La fe salvadora

romanos326

con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Romanos 3:26

Juicio y Justicia

El conocimiento bíblico de este tema es de vital importancia para la comprensión de la doctrina de la Gracia y el significado de la redención por Jesucristo en la cruz.

Una frase escuchada con frecuencia y totalmente errónea es “Dios no es justo” o “Dios no ha hecho justicia” y estos conceptos equivocados son producto del desconocimiento e ignorancia acerca de los atributos de Dios.

La primera gran declaración que nos revela la Biblia es: Dios es justo y ama la justicia (Salmo 11:7).
Romanos 3:10 dice, “no hay justo, ni aun uno”. Dios mismo diseña un plan que nace en Su corazón y manifiesta Su gran amor para justificar al hombre.

Romanos 3:22-26 nos enseña: “La justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar Su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo Su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús”.

Dios no cierra sus ojos al pecado ni lo ve con liviandad; en el mismo acto (en la cruz) que Él
dispuso para hacer justicia por nuestros pecados; está implícito el precio que tuvo que pagar para justificarnos.

En la Biblia el Espíritu Santo nos revela algunos aspectos de la justicia, pero antes veamos la definición que el Diccionario Ilustrado nos da de la palabra juicio:

JUICIO. Ejercicio del entendimiento en virtud del cual se puede discernir la realidad, inclusive el bien y el mal, y así formar una opinión en cuanto a la naturaleza real de alguna cosa o hecho, o el verdadero carácter moral de alguna persona.

JUSTICIA. Rectitud de conducta que se ajusta a las condiciones de una relación determinada. Así, la justicia de Dios manifiesta Su fidelidad consecuente consigo mismo y con su pacto.

Dios es Justo

Según Deuteronomio 32:4, “Dios es justo y recto; todos sus caminos son justos, y no hay
iniquidad en Él”.

Isaías 45:21, “Y no hay más que yo; Dios justo y Salvador”.

Salmo. 89:14, “Juicio y justicia son la base de su trono”.

Romanos 3:25-26, “…para manifestar Su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su
paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo Su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús”.

La justicia de Dios es invariable e inmutable. Él es infinitamente justo en sí mismo y en Sus acciones.

Dios es justo en Su ser. Es imposible que Él se desvíe de Su propia justicia.

Santiago. 1:17, “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de
las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”.

• Dios no puede ver el pecado ni con el más mínimo grado de tolerancia.

• Como todos los hombres son pecadores, tanto por naturaleza como por práctica, el
juicio divino ha venido sobre toda la humanidad para condenación.

• Aceptar este principio bíblico es de vital importancia para entender y comprender el
principio del Evangelio de la gracia.

Aunque Dios “perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado”, no tiene “por inocente al
malvado” (Éxodo 34.7).

Dios es justo en Sus caminos.

• Dios no considera con ligereza o con ánimo superficial el pecado, ni lo perdona en un
acto de liviandad moral; no es esa la base de la gracia ni del triunfo del evangelio, ni que
Dios haya dejado de juzgar el pecado; sino más bien todo el juicio que Su infinita justicia
tenía que imponer sobre la humanidad culpable de pecado, cayó sobre el Cordero de
Dios; Él los sufrió en nuestro lugar, y este plan surgido del corazón de Dios es de acuerdo
con las normas de Su justicia.

• Por medio de este plan Dios satisface su amor salvando al pecador sin ir en contra de los
principios de Su justicia.

• No es difícil que el hombre tenga el concepto de Dios como un “ser justo”, el problema
se presenta cuando no se reconoce ni se acepta cuando Dios efectúa la salvación del
hombre pecador. La justicia de Dios no es ni puede ser atenuada. Esto es tomar a la ligera
lo que Jesús hizo en la cruz por la humanidad y creer que Dios perdona a los hombres
únicamente por Su amor sin tener en cuenta el juicio por el pecado y Su justicia.


¿Qué es la Fe Salvadora? – Josef Urban

Anterior Siguiente