¿Qué quieres que haga?

quequieres quequieresenbraille

brai1
brai2
brai3

¿Has entendido lo anterior?, ¡Utiliza tu vista ahora!

¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.

MARCOS 10: 46-52

INTRODUCCIÓN: Son muchas las personas cristianas y no cristianas que esperan y quieren que Dios haga algo en sus vidas, hogares, familia, negocio, empleo, profesión, ministerio, iglesia y en otras áreas de la vida. Por ejemplo; el que está enfermo quiere que Dios lo sane, el que tiene una deuda quiere que Dios le haga un milagro económico, el que tiene problemas quiere que Dios se los resuelva, el que se encuentra en un callejón sin salida quiere que Dios le dé la salida y le abra caminos, el que lleva una vida desordenada en el vicio quiere que Dios lo transforme y así sucesivamente. Veamos:

1. LA SITUACIÓN DE BARTIMEO (Vr. 46)

A. DE JERICÓ: Significa la ciudad de la luna, es la cuidad más antigua del mundo y de renombre mundial, conocida como la ciudad de las palmeras, a unos ocho kilómetros al o este del Jordán y unos veinticuatro al nordeste de Jerusalén.

B. HIJO DE TIMEO: De hecho en arameo así significa el nombre Bartimeo (hijo de Timeo).

C. CIEGO: Tenía un problema físico. Hay una peor ceguera que la ceguera física que tenía Bartimeo; la ceguera espiritual (2 Pedro 1: 9; Apocalipsis 3: 17) producida por el dios de este siglo; Satanás (2 Corintios 4: 4) y por causa del pecado (1 Juan 2: 11). La buena noticia es que el único medicamento, colirio para curarla se llama JESUCRISTO y sin contraindicaciones.

D. SENTADO JUNTO AL CAMINO: Esto muestra la situación humillante, degradante y vergonzosa en la cual este hombre se encontraba. Imagínate los señalamientos, la pena moral, la soledad, el rechazo, los complejos y prejuicios por causa de esta situación.

E. MENDIGO: Tenía un problema económico (por decirlo de una manera). Era una persona pobre, necesitada, indigente, limosnero, pordiosero que vivía de las limosnas, de lo poco que recogía, que le daban. Estaba a la expensas de los demás. Era común la presencia de mendigos en las afuera de la ciudad, junto al camino que tomaban los peregrinos cuando viajaban a Jerusalén y Bartimeo es prueba de esto.

2. LA ACTITUD DE BARTIMEO (Vr. 46-50)

A. SE ENTERÓ DE LA VISITA DE JESÚS (Vr. 46, 47): Cuando Bartimeo se enteró que Jesús el hijo de Dios estaba en Jericó ya Él venía saliendo de la ciudad; con la diferencia que cuando entró lo hizo solamente con los discípulos; ahora está saliendo también con los discípulos pero acompañado de una gran multitud que le seguía y proclamaban “Jesús de Nazaret (Nazareno) “(vr. 46, 47). ¡Donde llega Jesús se aglomeran las multitudes! Personaje que movió verdaderamente las masas fue Jesucristo (Mateo 14: 14; 15: 33 Lucas 5: 1, 3)

B. OYÓ QUE ERA JESÚS NAZARENO (Vr. 47a): lo más probable es que la multitud que acompañaba al hijo de Dios cuando salían de Jericó venían proclamando y confesando “Jesús de Nazaret (Mateo 2: 23). Nazaret era una población poca conocida que no se menciona en el Antiguo Testamento que se convirtió en el pueblo de Jesús (Mateo 13: 54-57; Lucas 2: 39; 4: 16-24; Juan 1: 45, 46). Por eso llegó a ser llamado Jesús Nazareno (no se encuentra en el A.T), pero sí se refiere posiblemente a varias predicciones por los profetas de que el Mesías sería despreciado (Salmos 22: 6; Isaías 53: 3) y en el Nuevo Testamento Jesús Nazareno era prácticamente sinónimo de desprecio (Juan 1: 45, 46). Este fue el nombre que llegó a oídos de Bartimeo, sin embargo; el nombre o título que confiesa es “Jesús hijo de David” (vr. 47, 48), el termino mesiánico entre los Judíos (Jeremías 23: 5, 6; Ezequiel 34: 23, 24). Así lo estudiaremos más adelante.

C. COMENZÓ A DAR VOCES (Vr. 47b, 48):Dar voces significa gritar (DHH), clamar, decir, llamar, confesar, declarar. Esta fue la primera iniciativa de Bartimeo

JESÚS: Sabemos que este nombre significa Salvador. Así lo hizo saber el ángel Gabriel a María aun antes del nacimiento de Jesús (Lucas 1: 26-35; 2: 21), fue confirmado por los pastores de la región (Lucas 2: 8-12) y ratificado el día que lo circuncidaron (Lucas 2: 22).
HIJO DE DAVID: No que David era el padre de Jesús como lo pensaron los Fariseos (Mateo 22: 41, 42), más bien era el término, titulo, nombre mesiánico entre los judíos (Jeremías 23: 5, 6; Ezequiel 34: 23, 24), para indicar que Jesús es el Mesías, Ungido (Cristo) y fue la más significativa confesión de todas desde que Jesús inicia su marcha hacia la cruz.
Recordemos que cuando Jesús venía saliendo de Jericó el nombre que Bartimeo escuchaba era Jesús de Nazaret (Nazareno), sin embargo; el nombre que usó para dirigirse a ÉL fue hijo de David (vr. 47, 48) el término mesiánico entre los judíos: Mesías, Ungido, Cristo. Quiere decir entonces que Bartimeo SABÍA QUIÉN ERA JESÚS y no era un personaje extraño para él. ¡Jesús no es un mito, cuento una leyenda, historia, fantasía, religión, invento de los hombres ni mucho menos el primer revolucionario en el mundo; sino el Cristo, Mesías, Ungido!

D. PIDIÓ MISERICORDIA DE MÍ: El término hebreo es “chesed” y el griego es “eleos” que significa clemencia, ternura, compasión, piedad, bondad, amor intenso, buena voluntad, benevolencia divina. Es interesante resaltar que Bartimeo no renegó, culpó, cuestionó, interrogó, murmuró, maldijo, sino que más bien clamó y pidió misericordia. Tal vez decía: “Jesús mira mi situación física (ciego), económica (mendigo) pero ten misericordia de mí” (vr. 47, 48). ¡La miseria es el objeto y la ocasión de la misericordia! Esta debe ser la actitud aun en los momentos difíciles, en los quebrantos de salud, en los problemas económicos y de cualquier otra índole: clamar por misericordia, en vez de cuestionar, culpar, renegar, interrogar y murmurar del Señor nuestro Dios. La misericordia de Dios es uno de sus más grandes atributos morales: porque tienen características humanas (Dios es amor, compasivo, perdonador; el hombre también tiene la capacidad para amar, perdonar y ser compasivo). Por Su misericordia respiramos, vivimos, existimos, comemos, vestimos, tenemos techo, somos salvos, etc., (Tito 3: 5).

De hecho Dios hace misericordia a millares (Éxodo 20: 6; Deuteronomio 5: 10), tiene misericordia del que tenga misericordia (Éxodo 33: 19; Romanos 9: 15), Sus misericordias son nuevas cada mañana (2 Samuel 24: 14), para siempre es Su misericordia (Esdras 3: 11), grande es Su misericordia (Nehemías 9: 17; Salmos 103: 8), predicó el evangelio e hizo sanidades, milagros movido por Su misericordia (Mateo 9: 35-38; 18: 27; Marcos 1: 41), las cosas dependen de Dios que tiene misericordia (Romanos 9: 15, 16). Además Su misericordia es de generación en generación (Lucas 1: 50), es rico y de entrañable en misericordia (Efesios 2: 4; Colosenses 3: 12), padre de misericordias (2 Corintios 1: 3), Su misericordia es alcanzable si nos acercamos a Él (Hebreos 4: 16), renacemos según Su grande misericordia (1 Pedro 1: 3).

D. NO DEJÓ QUE NADA SE INTERRUMPIERA EN SU CAMINO HACIA JESÚS (Vr. 48): La multitud que reprendían a Bartimeo para que callase no fue impedimento para que él se acercarse a Jesús el hijo de Dios (vr. 48-50). Ni siquiera su capa (vr. 50): en esto Bartimeo obró de manera muy diferente al joven rico (Marcos 10: 17-22). De hecho la capa era tan importante para el mendigo y ciego Bartimeo como las fincas y las casas para el Joven rico; pero no dudó un momento en abandonarlas con tal de llegar más aprisa a los pies del Señor y Maestro (vr. 50, 51). También nosotros hemos de despojarnos del manto de la autosuficiencia, “de todo peso y del pecado que nos asedia” (Hebreos 12: 1), para ir en seguimiento de Jesucristo.

3. LA INTERVENCIÓN DIVINA (Vr. 49-52)
A. JESÚS SE DETUVO Y MANDO A LLAMARLO (Vr. 49, 50): Se interesó y le prestó atención muy a pesar de la situación que tenía Bartimeo: ciego, mendigo y tirado junto al camino. Esta iniciativa divina hizo que animaran al ciego Bartimeo, arrojó (se despojó) de su capa (manto), se levantó y lo llevaron a Jesús (vr. 49, 50). Aunque te sientas rechazado, solo, desamparado, olvidado, nadie te tiene en cuenta ni se interesa por ti, JESUCRISTO sí.

B. JESÚS ESTUVO A SU DISPOCISIÓN (Vr. 51): Esto lo vemos reflejado en la pregunta que el hijo de Dios le hizo al ciego Bartimeo: ¿QUÉ QUIERES QUE TE HAGA? ¿Qué quieres que haga por ti? (DHH). ¿Qué deseas que haga por ti? (LBLA). ¿Qué puedo hacer por ti? (otra traducción). De hecho lo que Bartimeo quería que Jesús hiciera en él y por él lo recibió y fue una realidad en su vida: “recobrar la vista” (vr. 51b, 52). ¡Quería que Jesús lo sanara y lo sanó, quería que Jesús le devolviera la vista y se la devolvió! Quería estar capacitado para ganarse la vida sin ser una carga para otros. ¡Qué ejemplo!

C. RECOMPENSÓ SU FE (Vr. 52): La fe de Bartimeo fue recompensada inmediatamente con su sanidad de la vista. La palabra “Fe” viene del griego “pistis” que significa convicción, confianza, creencia, dependencia, integridad y persuasión. “Pistis” es el principio divinamente implantado de confianza interior, seguridad, dependencia en Dios y en todo lo que Él dice. La palabra algunas veces indica el objeto o el contenido de la creencia (Hechos 6: 7; 14: 22; Gálatas 1: 23).

Aquí tenemos un necesitado perseverante que “pide con fe, no dudando nada” (Santiago 1: 6), obteniendo lo que más necesitaba: su vista (vr. 52). No fue su importunidad lo que le sanó de la vista, sino la fe o más bien la gracia de Cristo que puso en acción la fe del mendigo. También resaltamos la actitud e iniciativa de Bartimeo cuando recobró su vista al seguir a Jesús (vr. 52). El hombre que estaba tirado, mendigando junto al camino ahora en actitud de sincero agradecimiento está “SIGUIENDO” al hijo de Dios en el camino. Tan pronto como recobró la vista, hizo muy buen uso de ella. ¡Este es uno de los propósitos de la bendición divina! Usted que hasta ahora ha estado junto al camino (simpatiza con el evangelio, cantan alabanzas, asisten a los eventos cristianos), es tiempo de empezar a seguir a Jesús en el camino.

CONCLUSIÓN: Usted que es un esclavo del vicio, estas desesperado, preocupado, intranquilo, sufres de temores, complejos, prejuicios, estás cansado, angustiado, triste, acongojado, desanimado, herido, sufrido, nervioso, enfermo, no sabes que hacer, estas en un callejón sin salida, tienes un problema físico, personal, familiar, económico, jurídico, espiritual, sentimental, estás pensando salir corriendo (huir), dejarlo todo, suicidarte, las circunstancias difíciles, adversas, desfavorables te acosan, eres infeliz en la vida, te persigue el pasado, haz fracasado en el hogar, matrimonio, negocio y en la vida ¿QUÉ QUIERES QUE DIOS TE HAGA? ¡Dios puede hacerlo de nuevo! ¡Si Él quiere hacerlo nadie lo impedirá! (Salmos 135: 6; Daniel 4: 35b; Mateo 8: 1-3). ¿Puedes creerlo? ¡Al que cree todo le es posible! (Marcos 9: 23-27). ¡AMÉN QUE SÍ!

AUTOR: PrediCantor Garys Leandro

Algunas curiosidades:
¿Sabías que una Bíblia en braille está compuesta por 32 tomos, pesa 36 kilos, mide 1,40 metros colocada en una estanteria y que su precio de producción es de 330,00 €?


Anterior Siguiente