¿Y no queréis venir a mí? 6

juan831

 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;

Juan 8:31 

Introducción:

Estamos viviendo unos tiempos en que la iglesia tiene que comenzar a tener discernimiento de parte del Espíritu Santo para poder reconocer la diferencia entre una persona inmadura espiritualmente y una persona atada. La Palabra de Dios dice: Romanos 6:20: Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia. . 2 Corintios 3:17: Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay LIBERTAD. y Gálatas 5:1: Estad, pues, firmes en la LIBERTAD con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.

Todos estos versos denotan que en un tiempo usted y yo éramos esclavos del pecado: Juan 8:34: Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, ESCLAVO es del pecado. Pero por medio de Cristo ya hemos sido libres, ya toda cadena ha sido rota y ahora el que mora en nosotros es Dios en la persona del Espíritu Santo.

Sin embargo, muchas veces en las congregaciones nos encontramos con personas que no parecen ser libres. Muchas veces los vemos haciendo cosas que no son de cristianos y los juzgamos como que posiblemente estén atados. Este es un tema muy profundo porque entonces se hace uno la siguiente pregunta:

¿Es posible que un cristiano esté atado por malicias del enemigo después de haber aceptado a Jesús?

Esto puede ser uno de dos cosas:

1. La persona no ha aceptado al Señor realmente y por consiguiente no es libre

Respecto al primero te puedo decir que si una persona ha aceptado a Jesucristo como su único y exclusivo Salvador y está viviendo la vida cristiana según la Palabra de Dios, es totalmente imposible que ésta persona no sea libre. . Romanos 8:2: Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado DE LA LEY DEL PECADO y de la muerte. . 1 Juan 5:18: Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, NO PRACTICA el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

2. La persona es inmaduro

El proceso del cristiano conlleva madurez y crecimiento.

2 Pedro 3:18: Antes bien, CRECED en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

1 Corintios 14:20: Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero MADUROS en el modo de pensar.

Posiblemente usted dirá que nadie es perfecto, pero estamos llamados a procurar la perfección
Efesios 4:13: hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la ESTATURA de la plenitud de Cristo;

Santiago 1:4: Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis PERFECTOs y cabales, sin que os falte cosa alguna.

En Mateo 19 nos encontramos la historia de un joven que queria servir a Dios y:21: Jesús le dijo: Si quieres ser PERFECTO, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. 22. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Muchas veces el proceso de perfección y de madurez espiritual nos requiere deshacernos de algunas cosas para poder servir a Dios como El quiere que le sirvamos.

Proverbios 4:18: Mas la senda de los justos es como la luz de la AURORA,
Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Entonces ¿por qué muchos llamados cristianos no son libres? . Romanos 6:16: ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como ESCLAVOS para obedecerle, sois ESCLAVOS de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?

¿Quieres ser libre? 2 Timoteo 2:19: Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de INIQUIDAD todo aquel que invoca el nombre de Cristo.

¿Quieres ser maduro? . Hebreos 5:12: Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de LECHE, y no de alimento sólido. Hebreos 5:13: Y todo aquel que participa de la LECHE es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; 13. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; 14. pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Conclusión:
Muchos “Cristianos” están jugando a la iglesia. Quieren lo mejor de los dos mundos. Santiago 4:4: ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la AMISTAD del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Gálatas 6:7: No os engañéis; Dios no puede ser BURLADO: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Santiago 3:11: ¿Acaso alguna FUENTE echa por una misma abertura agua dulce y amarga?

1 Corintios 3:13: la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será REVELADA; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.

2 Pedro 3: 8. Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 9. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
10. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 11: Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en SANTA Y PIADOSA manera de vivir, 12. esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!
13. Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.
De: miconcordancia


Y no queréis venir a mí para que tengáis vida (Parte VI)

Anterior Siguiente