La escuela de Dios


Isaias 48:17 Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.
Isaias 43:1 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.

Si quieres ampliar tus conocimientos de la Biblia, tienes muchos sitios en dónde elegir y muchas materias para seleccionar aquello que te gusta, y donde no te requiera de mucho esfuerzo, y donde no tengas que dar cuenta a nadie, y dónde te dejen estar presente si ningún compromiso.

Pero pertenecer a esta escuela, marcará la diferencia desde el principio:

Cómo alumno de esta escuela debes tener a Dios como tu creador y cómo tu redentor, pero también debes desear tenerle como tu maestro y tu formador, porque si estas condiciones no están en ti, entonces la enseñanza no será provechosa.

Cómo alumno de esta escuela dejarás la parte teórica, dónde solo era escuchar, ver y tomar apuntes, para entrar en la parte práctica, y será ahí en dónde enseguida experimentarás el deseo de tirar la toalla, de abandonar, de dejar la escuela, porque la formación de Dios en estas aulas será como un bisturí discerniendo tus pensamientos y las intenciones de tu corazón, y requerirá de ti un compromiso firme en seguir adelante sin temor.

LAS AULAS

Obediencia Oración Derrota Victoria
Rutina Soledad Pruebas Oscuridad

Para añadirte como alumno de la escuela, solicítalo a través de la página de contacto.