nomiraratras

Olvidando lo que queda atrás

Para seguir a Cristo es necesario no mirar atrás

Lucas 9:57-62
9:57 Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. 
9:58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 
9:59 Y dijo a otro: Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 
9:60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. 
9:61 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa.
9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Introducción:

Seguir a un maestro significaba aceptar su enseñanza, pero cuando lo acompañaban, se suponía que los discípulos caminaban literalmente detrás de él, hacia un lado o el otro. Los alumnos también servían a su maestro en muchas formas prácticas, desde acomodar los bancos en el cuarto que se usaba para la enseñanza hasta cocinar para él. Era una práctica común en tiempos de Jesús.
Jesús hace un llamado para que lo sigan. Y seguir a Cristo significaba creer que Él era el Mesías, el Ungido, el enviado de Dios. Por ende significaba su salvación. Igualmente como en nuestros días había mucha incredulidad, mucha comodidad, excusas, religiosidad.

I. PARA SEGUIR A CRISTO HOY NO BASTA SOLO ENTUSIASMARSE. VS. 57-58.

A. Uno se le acercó a Jesús y le manifestó el deseo de seguirlo a donde ellos fueran v.57

1. Mateo 8:19 lo identifica como un escriba. Este hombre estaba rompiendo con sus colegas escribas al declarar públicamente su deseo de seguir a Jesús.
2. Jesús sabía que este escriba no había tenido en cuenta el costo de los términos de sufrimiento y dificultades. Solo era una emoción, un entusiasmo.

B. Jesús le expresa que el Hijo del Hombre (el Mesías) quien es Rey no tiene un lugar donde reposar. v. 58

1. Hijo del Hombre. Habla de la humanidad de la persona de Jesús.2
2. Es ilustrado con dos ejemplos de la misma naturaleza:

2.1 Las zorras tienen sus guaridas o sus moradas.
2.2 Las aves de los cielos tienen nidos.

3. El que seguía a Cristo no tenía una almohada suave o una casa cómoda. Tenía que depender
de otros para que lo hospedaran.
4. Algunas personas podían estar pensando que había algún futuro en seguir a este hombre llamado Jesús. Especialmente porque los judíos esperaban la liberación de su pueblo. Y esperaban un reino próspero donde este hombre se emocionaba verse como parte de sus discípulos como algo que iba a recibir en ese reino. Jesús no lo rechaza a él pero le hace ver el costo de seguirlo.

C. Aplicaciones: Cuando escuchamos cualquier predicación o enseñanza no basta con emocionarse para ser salvo. No porque a usted le gustó ya está bien. No debemos aceptar la invitación del evangelio por intereses materiales. Debemos saber que seguir a Cristo tiene un costo pero comparado a la salvación es algo que vale la pena.

II. PARA SEGUIR A CRISTO HOY NO DEBEMOS POSPONER NUESTRA OBEDIENCIA.
VS. 59-60.

A. Jesús ahora le hace otro llamado: Sígueme. Este no ofreció su ida voluntariamente sino lo condicionó. El llamado que Jesús le hizo no solo fue para seguirlo sino para predicar el mensaje de Jesús: El Reino de Dios.
B. Había una dificultad para no obedecerlo. Al parecer su padre no estaba muerto sino que estaba anciano y que pronto estaría libre para predicar el reino de Dios. Tenía una excusa familiar.
C. La respuesta de Jesús fue que los muertos entierren a sus muertos. Y tú ve y anuncia el reino de Dios. v.60.

1. Jesús usó la palabra “muertos” en dos sentidos: material y espiritual. Los espiritualmente muertos deben enterrar a los muertos físicamente. Tenía que ver con prioridades.
2. Tenía que ver con prioridades y lo que el hijo quería era demorar. Predicar el Reino de Dios era más importante que no podía esperar.

D. Cuantos de nosotros al recibir el llamado de Dios también ponemos excusas para posponer nuestra decisión. “Un día lo voy a hacer, cuando haya arreglado esto. Sí lo voy a hacer, pero otro día”. Esto refleja que Dios no tiene el primer lugar de su vida.

III. PARA SEGUIR A CRISTO HOY EN DÍA, NO TENEMOS QUE MIRAR LAS COSAS DE
ESTE MUNDO SINO A CRISTO. VS. 61-62.

A. Otra persona le dijo a Jesús: Te seguiré, Señor. Curiosamente usa este término.
B. Pero pide tiempo para ir a despedirse de su familia. Usted sabe cómo son las despedidas familiares. Se llora, se abrazan, se hace el cuestionamiento porque te vas a ir, mira aquí estás bien, etc.
C. La respuesta de Jesús: Ninguno, que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás es apto para el reino de Dios. v.62. El agricultor de Palestina que realizaba su faena guiando el arado con una mano y con la otra dirigiendo el buey; no podía quitar sus manos de las riendas ni del arado para no apartarse de la línea trazada para el surco. De la misma manera, el discípulo que fácilmente se aparta del reino no es digno de él.
D. Jesús sabía que la mirada no la tenía en el llamado que le estaba haciendo, sino en su familia. Recuerde la historia de la esposa de Lot en Sodoma y Gomorra. Se volteó a ver, pensando en sus posesiones materiales, amigos o amigas, recuerdos etc. Se convirtió en una estatua de sal.

CONCLUIR

1. Dios sigue llamando a que todas las personas vengan a Cristo para ser salvos de la condenación eterna.
2. Los siervos y siervas siguen compartiendo el mensaje de la invitación de Dios.
3. Hoy usted está aquí o nos escucha por la radio e Internet. No es una casualidad que usted esté ahora mismo en este lugar. Puede ser que vino por iniciativa propia o alguien lo invitó.
4. ¿Qué respuesta le dará al Señor? “Sígueme”, o seguir tal como está. O decirle “Señor, aquí está mi vida, me rindo a tus pies, haz lo que tú quieras conmigo. Te voy a seguir, quiero obedecerte hoy”. La invitación es de Dios. Recíbela hoy, abra su corazón a Dios. Hay oportunidad para usted, Dios le ama.

UN ÚLTIMO AVISO

Filipenses 3:8-14
3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,
 3:9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;
 3:10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte,
 3:11 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.
 3:12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.
 3:13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
 3:14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Como cristianos nuestro deseo es llegar a la excelencia del conocimiento de Cristo, nuestro Señor, y todo lo demás carece de importancia, pero reconocemos que aún no lo hemos alcanzado y por eso es necesario hacer solo una cosa, olvidar lo que queda atrás y seguir adelante.

Aquí te dejo un estudio de cosas en nuestra vida que nos impiden seguir adelante y que nos llevan a mirar atrás con sus consecuencias.

Anterior Siguiente