que ellos hicieron todo lo que El les mando hacer y sin temor a equivocarme han de haber encontrado el descanso que tanto necesitaban en la sola presencia de Jesús. Que más descanso que estar, vivir, convivir y trabajar con Jesús y para Jesús.

La actitud que asumieron los discípulos del Señor al serle interrumpido su descanso, para atender a la comunidad, debe ser un ejemplo para nosotros, para no inmutarnos cada vez que por servirle al Señor, se interrumpa nuestro descanso, ya sea el de un fin de semana, después de las horas de trabajo, durante nuestras vacaciones o cualquier otras fechas en que mientras casi todo el mundo está en los ríos o balnearios del país, a nosotros nos toca servir y trabajar en los asuntos del Señor.

Porque si bien es cierto que aparte del trabajo que desempeñamos desde nuestras distintas profesiones, debemos sacar también un tiempo y hacer un espacio para servirle al Señor.

Como podemos darnos cuenta Jesús en aquel tiempo invito a sus discípulos a descansar un poco, para luego interrumpir ese descanso ofrecido y la reflexión que podemos sacar de aquí es que el Señor quiere que también nosotros descansemos, mal haríamos en no descansar, pues la falta de descanso puede traernos problemas físicos, síquicos y espirituales, puede causarnos estrés, depresión, enfermedades muy de moda hoy, a causa del diario trajín que este mundo moderno nos impone. Tan necesario es que hasta Dios Padre, se dio un día de descanso después de crear todo lo creado.

Pero en esta parte del evangelio, deja también al descubierto que si a causa del reino y su justicia, debemos suspender cualquier descanso, debemos de hacerlo, pero sin chistar palabra, sin molestarnos, sin murmurar, obedeciendo tal y como los hicieron sus discípulos en aquella oportunidad, y de algo debemos estar seguros y plenamente convencidos, que del mismo modo en que acompaño, trabajo, convivio, predico he hizo el bien junto a los doce en aquel tiempo, también lo hará con nosotros, hoy, mañana y siempre. Que así sea.-


Te daré descanso – Andrés Corson – 26 Enero 2014

Anterior Siguiente