Un encuentro con Dios

encuentro

Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.

Santiago 4:8

Resultados de un Encuentro con Dios

Gen. 32:22-30 y Oseas 12:4

Int. Dios había escogido a Jacob. Jacob amaba a Dios, pero tenia actitudes incorrectas que Dios quería arreglar. Dios envió su ángel, para que tratara con Jacob.

I. Sus padres le dieron un nombre, que marcó su vida para siempre.

A. El incidente de su nacimiento no fue intencionado.

B. Cada vez que alguien lo llamaba, le enfatizaba que él era tramposo.

II. Jacob había engañado a su hermano y a su padre.

A. En consecuencia tuvo que irse huyendo de su hogar.

B. Allá, su tío lo engañó varias veces, (cosechó lo que sembró)

C. Maduró bastante, pero le faltaba mucho.

III. Jacob quería regresar pero tendría que enfrentase a su hermano.

A. No se sentía preparado

B. Buscó la ayuda de Dios.

C. Un Varón – Cristo

D. Luchó – No era una mera conversación, era una lucha física.

E. Hasta que rayaba el alba – toda la noche. ¿Puede un humano luchar físicamente con un angel y ganar?

IV. Fue una lucha de voluntades – Jacob era fuerte de carácter. Tenia que aprender a ceder su voluntad a la voluntad del Señor.

A. Toda su vida había sido un tramposo, pero tenia que cambiar

B. Había tenido algunas experiencias con Dios pero no lo había tomado en serio – Betel la escalera.

C. Quería las cosas a su manera y creía que era astuto e inteligente para planear, pero Dios quería que ahora cediera.

D. Jacob tenia un plan para reunirse con su hermano. Pero Dios tenia otro plan.

D. El ángel le descoyuntó el muslo. Jacob necesitaba sentirse débil para poder rendirse ¿Quieres la bendición? Te puede costar caro. Oseas 12:4

E. “Déjame porque amanece ya” ¿El ángel se quería ir sin bendeciré? ¿Para que había venido? ¿Por qué luchó con él toda la noche entonces? ¿Sabes que mientras te mantengas con tus malas actitudes, te tardas más en recibir de Dios la bendición?

V. El primer resultado del encuentro con Dios fue un cambio en el caminar de Jacob. Ya no podía andar como antes, mirando a los demás por encima del hombro como quien es superior. Ahora iba cojeando humildemente.

A. Isaías se sintió inmundo aquel día que tuvo un encuentro con Dios.

B. Daniel confesó los pecados de su pueblo como si fueran los de el.

VI. El segundo resultado fue el cambio de nombre.

A. En vez de tramposo, ahora se llama príncipe.

Ya no puedes ser el de antes, mentiros, mal genioso, haragán, amargado, envidioso, orgulloso,

B. Dios quiere darte un nombre nuevo: Amable, alegre, paciente, generoso, servicial, sencillo.

La prueba del cambio de Jacob la vemos en su encuentro con Esau, su humildad.

Demostró que no tenia intenciones de apoderarse de lo que a Esau le pertenecia. Ya no quiso seguir intentado sus propias ideas.

¿Has tenido un encuentro con Dios?

Dios quiere bendecirte, pero El espera algo de ti.

¿Estas dispuesto a rendirlo todo?

Él quiere cambiar ciertas actitudes tuyas, pero tu tienes que ceder voluntariamente. El no te obliga, es tu decisión

No es facil. A veces no podemos entender lo que Dios esta haciendo en nuestras vidas. Pero no sacas nada luchando con Dios, tienes que ceder aunque te cueste lagrimas.Dicen que los hombres no lloran, pues yo tengo noticias para ti: ¡Los hombres si lloran!

A veces es necesario llorar en la presencia de Dios.

Exequias lloró y oro y Dios lo sanó. 2 Reyes 20:3

Josías se humilló y lloró y Dios oyó su oración. 2 Reyes 22:18-20

Pedro lloró amargamente su pecado y fue perdonado. Mat. 26:15

La mujer pecadora lloró a los pies de Jesús y alcanzó el perdón de sus pecados. Luc. 7:28

Maria de Betania lloró a los pies de Jesús y Él resucitó a su hermano Lázaro. Jn 11:23

Maria Magdalena lloró ante la tumba vacía y Jesús mismo se le apareció. Jn. 20:11-17

Porque “al corazón contrito y humillado, Dios no lo desprecia”. Sal. 51:17

Dios quiere encontrarse contigo. El quiere que tu rindas tu voluntad a la Suya y cambies algunas actitudes que tu tienes que no son de su agrado.

Ya es tiempo que dejes de luchar con Dios y te rindas completamente

Si de veras quieres la bendición de Dios la unica forma de recibirla es obedeciendo lo que El te esta diciendo.

El esta aquí hoy, con bendición para ti, pero tu tienes que ceder y dejar que El haga lo que sea necesario para que el Espiritu Santo pueda fuir libremente en tu vida.

Acércate a Dios (Salmos 119:145-152)

Anterior Siguiente