Sentados con Cristo

efesios26

y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

Efesios 2:6

Sentados con Cristo en el Cielo

“Nos dio vida juntamente con Cristo” (Efesios 2:5).

La nueva vida que hemos recibido como cristianos, es una vida espiritual impartida a través de nuestra identificación con Cristo en Su muerte y resurrección. Esta identificación con Él en Su muerte rompió el poder del pecado que mora en nosotros. Además, nuestra identificación con Cristo en Su resurrección resulta en la nueva vida en Cristo (Romanos 6:3, 4).

Usted ha sido completamente salvo por la gracia y el resultado actual es que usted sigue siendo salvo.

El apóstol Pablo no podía haber declarado en términos más fuertes y más claros el estado interminable del creyente en la salvación. Nuestro estado pasado, presente y futuro de la salvación depende de una sola cosa, nuestra apropiación por la fe de Jesucristo como nuestro Salvador, el día que nosotros primero creímos en Él. Nosotros hemos recibido la salvación por el acto inicial de fe en Cristo.

Cuando nosotros nacimos de nuevo, se nos dio vida espiritual. El Espíritu Santo imparte vida para nosotros, como resucitar a los muertos. Cristo comunica vida a nosotros, como lo hizo con el hombre muerto, Lázaro (cf. Rom. 6:6-8, 8:11; Gál. 2:19-20; 2 Cor. 5:14; 1 Cor. 15:22 – 23, Col. 2:12, 2 Tim. 2:11 ff).

Debido a nuestra unión vital con Cristo, Su muerte es nuestra muerte, Su vida es nuestra vida, y Su exaltación es la nuestra. Nuestra posición física puede estar en la tierra, pero nuestra posición espiritual esta “en los lugares celestiales en Cristo Jesús”.

Todos los verbos en lo que respecta a nuestra unión vital en Cristo están en el tiempo pasado. El apóstol Pablo está declarando lo que ya ha tenido lugar, no lo que es el futuro. Nosotros estábamos muertos espiritualmente, y cuando Cristo vino a nuestras vidas recibimos vida espiritual. Nosotros estamos sentados espiritualmente en Su presencia en este instante alabándole y sirviéndole a Él.

El creyente esta vitalmente relacionado con el cuerpo, cuya cabeza es Cristo. La vida de todo el cuerpo está en la cabeza, y por lo tanto, cuando se levantó la cabeza, el cuerpo se levantó. El primero en levantarse de los muertos fue Cristo. Entonces, para los que estamos en Cristo, nuestra posición delante de Él no cambia, somos salvos, justificados, redimidos, resucitados y se nos ha hecho sentar juntamente con Él.

Pablo describe esta nueva vida en Cristo como “resucitados con Él.” Ahora tenemos esta vida en un sentido espiritual presente, y esperamos también la futura resurrección corporal. Cristo nos dio vida, aun estando nosotros muertos en nuestros delitos y pecados. El logró esta resurrección espiritual por el poder del Espíritu Santo.

Nuestra resurrección espiritual nos coloca en la unión con Cristo. Dios nos dio vida juntamente con Cristo. Ahora estamos unidos con Él (Efesios 1:22-23), y ahora compartimos Su vida y el poder de la resurrección (vv. 19-20).

“Resucitados con Él”, y “sentados” en el trono con Cristo en el cielo. El cuerpo glorificado de Jesucristo ahora está en el cielo en la presencia de Dios el Padre. Es también el estado en que los creyentes somos presentados por nuestro nuevo nacimiento. Ahora disfrutamos, incluso en esta vida, un estado de pureza, exaltación y favor de Dios. El estado opuesto es llamado “el reino de Satanás”.

Nosotros somos incluso ahora identificados como ciudadanos del cielo (Filipenses 3:20). Debido a que estamos en Cristo, tenemos derecho a los privilegios, las bendiciones y las responsabilidades de los ciudadanos del reino de Dios. Aún ahora, espiritualmente nosotros ocupamos la ciudad celestial. Nosotros tenemos un adelanto de lo que será en la gloria de Cristo.

Permita que la grandeza de esta nueva vida en Cristo se haga parte de su pensamiento. Nosotros hemos sido “liberados de la condenación de la ley, del dominio de Satanás, del letargo y la contaminación de la muerte espiritual. Nosotros hemos sido “reconciliados con Dios,” hechos partícipes de Su Espíritu, como el principio de la vida eterna. Nosotros hemos sido “adoptados” en Su familia y tenemos derecho a todos los privilegios de los hijos de Dios en esta vida y la que ha de venir en gloria. Este es un cambio digno de ser expresado diciendo, “él nos ha vivificado, levantado y nos ha hecho sentar juntamente con Cristo en los lugares celestiales”.

El apóstol Pablo nos dice que esto ha sido logrado “en Cristo”. Los creyentes compartimos Su vida a causa de nuestra unión con Cristo. Nosotros estamos “en Cristo” y Cristo esta “en nosotros.” Además, participamos en Su exaltación, porque nosotros vamos a reinar con Él.

Pero Pablo nos dice que ya tenemos estas bendiciones. Nosotros disfrutamos el ahora y lo que esta por venir. Nosotros ya disfrutamos en cierta medida estas bendiciones de la salvación. Además, nuestra unión vital con Cristo, garantiza “la continuación y el cumplimiento” de todas estas bendiciones en el futuro con Cristo. En Jesucristo nosotros “ya somos resucitados de los muertos y sentados a la diestra de Dios.”

Juan Calvino dijo que los cristianos en virtud de la conquista de Cristo del pecado y de la muerte y por Su exaltación en el cielo somos levantados ¨” del infierno más profundo al cielo mismo. ”

Reclame su herencia hoy. Estos son las grandes verdades que nos dan la esperanza del mañana y la seguridad para hoy.
(c) 2010 Mensaje por Wil Pounds Traducido por Katia Blandin

Sentados en Lugares Celestiales con Cristo – Pastor Jose Zapico

Anterior Siguiente