Olvidarás a Dios

noolvides

Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy;

Deuteronomio 8:11

por Dr. Christopher L. Cagan
Un sermón predicado en el Tabernáculo Bautista de Los Ángeles
La Mañana del Día del Señor, 4 de agosto 2019

“Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre” (Deuteronomio 8:11-14).

La palabra hebrea traducida “olvidar” es “shakach”. También se puede traducir “dejar de preocuparse, parar de preocuparse”. Eso es lo que hizo el pueblo de Israel. Recordaron algunos hechos acerca de Dios. Recordaron parte de su historia. Pero dejaron de preocuparse por Dios. La mayoría de ellos se volvieron hacia otros dioses. Casi todos vivían como si el verdadero Dios no fuera importante. Olvidaron a su Dios.

Hay diferentes tipos de olvido. Está el olvido normal y cotidiano. Olvidamos las cosas todo el tiempo. ¿Has tratado de recordar, pero no estaba en tu mente? Se escapó. Puede ser un nombre, o un número, o donde pones algo. Tal vez lo aprendiste hace mucho tiempo, o hace unos minutos, pero de repente no está ahí. Puede ser frustrante. A mí me pasa. Te pasa a ti.

Nuestro texto no habla del olvido que todo el mundo tiene. No es la falta de mente lo que viene cuando envejeces. Este es un olvido más profundo. Puedes recordar algunos hechos, algunas cosas que sucedieron. El pueblo de Israel lo hizo. Pero esas cosas están atrás en tu mente, no en el frente. ¡Puedes recordarlo, pero de una manera más profunda te olvidas! Este tipo de olvido es dejar ir. Dejas de pensar mucho en algo. No está en tu mente. Todavía lo recuerdas como un hecho, pero lo dejaste ir. “Dejas de preocuparte”. Deja de preocuparte por eso. Déjame decirte lo que quiero decir.

Fui a la secundaria hace casi cincuenta años. Durante cuatro años, de lunes a viernes, todas las semanas, estuve en la misma escuela y en las mismas clases con la misma gente. Sabía mucho de ellos. Todos sabíamos el uno del otro. Cuando llegó la graduación, nuestros días de escuela secundaria habían terminado. No nos veríamos mucho. Algunas personas lloraron. Se escribieron notas el uno al otro: “Amor siempre” o “Amigos para siempre”. Pero sólo unos pocos se quedaron cerca.

Me puse en una lista electrónica de mi clase de secundaria. Unas dos veces al año alguien mira mi nombre. Eso no es mucho. ¡Pero hay algunas personas que actúan como si aún estuvieran allí! Envían mensajes. Cuentan lo que les pasó. Quieren reunirse. Planifican reuniones e invitan a todos. La secundaria sigue en el frente de su mente. No lo olvidaron.

Sí, recuerdo mi tiempo en la secundaria. Recuerdo algunos de los nombres y algunas de las cosas que pasaron. Pero no pienso mucho en eso. Ahora no afecta mi vida. Está en mi mente, pero ahora no importa. Recuerdo algo de eso, pero como el pueblo de Israel, lo “olvidé”. Esta noche quiero darte dos puntos sobre ese tipo de olvido.

I. Primero, el pueblo de Israel olvidó a su Dios.

Después de la muerte de Moisés, el pueblo entró en la Tierra Prometida. Pero más tarde olvidaron al Dios que los trajo. Pronto se volvieron hacia otros dioses. La Biblia dice:

“los hijos de Israel lo malo ante los ojos de Jehová, y olvidaron a Jehová su Dios, y sirvieron a los baales” (Jueces 3:7).

No era olvido normal. Todavía recordaban algunos hechos acerca de Dios. Pero ellos pararon de adorarlo. Ellos “dejaron de preocuparse”. Pararon de preocupar. Por eso adoraban al falso dios Baal. No era algo que hicieron una vez y dejaron de hacer. Lo hicieron durante muchos años. No fue fácil olvidar. Estaba en lo más profundo de sus corazones.

¿Cómo sucedió esto? Nuestro texto dice:

“Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre” (Deuteronomio 8:11-14).

¡Eso es exactamente lo que hicieron! Se establecieron en la Tierra Prometida con sus casas y sus rebaños y su plata y oro. Eran felices en sí mismos. Sus corazones fueron orgullosos. No necesitaban a Dios. Lo dejaron ir. Dejaron de importarles.

Sí, recordaron en sus mentes que Dios los había sacado de Egipto. Lo oyeron una y otra vez en la Pascua. Sabían algo sobre el verdadero Dios. Después de todo, el Tabernáculo estaba allí. Y todavía había algunas personas en Israel que adoraban al verdadero Dios. Así que la gente sabía algo acerca de Él. Lo que hicieron no fue olvido normal. Era mucho más profundo. Dejaron a Dios fuera de sus pensamientos. Lo dejaron fuera de sus vidas. Dejaron de preocuparse por Él. “Olvidaron” a su Dios.

II. Segundo, ¿olvidarás a tu Dios?

¿Por qué estoy hablando de esto? Dices: “No he olvidado a Dios.” Pero debo advertirte. Es muy posible que lo olviden. “Olvidar” es un problema importante en nuestra iglesia. No sólo se aplica a Dios mismo. Se aplica a tu vida y a tu cultura. El domingo pasado por la noche prediqué un sermón: “Cómo ser un cristiano exitoso”. Te pedí que leyeras la Biblia y la meditaras todos los días. Te pedí que oraras todos los días. Te pedí que leyeras los manuscritos del sermón todas las semanas. Seguí diciendo “cada uno”, porque “cada” es lo que hace un cristiano fuerte. Una persona torcida y emocional puede hacer algo una vez. Hablo de los hábitos de tu vida. Hablo de la cultura de la iglesia. Cualquiera puede oír algo y marcharse. Pero ¿lo harás y seguirás haciéndolo? La Biblia dice:

“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra, pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era” (Santiago 1:22-24).

Si oyes algo y te vas sin hacerlo, eres un olvidador. Has olvidado lo que oíste. La Biblia dice que eres como un hombre que se mira en un espejo y se aleja, olvidando cómo es. Entonces la Biblia dice,

“Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.” (Santiago 1:25).

Si haces lo que dice la Biblia, no serás un olvidador.

¿Qué quiero decir, no lo olvides? Me refiero al verdadero y profundo olvido. Quiero decir, no olvides sobre algo cuando el predicador no está hablando de ello ese día, ¡o esa semana! No pares de preocuparte, no te “dejes de preocuparte” sólo porque no está justo frente a ti ese día.

¿De qué estoy hablando? Empecemos con las cosas simples de la vida cristiana. Sigue leyendo tu Biblia todos los días. Sigue meditando en la Biblia todos los días. Sigue orando todos los días. Sigue llegando a las reuniones a tiempo. Sigue leyendo los manuscritos del sermón cada semana. Si fallas una vez, no te rindas. Levántate y hazlo bien la próxima vez.

Tarde o temprano los sermones no predicarán sobre esas cosas. Predicaremos sobre otras cosas. ¿Los recordarás y los harás de todos modos, a pesar de que no hemos predicado sobre ellos durante meses, o dejarás de preocuparte? ¿Detendrás de preocuparte? ¿Te olvidarás?

¿Te olvidarás de apoyar a tu iglesia? Habéis oído que los cristianos estaban “unánimes” el día de Pentecostés (Hechos 2:1). Sabes que la Biblia dice: “que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer” (I Corintios 1:10). Sabes que la Biblia dice: “fijéis en los que causan divisiones…apartéis de ellos” (Romanos 16:17).

Sí, sabes estas cosas. ¿Pero los recordarás o los olvidarás? Chan el apostata y sus seguidores oyeron estas cosas. Todavía los recuerdan en sus mentes. Pero los “olvidaron” cuando llegaron sus momentos. Dejaron de importarles. Pararon de importarles. Olvidaron lo que dice la Biblia. Se olvidaron de Dios. ¿Y tú?

Dices: “No lo olvidaré”. ¿Pero olvidarás años a partir de ahora cuando no estemos predicando sobre las divisiones de la iglesia y la lealtad de la iglesia? No predicaremos sobre eso para siempre. Predicaremos sobre la salvación. Predicaremos sobre el evangelismo. Predicaremos sobre profecía. Predicaremos sobre las grandes verdades de la Biblia. ¿Qué harás cuando te hagan la prueba? ¿Lo recordarás o lo olvidarás?

¿Por qué es tan importante? Porque es la diferencia entre un buen cristiano y una persona torcida y emocional. Puedes escucharlo todo y aplaudirlo todo, pero si lo olvidas más tarde, incluso si todavía puedes decir el versículo bíblico, no te hará ningún bien. Es la diferencia entre una buena cultura y una mala. Es la diferencia entre una buena iglesia y un desastre en el centro de la ciudad. Si lo olvidas todo, nunca serás un cristiano fuerte. Nunca tendremos una buena cultura. Nunca tendremos una iglesia fuerte. ¡Que Dios nos dé una buena iglesia!

¿Por qué es tan importante recordar y olvidar? ¡Porque te costará tu alma! Algunos de ustedes aquí todavía están perdidos. No has confiado en Jesús. Has oído que eres un pecador. Has oído que no puedes salvarte por ti mismo. Sabes que Jesús murió en la Cruz para pagar por tu pecado. Sabes que derramó su Sangre para lavar tu pecado. Sabes que necesitas confiar en Jesús. Has oído estas cosas muchas veces. Los recuerdas en tu mente. Puedes repetirlos con la boca.

¡Pero no has confiado en Jesús! ¿Por qué no? ¡Porque has olvidado la verdad! Lo olvidas en cuanto salgas de una reunión. Eres como el hombre de la Biblia que se mira en un espejo y se aleja, olvidando cómo es. Recuerdas las palabras en tu cabeza, pero has olvidado lo que significan. Olvidas al Dios que los habló, y olvidas al Jesús que murió por ti. ¿Por qué? Porque no te importa. Olvidas de la misma manera que lo hicieron los israelitas. Dejas de importarte. Paras de preocuparte. No estás convertido porque realmente no te importa. No quieres que seas salvo. Sí, sabes que no estás salvo. Te gustaría terminar con esto y seguir con tu vida. Pero no te importa tu alma. Si recordaras tu pecado de una manera real, serias salvo pronto. Si recordaras a Jesús de una manera real, pronto te convertirías. El problema es que te olvidas. Deja de importarte. Realmente no quieres recordar, porque no es importante para ti.

Espero que sea importante para algunos de ustedes. Espero que te preocupes por tu alma. Jesús se preocupa por tu alma. Por eso murió por ti. Si desea hablar con nosotros acerca de confiar en Jesús, por favor venga y párese al frente de la sala ahora. Amén.

Charles Stanley en Español 2021 Cuando Todo Marcha Bien, ¿Bajamos La Guardia?

Anterior Siguiente