La música en la Biblia

efesios519
hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones

Efesios 5:19

¿Tiene la Biblia algo que decir sobre la música y el canto como ministerios en la Iglesia?

¿Puede la Palabra de Dios iluminar de un modo nuevo y “renovador” el ejercicio de los carismas relacionados con este ministerio?

La perspectiva de Dios, manifestada en la Biblia, ¿debe cambiar nuestras actitudes e impresiones personales acerca del tema?

¡¡¡Sí, por supuesto!!!

La música ocupa un lugar importante en la Palabra de Dios. Más de 40 libros de la Biblia nos hablan directamente de ella, sumando casi 600 pasajes. ¡Casi nada! Esto sin contar las numerosísimas referencias indirectas en la misma . Por tanto, haremos bien en leerlos, releerlos y aprenderlos de memoria para que en un momento dado no se cuente con la biblia sabemos como expresarlos e interpretarlos con sencillez y humildad

Todos los aspectos actuales de la música y el canto son abordados por la Palabra de Dios.

En tus murallas, Jericó
La música aparece en 563 citas del Antiguo Testamento. Y lo hace ya desde las primeras páginas del Génesis.

En Genesis 4:20-22 se nos describe la primera especialización de las actividades humanas.

Tres hijos tuvo Lamek: Yabal, Yubal y Túbal Caín.

Yabal “vino a ser el padre de los que habitan tiendas y crían ganado”.

Túbal Caín “padre de todos los forjadores de cobre y de hierro”. El segundo de los hermanos,

Yubal, fue “padre de cuantos tocan la cítara y la flauta”.

La palabra de Dios nos da a entender que los alimentos y los productos manufacturados no sacian las necesidades del hombre. Junto a estas actividades, la Biblia pone la música. Dios nos revela que no es suficiente atender las necesidades materiales del hombre.

El nos ha creado con ciertas necesidades “estéticas”” y ha creado la música para satisfacer esas necesidades.

Desde siempre, la música ha servido para expresar la alegría y la alabanza a Dios. El Señor le preguntaba a Job:

“¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra, alababan las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios?” (Job 38,7).

Si leemos el Antiguo Testamento desde la perspectiva de la música, nos impresiona la importancia que tenía en la vida del pueblo de Dios.

Estaba asociada a todos los aspectos de su existencia personal y colectiva.

La música está presente siempre, en todos los lugares, tanto en la vida cotidiana como en la religiosa.

Todas las épocas del año están marcadas por cantos aprendidos o improvisados. Se cantaba en:

las siegas y en las vendimias (Esdras 9:2; 16:10. Jeremías 31:4-5)

al momento de partir (Génesis 31,27)

y en los reencuentros (Jueces11: 34-35 ; Lucas 15:25).

a la llegada de la primavera (Cantares 2:12)

y al descubrir el manantial (Números. 21:17)

El novio cantaba al presentarse a la amada (1 Mac 9, 3)

Había cantores y cantoras en la corte del Rey (2 Samuel 19,

En los libros del Antiguo Testamento aparecen toda clase de cantos:

Cantos de marcha (números 10:35-36. 2 Crónicas 20:21)

Cantos de peregrinación a Jerusalén (Sal 121 a 134)

Cantos laborales (Números 21:16-18; Jueces 9:27; Isaías 5:1; Isaías 27:2 ; Isaías 65:8; Jeremías 25:30; Jeremías 48:33; Oseas 2:17; Zacarías 4:7 Job 38:7)

Cantos de amor (Salmos 45 ; Cantares 2:14 ; Cantares 5,:16 ; Ez 33:32)

Cantos para beber (Job 21, 12 ; Sal 69, 13 ; Is 24, 9 ; Is 33, 11)

Cantos para danzar (1Sam 18, 6-7 ; 21,12 ; 29,5 ; Sal 26,6 ; 68,26 ; 87,7)

Las más antiguas menciones a música y cantos improvisados están asociadas a las guerras (Números 21:11- 15:21,27; 21,30¿y a las victorias que Dios obtuvo en favor de su pueblo? (Éxodo 15:1; 1Samuel 18:6; 21:12; Isaías 14:4).

Las mujeres recibían a los vencedores con panderos y danzas, alegres y cantando en coros que se alternaban.

En tiempo de los reyes se mantuvo esta costumbre: Después de su victoria, Josafat subió al templo al son de cantos, arpas y trompetas (2 Crónicas 20, 28).

Se cantaba durante las fiestas y las bodas (Salmos 45:9; 2 Samuel 19:35; Isaías 24:8; Mateo 11:17).

Se cantaba “al son de panderos, del arpa y la flauta “(Job 21:12 ; Sal 30:12 ; Isaías 5:12 ; 24:8-9 ; Jeremías 25:10 ; 31:4 ; Amos 6:5).

En estos pasajes encontramos ejemplos de las tres categorías de instrumentos que se usaban: de cuerda, de viento, y de percusión.

Hay cantos de júbilo tanto en la salida de Babilonia (Isaías 48:20; Salmos 126:5) como en la liberación definitiva de los redimidos (Isaías 35:10).

En los entierros, se cantaban elegías fúnebres (2 Samuel 1:18-27; 3:33; 2 Crónicas 35:25).

Aún el más pobre de los israelitas debía hacer venir como mínimo a dos músicos que tocaran la flauta para el entierro de alguno de su familia.

La música acompaña el ejercicio del ministerio profético. En tiempos de Samuel, había grupos de profetas que tocaban salterios, arpas, panderos, y flautas (1Sam 10:5; 16:16; 19:20-24).

Eliseo pidió a un músico que tocara el arpa para poder el expresar lo que Dios le inspiraba.

La música era utilizada también para echar los malos espíritus (1Samuel 16:16; 18:10).

La música se utilizaba regularmente en el culto del templo, tal como había ordenado el Señor: “En el día de vuestra fiesta y en las solemnidades, tocaréis las trompetas durante vuestros holocaustos y sacrificios de comunión.

Así haréis que vuestro Dios se acuerde de vosotros (Números 10:10).

Cuando transportaron el arca a Jerusalén, “David y toda la casa de Israel bailaban delante de Yhaveh con todas sus fuerzas, cantando con citaras, arpas, panderos, flautas y címbalos” (2Sam 6, 5).

Los especialistas en el tema han clasificado hasta treinta instrumentos musicales utilizados por los hebreos.

No todos eran utilizados por el pueblo; David hizo que el uso de alguno de ellos se limitase exclusivamente al culto del tabernáculo.

Los cantos y la música resonaban sobre todo durante los sábados y las fiestas. Desde por la mañana se cantaba un salmo que variaba según el día de la semana.

La mañana del sábado, los levitas cantaban los primeros versículos del Salmo 105.

La jornada estaba dividida en seis períodos. Cada uno de ellos se introducía con el canto de algunos versículos del Cántico de Moisés (Sal 90, 1-6 ; 7; 13 ; 14-18…)

Por la noche, los levitas clausuraban la jornada cantando el Salmo 96.

Cada fiesta era celebrada por uno de los salmos en particular. En la fiesta de los Tabernáculos, la asamblea entonaba el Salmo 118 caminando alrededor del altar.

El último día, “el más grande de la fiestas” , un sacerdote iba al estanque de Siloé para sacar agua con un cántaro de oro.

Cuando volvía, el pueblo lo recibía a la puerta de la ciudad cantando: “sacaréis con gozo de las fuentes de la salvación” (Is 12, 3).

Mientras el sacerdote derramaba solemnemente el agua sobre el altar, los otros sacerdotes tocaban las trompetas y los levitas cantaban, acompañados por los flautistas.

En este marco, podemos entender mejor las palabras de Jesús en (Jn 7, 37). Esa noche, la fiesta se prolongaba hasta el primer canto del gallo. Hombres y mujeres se reunían en el atrio del templo a danzar y cantar al ritmo de los instrumentos de los levitas.

David fue el primer responsable de un ministerio de música

En (1Cro 15, 16-22) se nos explica como lo organizó. Inventó instrumentos (Am 5, 23) para acompañar los “cantos en honor a Dios” (1Cro 16,642).

Más tarde estableció 4.000 levitas para “alabar al Señor con sus instrumentos” (1Cro 23, 30).

Recibían diez años de formación para poder ejercer este servicio y no podían empezar su ministerio antes de los 30 años (1Cro 23, 3).

Los maestros de música y canto estaban divididos en 24 grupos de 12 hombres; un total de 288 levitas ” expertos en todo lo referente al canto al Señor, instruidos y aptos” (1Cro 25, 7).

Estos enseñaban la música a sus hermanos. Asaf, Jedutún y Hemán dirigían este gigantesco ministerio de música.

Daban la señal de empezar con sus címbalos. Otros ocho músicos guiaban la melodía con el arpa.

Salomón continuó con este ministerio de música con tal fuerza y pasión que el pueblo amo mas esto que aun perdura en la actualidad.

Para la inauguración del templo, 120 sacerdotes tocaban trompetas al mismo tiempo que un gran coro cantaba a una sola voz: “porque es bueno, porque es grande su Amor”.(2 Cro 5, 13). Y Dios manifestó su aprobación “llenando el templo de su Gloria”.

En Cro 29, 26-30 y 35, 15, vemos nuevos modelos para nuestros modernos ministerios de música. Con el exilio (S.VI a. de Cristo) el canto pasó del templo a las sinagogas, no sólo se continuó cantando los salmos, sino que toda la escritura era leída cantando.

De los ocho grupos de instrumentos mencionados en el Antiguo Testamento, solamente la mitad tenía acceso al templo. Sólo los descendientes de Leví podían tocar en el Santuario y debían hacerlo de una determinada manera, apropiada para el culto. Esto nos enseña que había unos criterios establecidos en lo referente a la utilización de instrumentos musicales, y que no estaba permitido que cada uno hiciera lo que mejor le pareciese para alabar a Dios.

Las mujeres también participaban en el coro del Templo. Esdras habla de “doscientos cantores y cantoras ” (Esd 2, 65). En 1Cro 25, 5 y ss se nos habla de tres hermanas instruidas para el canto en la casa de Dios.

Los cantores recibieron del rey Agripa el privilegio de llevar una túnica blanca, distintivo de los sacerdotes.

La “orquesta” del templo estaba compuesta, sobre todo, por instrumentos de cuerda con sonidos suaves (arpas y salterios).

Podemos decir que, a pesar de haber muchos instrumentos, las voces no tenían ninguna dificultad para sobresalir y así ser escuchadas.

En el culto, había lugar para el canto de los solistas, el coro y las distintas clases de instrumentos.

El Antiguo Testamento nos presenta también ejemplos del mal uso de la música. En Ex. 32, 17 se menciona la música que hicieron los israelitas después de haber levantado el becerro de oro.

Pablo nos explica en 1Cor 10, 6-8 el carácter maléfico y las consecuencias negativas de esta clase de música.

En el libro de Daniel, se nos cuentas como el rey Nabucodonosor utilizaba la música al servicio de la idolatría y la glorificación del hombre (Dn 3, 5).

Amos en Am 6, 5 habla de la música religiosa que no es agradable a Dios. Y en el cap. 5, 23 , el Señor reprende a los que hacen música religiosa sin que su corazón esté consagrado a Él: “Quita de mí lado la multitud de tus canciones, no quiero oír la salmodia de tus arpas”.

Cantar la Biblia
Hasta hace poco, se ignoraba casi por completo cual era el carácter de la música hebrea.

Se suponía que era similar al de otras culturas de la zona: una música monódica, sin armonía

En 1978, Susana Haïk publica el libro “La música de la Biblia revelada” que presenta una serie de sorprendentes descubrimientos sobre el tema.

Algunos investigadores habían notado que, además de los puntos que indican la vocales, las Biblias hebreas llevan – por encima y por debajo de las letras- pequeños signos. ¿Qué significan?. ¿Son anotaciones sintácticas, para marcar separación o encadenamiento de palabras, o son anotaciones musicales?.

Estos signos aparecen en los manuscritos más antiguos, como los encontrados a orillas del Mar Muerto. Haïk consiguió descifrar el significado de estos signos.

Dice su libro: “Los signos inferiores son peldaños que constituyen una escala, espaciados según las normas por las que nos regimos hoy en día”.

La “escala de DO” se corresponde con la escala Babilónica llamada “Lidia” (pág. 48). Los signos superiores son, para Haïk “notas añadidas que indican cambios de tono de la melodía” (pág. 52). Dado que la música se ajustaba fielmente al texto y todas la sílabas tenían la misma duración, no hacían falta signos rítmicos.

En una palabra: ¡Se cantaba todo el Antiguo Testamento! Y gracias a estos símbolos, que pasan casi desapercibidos arriba y debajo de las letras, podemos conocer la melodía con que se cantaban todos los textos bíblicos.

Dice Haïk que en “esta canción bíblica, la música no se distingue con una vida propia, independiente, sino que es puro reflejo del sentido relativo de las palabras, dando al texto una segunda vida, una especie de eco enriquecedor” (pág. 51).

Estos signos son la transposición gráfica de un sistema de gestos muy antiguo: La Quironomía.

Este sistema aún se utiliza en muchos países de Europa para enseñar una melodía. Cada tono se corresponde con un gesto.

La Biblia hace muchas alusiones a Quironomía. Habla del uso de las dos manos en el período de David; textualmente “según las manos de David” (en algunas traducciones, dicen los autores de Crónicas).

En 1Cro.25, 2 y Siguientes versículos se cuenta como una obra de música litúrgica era dirigida sólo con la mano.

Son estos gestos los que han sido anotados en las Biblias hebreas. Era suficiente, por tanto, con atribuir a cada gesto una nota, para poder reconstruir la música de todo el Antiguo Testamento.

Además de esta canción, en la Biblia hay otros dos tipos de cantos: La salmodia con canto respuesta y el canto antifonal.

Un buen modelo del primero lo tenemos en el Salmo 136: el coro se repite en cada versículo y alterna con el relato de las intervenciones del Señor en la vida del pueblo.

El canto antifonal se describe en el capítulo 13 de Nehemías, a partir del versículo 8. En el v.24 dice:” Los jefes de los levitas y sus hermanos cantaban himnos de alabanza y de acción de gracias en grupos alternos, según las instrucciones de David”.

Pablo (Domingo) y Silas (Pavarotti) jejejeje…
El Nuevo Testamento contiene únicamente 12 pasajes con indicaciones relativas a la música.

Sin embargo, sabemos que la Iglesia primitiva tiene muchos puntos de continuidad con el pueblo de la antigua alianza y, al principio, sus celebraciones fueron similares a las de las sinagogas. Si los hebreos tenían razones para cantar y alabar a Dios, los cristianos tenían aún muchas más.

El Nuevo Testamento comienza con un canto profético de María: “El Magnificat” (Luc 1, 45-55). Según las costumbres del pueblo hebreo, un poema de este tipo debía recitarse cantando.

El nacimiento de Jesús fue anunciado por el más fantástico ministerio de música que jamás se haya oído sobre la tierra: miles de ángeles entonando el Gloria, que después seria cantado por millones de cristianos (Luc 2, 14).

Algunos días más tarde, Ana y Simeón desbordaron de alegría cuando vieron a Aquel que el pueblo esperaba desde hacía muchos siglos, y lo saludaron con un himno de alabanza al Salvador (Luc 2, 22-38).

Estos poemas fueron, con toda seguridad, cantados, como lo serán después durante siglos y siglos por los cristianos. Jesús participó – como cualquier otro israelita en el canto de los salmos de alabanza y penitencia, tanto en la sinagoga como en el Templo.

Hay un momento muy especial, tras la Última Cena, narrado en (Mc 14, 26):

“Cuando hubieron cantado el salmo, salieron al Monte de los Olivos”.

Los primeros cristianos mantuvieron la tradición judía de cantar los salmos.

Participaban en el culto del Templo y los cantaban también entre ellos en las casas.

El hábito de cantar y el sentido espiritual del canto debía ser algo verdaderamente arraigado en ellos, cuando en una situación tan apurada como la que vivieron Pablo y

Silas en la prisión de Filipos, los cánticos brotaban espontáneamente de su corazón.

La orden de cantar es menos frecuente en el Nuevo Testamento que en el Antiguo Testamento, pero la encontramos en las cartas de San Pablo a los Colosenses (3, 16) y a los Efesios.

Esta última carta constituye una especie de testamento espiritual de Pablo a las iglesias de Asia Menor. La segunda parte del capítulo 5 se podría titular “Carta del Apóstol San Pablo a los Ministerios de Música Cristianos”.

Pablo hace una exhortación fundamental : “¡Llenaos del Espíritu Santo!”, seguida de cinco verbos:

“Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados”.

“Cantad para el Señor desde lo hondo del corazón”.

“Tocad para el Señor desde lo hondo del corazón”.

“Dando gracias siempre y por todo al Dios Padre en el nombre de Jesús”.

“Sometidos los unos a los otros en atención a Cristo”.

Esto quiere decir que la plenitud del Espíritu tiene como consecuencias el canto, la alabanza, la acción de gracias y el sometimiento mutuo.

Pero, por otra parte, quiere hacernos comprender que cuando cantamos unidos

unos a otros, alabando al Señor y dándole gracias por todo, estamos más abiertos a la acción del Espíritu y lo experimentamos en mayor plenitud.

O sea que el canto es, a la vez, una característica de la Plenitud del Espíritu y

un medio de lograrla.

Es como un canal de doble dirección: Por Él recibimos la vida de Dios y por Él expresamos esta vida que está en nuestro interior.

Este texto de Efesios es, pues, clave para captar la importancia de la música y el canto en nuestra vida espiritual, especialmente en su aspecto comunitario.

Pablo nos habla de cantar salmos, himnos y cánticos inspirados. Destaca el valor de la diversidad.

La Biblia nos transmite ciento cincuenta salmos muy diferentes que se cantaban siguiendo variadas melodías.

Durante mucho tiempo, sólo se cantaban estos poemas inspirados por el Espíritu Santo.

Pablo, pide que se canten también himnos y cánticos espirituales. Dios no actúa por patrones estereotipados.

Toda la creación refleja su amor por la diversidad.

Según los tiempos y las circunstancias, tenemos necesidad de diferentes tipos de cantos y de música.

Debemos tener esto muy en cuenta en el canto colectivo.

La gran ventaja de los salmos es que nos ofrecen un texto del que podemos estar seguros que gusta a Dios, ya que Él mismo lo ha inspirado

A los salmos podemos unir los himnos que aparecen en los libros históricos, en Isaías y Jeremías, en las cartas de San Pablo y en el Apocalipsis.

A ellos podríamos añadir todos los cánticos compuestos en el transcurso de los siglos y que constituyen uno de los tesoros más preciosos de la Iglesia.

Los “cánticos inspirados” debían ser improvisaciones espontáneas en base a textos bíblicos o experiencias interiores surgidas en las oraciones sumergidas en el poder de su espíritu con una gran conversación entre Jehová y nosotros, sin olvidar que Jesús es el salvador y que está a la diestra del padre intercediendo por nosotros.

Si se improvisan las oraciones y los testimonios ¿por qué no permitir la improvisación de los cantos?.

Naturalmente procurando integrar a toda la asamblea en esta clase de cantos, evitando todo protagonismo o deseo de lucirse e intentando que la letra esté lo más cercana posible al texto bíblico.

“Cantad a Dios con todo el corazón” (Col 3, 16).

Dios es el destinatario de nuestros cantos.

Poco importa si son cantados en nuestro interior o en voz alta, que gusten o no a los estudiosos de la música.

Si alguien canta con todo el corazón sus alabanzas a Dios, está cumpliendo su Palabra.

Y ¿qué nos dice sobre la música el último libro de la Biblia?

En la eternidad, al final de la historia de la humanidad, el canto permanecerá como una de las ocupaciones de los huéspedes del cielo: Los 24 ancianos cantan un canto nuevo en honor del Cordero:

“Tú eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos…” (Apocalipsis 5, 9-10)

Los 144.000 redimidos adoran a Dios por medio del canto:

“La victoria es de nuestro Dios que está sentado en el Trono y del Cordero”

Y todos los ángeles adoran a Dios cantando:

“La Alabanza, la Gloria, la Sabiduría, la Acción de Gracias, el Honor, el Poder y la Fuerza…” (Apocalipsis 7, 10-12)

Cuando el séptimo ángel toca la trompeta, unas voces poderosas entonan el himno de victoria (Ap 11, 15).

Los que habían vencido a la bestia estaban “en pie, sobre el mar de cristal, con las arpas de Dios. Y cantaban el Cántico de Moisés, el siervo de Dios, y el cántico del Cordero” (Ap 15, 2-3).

Parafraseando a Pablo en 1Cor 13, 8, podemos decir: La predicación y la Evangelización cesarán en el cielo… pero la música de adoración ¡continuará!

La música ha tenido – y tiene – un papel importante en toda civilización. Es una de las grandes actividades humanas; para muchos, la más bella.

Pero, ante todo y sobre todo la música es un don de Dios.

Porque “Todo don perfecto viene de los alto, del Padre de las luces” (Santiago 1, 17).

Es Dios quien “da cánticos en la noche” (Job 8, 21).

Fue el Señor quien ordenó a Moisés escribir un cántico y enseñárselo a todo el pueblo de Israel (Deuteronomio 31, 19), quien puso en la boca de David un cántico nuevo (Sal 40, 2) y quien inspiró a los salmistas la orden

“Cantad al Señor!” que nos repiten en casi 30 ocasiones. En la lista de los dones del Espíritu que edifican la Comunidad (1Cor 14,26), el primero tiene mucho que ver con la música: “cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene un salmo…”.

Muchos cristianos nunca han sido conscientes de esto: la música es un precioso don de Dios.

Otros no se han atrevido a abrir el regalo, examinarlo y ver para qué lo podían utilizar.

Hay algunos que sí valoran este don, pero lo utilizan únicamente para su satisfacción personal… ¿Cómo descubrir el verdadero sentido que Dios quiere dar a la música en nuestra vida y en nuestra fe, tanto en el plano personal, familiar, como en el congregacional y con los amigos y con la gente que nos rodea de la comunidad para llevar buenas nuevas a los demás ?

El Señor Jesús nos regala el don de la música y el canto como un precioso carisma Y CON GRAN AGRADO PARA SU HONRA Y SU GLORIA


Como debe ser la música para la adoración al Señor.— Paul Washer

Anterior Siguiente