Misericordia por siempre

maxresdefault[1]

Bueno es Jehová para con todos, y sus misericordias sobre todas sus obras

Salmo 145:9

Texto Bíblico: Salmo 145:9 – “Bueno es Jehová para con todos, y sus misericordias sobre todas sus obras”

Introducción:

La paga del pecado es muerte. Esto lo afirma la Biblia claramente en el libro de Romanos capítulo 6 versículo 23. Si esto es así, ¿no se ha preguntado usted alguna vez por qué estamos aún vivos si somos pecadores?

Bien, la respuesta es:por causa de la misericordia de Dios.

Las personas que usualmente tienen por costumbre orar y elevar sus plegarias a Dios, mencionan bastante seguido la palabra misericordia. Pero, ¿qué es exactamente eso de la misericordia?

En estos estudios bíblicos vamos a ver qué dice la misma Biblia al respecto.

I. ¿Qué es la misericordia de Dios?

A. No-justicia vs. In-justicia

Volvamos a lo que dice Romanos capítulo 6 verso 23:“la paga del pecado es muerte”. En todos los países del mundo existen leyes que hay que cumplir. Si alguna persona infringe alguna ley, debe entonces pagar con alguna penalización ya sea monetaria, servicio social, prisión, y en algunas naciones hasta existe la pena de muerte. El pecado es una ofensa contra Dios y su ley, cuya única penalización posible es morir. Cada vez que pecamos, merecemos la muerte.

Entonces, la misericordia de Dios la podemos entender como esa virtud divina por medio de la cual Él detiene el juicio de muerte que merecemos como pecadores, y espera que nosotros tomemos el paso del arrepentimiento para así ya no tener que pagar con nuestra vida. Para que este arrepentimiento pudiera surtir efecto, ya Jesús pagó por todos nuestros pecados en la cruz y Su sangre es efectiva para limpiarnos aún hoy de todos ellos.

Esto no quiere decir que Dios esté siendo injusto, ya que si después de todas las oportunidades que Él nos da no nos arrepentimos, vamos a tener que pagar por nuestra maldad.

B. Es un deleite para Dios. Miqueas 7:18.

El Dios que tenemos es literalmente incomprensible. Es difícil entender cómo Él puede deleitarse en misericordia cuando día tras día los seres humanos fallamos incontables veces y hacemos lo malo delante de Dios. Dios prefiere la misericordia a estar enojado con nosotros. ¡Qué bueno es Dios! Esto es algo que debemos aprender también nosotros, preferir la misericordia, la compasión y el perdón antes que el enojo, el odio y las rencillas.

II. ¿Qué otras maneras tiene Dios para mostrar Su misericordia?

A. La salvación de nuestras almas. Tito 3:5

Dios, como mencionamos hace un rato, no solo espera que nos arrepintamos, sino que también realizó el sacrificio necesario para que tal arrepentimiento fuera efectivo.
B. Perdón. Nehemías 9:17.

En este pasaje del antiguo testamento, Esdras está confesando los pecados del pueblo de Israel a Dios. En el verso 17 dice “…Tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia…”. Aún después de haber recibido a Jesús en el corazón, podemos fallar porque somos humanos imperfectos, pero Dios nos perdona.

C. Compasión. Nehemías 9:31

También en este pasaje pero en el verso 31 habla de la clemencia de Dios. Dios es un Dios que tiene compasión del hombre porque se acuerda de nuestra frágil condición. Salmo 103:13-14.

D. Provisión. Mateo 5:45

Dios hace que el sol y la lluvia salgan sobre buenos y malos. El sol y la lluvia son necesarios para que la tierra de sus frutos, para que los animales sacien su sed y se alimenten, para que muchos procesos naturales se lleven a cabo y así el hombre tenga de donde tomar para proveerse de pan, agua, leche, etc.

Dios nos da todo por su misericordia.

E. Corrección. Job 5:17

La corrección de Dios es una muestra más de su misericordia. Si Él no tuviera cuidado en corregirnos, ¿quién sabe adónde estaríamos? Pero su corrección endereza nuestros pasos de modo que no vayamos en dirección a la perdición. Somos afortunados de que Dios nos corrija.

III. ¿Cuál debe ser nuestra actitud frente a tanta misericordia?

Por supuesto que hay muchas más muestras de la misericordia de Dios. Pero ahora la pregunta es, ¿nosotros cómo deberíamos actuar?

A. Ser misericordiosos. Oseas 6:6.

Dios espera que al darnos tanta misericordia, nosotros también demos misericordia a los demás. No puede ser que Dios sea bueno con nosotros y nosotros no lo seamos con el prójimo.

B. Tener una actitud de arrepentimiento. Pr. 28:13

No basta con aceptar que somos malos y que hemos hecho cosas indebidas, hay que cambiar el rumbo, dar un giro de 180° y dejar atrás aquello que no está bien, de esta manera, dice la Biblia que alcanzaremos misericordia.

C. No jugar con la misericordia de Dios. Hebreos 10:29

El tiempo que Dios espera para que nos arrepintamos debe ser aprovechado. Si jugamos con Su misericordia, sería como pisotear la sangre de Jesús que nos lava de nuestros pecados.

Conclusión:

La Biblia dice también que la misericordia de Dios es para siempre. Eso es absolutamente cierto. Los que no somos eternos somos nosotros los seres humanos. Así que debemos aprovechar este tiempo de gracia de Dios sobre nosotros para vivir arrepentidos y en paz con Él.

Si usted, estimado lector, sabe en su corazón que debe ponerse a cuentas con Dios, le invito a que lo haga lo antes posible. No sabemos cuándo sea el día en que Dios decida llamarnos a la eternidad, puede ser esta misma noche. Lo mejor es valorar la misericordia de Dios para agarrarnos de nuestra salvación e ir a habitar por siempre con Él cuando nos llame a Su presencia.

Querido lector, espero que estos estudios bíblicos hayan sido de bendición para usted. Recuerde que la misericordia y el amor de Dios nos guían al arrepentimiento. La salvación de su alma es el propósito principal de estos mensajes cristianos.

Bendiciones!

La Misericordia De Dios En Romanos Parte 3– Pastor Andrés Portes

Anterior Siguiente