Preparados para crecer

creciendo

hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Efesios 4:13

Significado del termino Crecer:

  1. Aumentar el tamaño del organismo de un ser vivo.
  2. Aumentar la cantidad, el tamaño, la intensidad o la importancia de una cosa.

Todos los jóvenes podemos crecer personalmente, familiarmente, profesionalmente, económicamente y también espiritualmente.

Como personas debemos experimentar un crecimiento constante en diversas áreas de nuestra vidas. Si llegamos a un punto de “No crecimiento” nos encontramos en un estancamiento, y el ser humano está diseñado para no estar quieto, ni parado, ni estancado, y cuando nos encontramos así sentimos una frustración interna, no nos hallamos, no le encontramos sentido a muchas cosas, no nos sentimos bien ni conformes con lo que hacemos.

y muchas veces podemos llegar a sentir que nuestra vida no tienen rumbo y perdemos nuestra motivación

Queremos empezar haciéndonos una pregunta:
¿En el último año cuánto hemos crecido?

Personalmente ya has conseguido lo que hace un año o incluso varios años,  te propusiste en tu corazón?
Un título académico, un puesto laboral, una empresa, una meta. Etc.

Si tu respuesta es dudosa porque te hubiese gustado crecer más, o porque consideras que has crecido poco. No te preocupes y por eso vamos a compartir un dato curioso.

El bambú japonés

Es un caso extraordinario y que nos enseña una importante lección. Cuando un cultivador planta una semilla del árbol, no crece inmediatamente. Ni siquiera crece en las siguientes semanas.
No importa cuánto se lo riegue o abone. El bambú no crecerá ese año. Tampoco en el siguiente. Porque el bambú tarda siete años en salir a la superficie. El cultivador inexperto pensará que la semilla ha muerto. Pero pensar de esta forma es un error. Porque el bambú necesita de 7 años de cuidados para salir a la superficie.

Durante esos 7 años el bambú genera sus raíces, se carga de la energía necesaria para crecer. Porque después de ese período, el árbol crecerá 30 metros en sólo 6 semanas.
Después de 7 años de preparar el suelo, fortalecer sus raíces y generar todo lo necesario para su crecimiento, el bambú sale a la superficie para mostrarse sano y fuerte.

Con este dato queremos compartir 3 puntos que necesitamos vivir para experimentar el crecimiento en mi vida.

1- Necesitamos primero morir

Juan 12:24 
24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

Si verdaderamente anhelas crecer y ver el resultado y el cambio en tu vida, debes entender que primero debes morir.
La vida cristiana es un morir para volver a vivir.

2 Corintios 5:17
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Es necesario que yo cada día mengue, para que el carácter de Jesús crezca en mi.

muchas veces en nuestro interior sabemos que necesitamos cambiar ciertas cosas en nuestra vida y que en Dios esta la solución, pero por esquemas o  razonamiento creemos que no somos actos para buscar a Dios. Pensamos que cuando cambiemos entonces si podemos ir a la presencia de Dios. Ignorando que es la presencia de Dios la que me cambia, que no soy yo, es Dios el que me puede cambiar.

2- Debemos echar fuertes raíces

Mateo 13:3-9

3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. 4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. 5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; 6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. 7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. 8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. 9 El que tiene oídos para oír, oiga.

Como en el caso del bambú debo ocuparme en echar raíces y buenas raíces si quiero crecer.
Esas raíces deben alimentarme y darme seguridad y estabilidad. y solo CRISTO puede hacer esto en nuestras vidas.

3- para crecer debo conocer la voluntad de Dios

Romanos 12:2
2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Cuando yo entiendo que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta, entonces todo fluye porque deposito mi confianza plenamente en el Señor.

Si queremos madurar y crecer, debemos entender  en los procesos que Dios nos pone para ello, son procesos que cuestan esfuerzos y compromiso.

Mateo 5:37
Cuando ustedes digan “sí”, que sea realmente sí; y, cuando digan “no”, que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno.

Cuando adquirimos un compromiso con una persona debemos cumplir, los cristianos no estamos para quedar mal, somos representantes de Dios. Y mucho más debemos cumplir cuando el compromiso es directamente con Dios.

Hay personas que Dios pone en nuestra vida para des acomodarnos, para desafiarnos y/o para tratarnos, aveces son nuestros propios padres, algún familiar, en vecino, un profesor, un compañero o a veces un líder espiritual, que con diferentes circunstancias tratan nuestro carácter y quizás en el momento no es agradable, pero forma parte del crecimiento.

Todos necesitamos crecer, Dios a veces nos trata como las águilas tratan a sus polluelos para que dejen el nido, venga salga, vuele y vuele como un águila imperial. Porque para eso has nacido, para volar!

Que cuando la gente te quiera ver, tenga que inclinar la cabeza hacia arriba, porque estas en lo alto. allí Dios te quiere poner!

Recuerda que nuestro objetivo es llegar a la estatura del varón perfecto, que es nuestro Señor Jesucristo,


Creciendo a través de la Palabra de Dios – Sugel Michelén

Anterior Siguiente