MATRIMONIOS

 IMG-20150516-WA0008

“El Creador no escogió un hueso de la cabeza del hombre para que la mujer dominara sobre el varón, ni tomó de su pie para que la mujer fuera su esclava, sino de su costado, para que fuera su compañera ideal” (Agustín de Hipona).

El matrimonio fue diseñado por Dios para el compañerismo y la ayuda mutua, el disfrute el uno del otro y también para la procreación, con la llegada de los hijos.

La meta de Dios para el matrimonio es que seamos uno, pero jamás quiso que fuéramos iguales. Todos necesitamos de la aportación del otro-a y de los demás para el desarrollo pleno de nuestra personalidad.

Para conseguir esto, hemos puesto en marcha diversos encuentros y reuniones (ver Calendario)