Alejarse de Dios 1

notealejes

… Porque separados de mí nada podéis hacer.

Juan 15:5

¿Qué nos aleja del amor de Dios?

Isaías una vez dijo en el capítulo 9 de su manuscrito que nacería un niño que sería llamado Dios Fuerte, Padre Eterno, Consejero, Admirable y Príncipe de Paz, ese niño fue Jesús, y sabes es mucho más que verdad que sería llamado así.

Dios Fuerte: Jesús seria llamado el Dios Fuerte porque trae fortaleza, claro si uno quiere recibirla.

Padre Eterno: En la cultura israelita patriarcal hasta los nietos llamaban Padre al jefe de familia, el jefe de familia tenía el deber de velar por toda su gran familia, desde sus hijos a sus siervos, claro este padre llegando un momento moriría. Jesús seria un Padre Eterno, velando SIEMPRE por nosotros.

Consejero: Cualquier buen consejero es al mismo tiempo un buen consolador, porque los consejos te entregan consuelo, no hay mayor consuelo y consejo que el que te da Jesús.

Cuando Jesús dijo que el Espíritu Santo estaría con nosotros, nos envió al Espíritu Santo quien nos aconseja sobre las cosas muchas veces a través de la Palabra y nos consuela.

Admirable: Las personas siempre llamamos admirable a alguien integro, Jesús es la persona más integra que existe, nosotros también podemos ser íntegros con su ayuda, es curioso que en la traducción bíblica de La Palabra de Dios para Todos diga “hacedor de grandes planes”,creo que es bastante admirable alguien que cumple lo que dice y que al mismo tiempo es capaz de proyectarse con éxito, Jesús es así y puede hacer lo mismo en nosotros.

Príncipe de Paz: Esta es mi favorita, siempre que nos sentimos mal, nos inquietamos, estamos confusos, etc. Ahí esta nuestro gran príncipe de paz, dispuesto a traer paz a nuestros corazones, no conozco a nadie que en algún momento de su vida no haya tenido inquietud, pero si conozco a varios que en esos momentos de inquietud el Príncipe de Paz estuvo abrazándolos, lo mismo puede ser con todos.

Todos estos nombres se le dieron por el gran amor que él nos dio, pero…. ¿Por qué no vivimos la realidad de cada uno de esos nombres que recibió Jesús? ¿Por qué no recibimos amor, fortaleza, consuelo, consejo, cuidado, paz, etc.? ¿Que nos aleja del amor de Dios? ¿Qué hace que mi fe decaiga?

Tanto cristianos como no cristianos se alejan de Dios al menos por alguna de estas 5 cosas que se resumen en 1.

1.- El Mundo que nos Rodea: ¿Por qué nos aleja de Dios? porque a través de cosas hermosas nuestra concupiscencia genera un mal deseo que es estimulado por Satanás para que crezca.

Por ejemplo: si veo a todos fumando me tiento a fumar, la planta del tabaco jamás fue creada para hacer daño. Si quedo mirando a alguien del sexo opuesto que no es mi pareja e imagino que tengo relaciones sexuales con esa persona y hasta me gusta imaginar eso, ni los humanos ni el sexo fueron creados por Dios para un mal propósito, pero el diablo los transgiversa, al alterarlos nos alejamos del amor de Dios.

2.- Las Situaciones Difíciles: La muerte de un ser querido, un estado depresivo del cual no logramos salir, problemas económicos graves, etc. Distintas situaciones que nos hacen preguntarnos ¿Por qué Dios no me ayuda? ¿Por qué Dios permitió que ocurriera? Frente a la adversidad nos vemos impacientes y nos sentimos mal, tanto el cristiano como el no cristiano.

El cristiano puede que siga creyendo y espere, el no cristiano a veces se enoja con Dios y crea un rechazo, pero hay que comprender que las cosas en la vida deben surgir un curso, si estoy dentro de una economía difícil es probable que tenga dificultades de dinero; si mi amigo está muy depresivo es posible que atente contra su vida, fue su decisión y tal vez nadie le habló de ese amor que Dios sabe dar; si pierdo a alguien en el mar es un suceso natural que al ser privado de oxigeno el cuerpo humano no pueda funcionar; a distintos y chocantes sucesos le atribuimos culpa a Dios, pero al contrario en Dios podemos encontrar consuelo, un propósito y hasta prevenir que otras cosas no agradables vuelvan a ocurrir en nuestra vida o la de otros.

3.- Las Dudas: ¿Existe Dios? ¿Por qué Dios permite el mal en el mundo? Distintas preguntas que nos hacen cuestionar la buena voluntad y hasta la existencia de Dios, estas dudas pueden ser negativas si crecen y crecen y jamás son resueltas y se vuelven una herramienta para desacreditar al Señor. Al mismo tiempo podemos tener respuestas a todas estas preguntas si estamos dispuestos a escuchar y leer la Palabra de Dios, pero en vez de acercarnos a Dios muchas veces la duda genera un rechazo, así como Dios nos ofrece oportunidades, nosotros debiéramos dar la oportunidad de escuchar a Dios.

4.- La Culpa: Uffff, la culpa. Tal vez una de las cosas que más nos afectan, haciéndonos sentir indignos frente a algún pecado cometido ya tiempo atrás o frente a algo del pasado o algún pensamiento que nos está matando, la culpa nos hace sentir tan mal que creemos que no somos dignos del perdón de Dios.

5.- Las Luchas: La batalla eterna contra el pecado, aquella costumbre o pensamiento oculto que nos lleva matando hace tiempo, que nos debilita, la cual nos comienza a drenar las energías poco a poco como sanguijuela y con nuestra energía se lleva también las ganas de acercarse a Dios.

Al menos estas 5 cosas nos pasan a TODOS, cristianos y no cristianos, obvio hay muchas más cosas, pero todas se resumen a una, la principal cosa que me aleja de Dios es….. YO.

Yo soy el que decide caer en la tentación que el diablo fomenta en el mundo que me rodea, yo soy quien decide no confiar en Dios y echarme a morir en situaciones difíciles, yo soy quien decide quedarme con mis dudas y no resolverlas, yo soy quien decide no perdonarme y culparme cada vez más, yo soy quien decide no confiar en Dios, yo soy quien decide ahogarme y rendirme en mis luchas, yo decido detenerme, yo decido parar. Pero…. yo decido volver, yo decido acercarme a Dios, yo decido vivir el amor de Dios, yo decido creer, yo decido que las cualidades con las cual fue llamado Jesús sean una realidad en mi vida. Las decisiones son simples, sólo dos alternativas: si o no, pero a veces resultan difíciles, existe una guerra espiritual, por un lado Satanás muestra sus armas y nos tienta y atenta de mil maneras, por el otro lado Dios extiende sus manos y nos ofrece amor y consuelo, un niño sabría que le conviene y no dudaría en escoger a Dios, pero los jóvenes y adultos somos más reacios, ponemos peros, pero ambos sabemos que es mejor.

Al final esas 5 cosas así como nos pueden alejar de Dios, también nos pueden acercar mucho mas al amor de Dios, todo queda en nuestra decisión y de ese modo ese lindo versículo de Juan 3:16 se aplica de lleno a nuestras vidas.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

Jesús murió en una cruz porque quiere la salvación en nosotros, quiere darnos paz, quiere que nuestras vidas tengan un propósito y no que cada cosa que realicemos carezca de sentido y se la lleve el viento. A veces nos sentimos vacíos, no tenemos paz, hay algo que nos impide tener fe y vivir el amor de Dios, muchos algunas veces nos sentimos perdidos, pero Jesús no quiere que nos perdamos, al contrario él quiere que tengamos vida eterna, la vida eterna produce gozo, un gozo tal que queremos que otros también lo vivan, esto no nos exenta de sufrimiento, al contrario comenzamos a sentir un sufrimiento por el dolor que mi amigo y quien no es mi amigo están sintiendo, el dolor que otros aun no tengan a Jesús y no se hayan dado cuenta que hay un Príncipe de paz, un Consolador, un Padre eterno, un Dios fuerte que está ahí para acompañarnos. ¿A cuánto estás dispuesto para que otros conozcan a Dios?

Escrito por: Javier “Kaqui” Concha

Nota del Autor: En mi localidad, en la iglesia local, en mi Universidad, etc. Muchos creen que siempre tengo más fe o que vivo más de cerca el amor de Dios, o que tal vez frente a esas “5 cosas” que nos alejan del amor de Dios me mantengo firme, pero eso no es así, creo que muchas veces he decido no confiar en Dios, alejarme, no creer, es verdad me he puesto de pie, es verdad sigo teniendo grandes luchas y a veces creo que no soy capaz.

Pensaba una mañana luego de la tarde del día anterior haber visto aquella película “End of the Spear” sobre los misioneros en Ecuador, meditaba a cuanto estoy dispuesto para que otros tengan a Jesús, mi naturaleza carnal muchas veces hace que me equivoque en los planes de Dios, que pierda mi santidad, pero ¿te digo algo ahora que me lees? No me rendiré, porque a pesar de todo sé que tengo a Jesús, a pesar que caiga me volveré a parar mil veces con Su ayuda, aunque a veces dude volveré a creer, aunque a veces cuestione tendré fe, y tú también puedes, sé que tú también puedes vivir el amor de Dios, y sé que puedes llevarle el amor de Dios a otras personas, sé que no te echaras a morir, sé que crecerás en fe y en amor, no me cabe duda porque Dios tiene grandes planes contigo, es sólo que tú debes decidir creer.

“…Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” (2ª de Corintios 5:19-21)

“Cuando nos alejamos de Dios I” 1 Samuel 9-31 Ps. Marcos Peña

Anterior Siguiente