Taller familiar 94

Taller familiar
Samuel Clark
Contabilidad Espiritual

Queridos amigos del Camino:

Una empresa necesita una contabilidad exacta para no correr el riesgo del auto engaño. En una contabilidad confiable no sólo se ven las ventas, los ingresos y lo positivo de la compañía sino también los gastos, las pérdidas y las cosas negativas. Ninguna empresa puede prescindir de un contador honesto que puede dar un informe correcto de la vida económica del negocio.

En la vida espiritual es igual. Pocos podemos lograr un éxito sin la ayuda de un “contador espiritual”, alguien que nos puede mostrar nuestra situación actual. Pocos somos tan honestos con nosotros mismos para servir como nuestros propios contadores. Hace poco escribí sobre la necesidad de mentores para enseñarnos cómo lograr el éxito en la vida y el ministerio. Ahora quiero preguntar: ¿Tienes un contador espiritual que te ayuda a conocer tu vida espiritual?

Salomón era un rey sabio, rico, exitoso y bueno por unos 24 años. Luego se volvió idólatra, obsesionado con el sexo, las riquezas y el poder. Terminó mal, después de un maravilloso arranque. Nadie notó las pequeñas grietas en su vida hasta que ya eran terribles caídas de sus valores y compromisos del comienzo. O nadie se atrevió a mencionarlas. O si alguien le dijo algo, lo calificó de un ataque de un enemigo. No sabemos cómo fue, pero hoy esto sucede entre amigos que ni siquiera son reyes poderosos. Hacen falta los contadores espirituales, amigos fieles que nos hacen las preguntas fáciles y luego las difíciles.

Las preguntas fáciles son: ¿Qué tal, amigo? ¿Cómo va tu ministerio? ¿Qué planes tienes para estos días? ¿Qué puedo orar por ti? ¿Cómo está la familia? etc. Estas las hacemos siempre.

Las preguntas difíciles son muy personales. Van al corazón, a los cimientos de nuestra vida. Por eso son difíciles para el que pregunta y el que debería contestarlas. Ahí está la contabilidad espiritual, en una transparencia de amigos en que se pueden abrir los libros. El “contador” que las hace debería ser un amigo confiable que no defraudará la confianza. También debe ser autorizado (pedido) para hacer las preguntas en cualquier momento y regularmente.

¿Cuáles son esas preguntas difíciles? Encontré una lista para hombres que me parece buena. Creo que puede ser adaptada para las mujeres también.

Contabilidad Espiritual para Hombres

  • 1. ¿Has faltado en las normas bíblicas para la integridad durante esta semana en tu trabajo o ministerio?
  • 2. ¿Has estado esta semana con una mujer, aparte de tu esposa, en una situación que podría ser interpretada como sospechosa?
  • 3. ¿Te has expuesto a cualquier material pornográfico o sexualmente impuro? ¿Estás venciendo en la batalla de los ojos?
  • 4. ¿Has pasado tiempo adecuado en oración y estudio bíblico?
  • 5. ¿Has administrado tu tiempo efectivamente?
  • 6. ¿Has tomado tiempo suficiente para descansar?
  • 7. ¿Me has mentido en cualquiera de tus respuestas?

Ahora, mis preguntas son: ¿Crees que necesitas esta contabilidad? ¿Quién es un amigo tan fiel a quien puedes encomendarle esa autoridad? ¿Estarías dispuesto a hacerle a él las mismas preguntas (o unas que Uds.creen mejores)? ¿Cuándo vas a hablarle de esto? Es vital para tu vida, amigo. Espero que Dios te guíe a un contador espiritual pronto.

Abrazos, Samuel

Publicado en los navegantes

Volver al taller de familia