Bendiciones espirituales

spiritual-blessings-8-1[1]

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,

Efesios 1:3

Muchas personas en este mundo ven a Jesús simplemente como una figura histórica, tal vez nada más que un simple maestro, un ejemplo digno de seguir, o un mártir desafortunado. Otros reconocen que Jesús es el Hijo de Dios y nuestro Salvador, pero no reconocen la grandeza plena de su naturaleza y character.

Dios desea que nosotros veamos al Señor Jesús en toda su maravilla, grandeza y gloria. Una manera para enriquecer nuestra apreciación de Cristo es examinar los dones divinos que Él nos ofrece cuando nos acercamos a Él con arrepentimiento y fe. Pablo dice que Dios “nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3). ¿Cuáles son estas bendiciones, dones o beneficios espirituales que nos pertenecen en Jesucristo?

Tome en cuenta la siguiente lista de muchas de estas bendiciones espirituales que Dios, en su gracia, brinda a los seguidores de Cristo. Lo invito a leer las Escrituras citadas en cada punto. ¡Éste será un ejercicio rico y gratificante!

Bendiciones espirituales

(1) Vida eterna (Juan 3:15-16, 36; Romanos 6:23; 1 Juan 5:11-13).

(2) Perdón de pecados (Colosenses 1:14; Efesios 1:7; 4:32).

(3) Reconciliación con Dios (2 Corintios 5:18-20; Romanos 5:8-11).

(4) Justificación, somos declarados justos (Romanos 5:9; 2 Corintios 5:21).

(5) Dios no nos condena (Romanos 8:1, 33-34; 5:16).

(6) Salvación (2 Timoteo 2:10; 1 Timoteo 1:15; Mateo 1:21).

(7) Redención (Efesios 1:7; Romanos 3:24; Colosenses 1:14).

(8) Refrigerio espiritual (Juan 7:37-39; Hechos 3:19; Mateo 11:28).

(9) Victoria (1 Corintios 15:57).

(10) La gracia de Dios (Efesios 1:6; 2 Timoteo 1:9; 2:1).

(11) El amor de Dios (Romanos 8:39; 1 Juan 3:1-2; 4:9-10, 16).

(12) El amor de Cristo (2 Corintios 5:14; Efesios 3:19).

(13) Seguridad espiritual (Juan 10:27-28; Romanos 8:37-39).

(14) Liberación de la oscuridad (Colosenses 1:13; Hechos 26:18).

(15) Luz de parte de Dios (Juan 1:4; 3:21; 8:12; 1 Juan 1:5-7).

(16) Hemos muerto al pecado (Romanos 6:1-11; 1 Pedro 2:24).

(17) Resurrección a la vida (Colosenses 2:12-13; Romanos 6:3-11).

(18) El Espíritu Santo (Efesios 1:13; Gálatas 3:14; 4:6).

(19) Comunión con Dios (1 Corintios 1:9; 1 Juan 1:3).

(20) Herencia celestial (Efesios 1:11, 14; Romanos 8:17).

(21) Adopción en la familia de Dios (Efesios 1:5; Romanos 8:14-17).

(22) Nacimiento espiritual (1 Pedro 1:3, 23; 1 Juan 5:1).

(23) Promesa de glorificación (Romanos 8:17-18; Colosenses 3:4).

(24) Comunicación con Dios por medio de la oración (Juan 16:23-24; Efesios 2:18).

(25) Cura de la ansiedad (Juan 14:1; Filipenses 4:6-7).

(26) Nueva creación (2 Corintios 5:17; Efesios 2:10).

(27) Elección de Dios (Efesios 1:4; 2 Tesalonicenses 2:13).

(28) Podemos llevar muchos frutos (Juan 15:4-8; Filipenses 1:11; Colosenses 1:10).

(29) Bendición de Abraham (Gálatas 3:14, 29).

(30) Justicia de Dios (2 Corintios 5:21; Filipenses 3:9).

(31) Dios mora en nosotros (Juan 14:23; Efesios 2:21-22).

(32) Riquezas eternas (Efesios 2:7; cf. 2 Corintios 8:9).

(33) Separados del mundo para Dios (1 Corintios 6:11; Hebreos 10:10; 13:12).

(34) Poder y fortaleza espiritual (Romanos 15:13; Efesios 3:16).

(35) Comunión con los creyentes (1 Juan 1:7; Romanos 12:4-5).

(36) Liberación de la presente ira de Dios (Juan 3:36).

(37) Rescate de la ira futura de Dios (1 Tesalonicenses 1:10; 5:9).

(38) Más que vencedores (Romanos 8:37).

(39) Gozo (Juan 15:11; 17:13; 1 Pedro 1:8; Filipenses 4:4).

(40) Esperanza (Colosenses 1:27; 1 Timoteo 1:1; Tito 2:13).

(41) Paz con Dios (Romanos 5:1; Colosenses 1:20).

(42) Paz de Dios (Juan 14:27; 16:33; Filipenses 4:7).

(43) Paz con los creyentes (Efesios 2:14-18; Colosenses 3:15?).

(44) Derrota del mundo (1 Juan 5:4-5).

(45) Sabiduría de Dios (1 Corintios 1:24-25, 30: Efesios 1:17).

(46) La verdad de Dios (Juan 14:6; Efesios 4:21).

(47) Resurrección de entre los muertos (Juan 5:28-29; 6:39, 40;11:25).

(48) Hogar celestial (Juan 14:1-3; Filipenses 3:20-21).

(49) Reino de Dios (Colosenses 1:13; 2 Pedro 1:11).

(50) Promesas de Dios (2 Corintios 1:20; 2 Pedro 1:4).

(51) Limpios del pecado (1 Juan 1:7).

(52) Lavados/liberados del pecado (1 Corintios 6:11; Apocalipsis 1:5).

(53) Dios no nos abandonará (Hebreos 13:5-6).

(54) Cristo siempre estará con nosotros (Mateo 28:20).

(55) Conocimiento de Dios (Juan 17:3; 1 Juan 5:20).

(56) Conocimiento de Cristo (Filipenses 3:10; 2 Pedro 1:8).

(57) Liberación del sistema de este mundo (Gálatas 1:4; 2 Pedro 1:4).

(58) Protección de los ataques de Satanás (1 Juan 5:18; Juan 17:12).

(59) Protección para evitar caer en tentación (Judas 24; cf. 1 Pedro 1:5).

(60) Liberación del miedo a la muerte (Hebreos 2:15; Juan 11:25-26).

(61) Cristo intercede por nosotros en el cielo (Hebreos 7:25; Romanos 8:34).

(62) Intercesión del Espíritu (Romanos 8:26-27).

(63) Nombre escrito en el cielo (Apocalipsis 13:8; 20:15; Lucas 10:20).

(64) Cristo está en nosotros (Juan 14:23; Colosenses 1:27; Romanos 8:10).

(65) Habilidad para vencer el pecado (Romanos 6:14, 17-18, 22; 8:13).

(66) Habilidad para hacer la voluntad de Dios (Filipenses 2:12-13; 4:13)

(67) Inmortalidad (2 Timoteo 1:9-10; 1 Corintios 15:53).

(68) Nuestra vida y nuestra labor no son en vano (1 Corintios 15:58).

(69) Pertenecemos a Cristo (1 Corintios 3:23; Gálatas 3:29; 5:24).

(70) Poder espiritual (Efesios 3:20; Romanos 15:13).

(71) Libertad del pecado y de la Ley (Juan 8:34-36; Gálatas 5:1).

(72) Un lugar en el paraíso (Apocalipsis 2:7; 2 Corintios 12:4)

(73) Descanso espiritual en Cristo Jesús (Mateo 11:28-30).

(74) Descanso futuro en el cielo (Apocalipsis 14:13; Hebreos 4:1, 11).

(75) Misericordia de Dios (Mateo 5:7; Judas 21).

(76) Retribución en el cielo (Mateo 5:12; Apocalipsis 22:12).

(77) La Palabra de Dios (Juan 12:48-49; 17:8; Hebreos 1:1-2).

(78) El Nuevo Pacto (Mateo 26:28; Hebreos 8:6-13).

Estas son algunas de las principales bendiciones y dones que nos perteneces en, y a través de Jesucristo, nuestro Señor. Tal vez usted pueda descubrir otros, a medida que va leyendo la maravillosa Palabra de Dios, la Biblia. ¡Regocijémonos en estos beneficios espirituales y demos gracias a Dios por ellos! El salmista de tiempos pasados nos anima con el Salmo 103:1-2:

Bendice, alma mía, a Jehová,
Y bendiga todo mi ser su santo nombre.
Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.

A medida que aprendemos acerca de estos maravillosos beneficios y dones de la gracia de Dios, nuestros corazones deberían llenarse de adoración, gloria, y palabras alegres de agradecimiento. ¡En verdad somos ricamente bendecidos a través de Jesucristo, nuestro Salvador y Señor!

Como puede ver, Dios nos ama mucho y desea derramar las riquezas del cielo en nuestro corazón y en nuestra vida. Nos manda a dejar nuestros pecados para ir a nuestro Salvador. Nos llama a que nos acerquemos a Él con un corazón humilde y arrepentido, y con fe sincera en Cristo, su Hijo amado. ¡Que todas las bendiciones espirituales en Cristo sean nuestras!

(Richard Hollerman, Traductora: MCL)

Ahora puedes descargar e imprimir a doble cara, el boletín que se hizo para los jóvenes, pulsando aquí

 

Anterior Siguiente