Taller familiar 67

Taller familiar
Samuel Clark
Feliz Navidad

Queridos amigos:

Estamos en pleno apogeo navideño en estos días y siento que todos necesitamos recordar algo fundamental: SE TRATA DE EL, NO DE NOSOTROS. Parece que cada año se extiende más “la época navideña” que trae tantas ganancias a ciertas áreas de la economía. El énfasis es “compra, compra, compra”. La filosofía de los negocios es convencernos que necesitamos sus artículos, sean las comidas y bebidas, o los regalos, o las decoraciones, o las diversiones. La temporada de ventas se ha prolongado tanto que muchos se aburren de todo el asunto y se escapan a una playa o un hotel para sólo divertirse y olvidarse del ajetreo del tráfico y las tiendas.

¡Qué triste es todo esto cuando uno recuerda que “Jesús es la razón de la estación”. Supuestamente celebramos la Navidad para pensar, aprender y gozar del nacimiento del Salvador del Mundo. Pero Cristo se pierde entre tantas otras cosas y fácilmente se pierde el énfasis en el nacimiento. Gracias a Dios, muchas familias siguen las viejas costumbres de poner un nacimiento, música navideña y hacen lecturas de la historia del nacimiento. Pero cada vez hay menos de este énfasis y más y más énfasis en lo no cristiano: San Nicolás, trineos con sus alces voladores, árbol de pino con sus decoraciones, regalos, comidas especiales, música sin mensaje de Cristo, etc. Gastamos mucho dinero para decorar la casa por fuera con luces bonitas. Esas cosas no son malas en sí, pero no puedo dejar de pensar ¿dónde está Cristo en todo esto? ¿Lo hemos perdido? ¿Está El contento con todo esto?

¿Saben que hay tiendas y supermercados en EUA que prohiben a sus empleados saludar con “Feliz Navidad”? Ni pueden usar la palabra Navidad en su propaganda. No se oye, no se ve esa palabra en la tienda. Tienen que respetar a los no cristianos que se ofenden con tal mención de un nacimiento especial. Pueden decir “Feliz Tiempo de Día Feriado” o “Feliz Día de Temporada”. Es cuestión de negocios y ventas únicamente.

Déjenme sugerirles a mis amigos cristianos: Metamos a Cristo en esta Navidad. Busquemos las formas para mostrar a todos que en nuestra casa y familia CRISTO es la razón de nuestra celebración. Los del mundo no lo harán. Es nuestro gozo y privilegio anunciar a Cristo nacido para nuestra salvación.

Busquemos la manera de testificar de nuestra fe en Cristo como el Don de Dios a toda la humanidad para que todos los que creen en El como su Salvador sean salvos. Seamos creativos y usemos nuestras casas como un mensaje positivo de nuestra fe en Cristo esta Navidad. En vez de Santa Claus, renos con la nariz alumbrada y hombrecitos de nieve, ¿por qué no pensar en algunas decoraciones muy navideñas y bíblicas: una estrella, pastores, pesebre, hombres sabios del Oriente con sus regalos, ángeles, etc.? Yo creo que el Señor quiere manifestarse a Su pueblo y por medio de Su pueblo al resto del mundo. Pero si no tenemos nada o casi nada que habla de El estamos sólo celebrando la época de grandes negocios, fiestas y comidas.

No pretendo cambiar las costumbres navideñas de sus casas. Sólo quiero enfatizar a Aquel que es el Verdadero Motivo de toda esta temporada y asegurar Su presencia con nosotros. Su nombre Emanuel significa “Dios con nosotros”. Tratemos de hacer una realidad ese Nombre con todo lo que hagamos esta Navidad – en amistad, amor familiar, ayuda a los pobres, tiempo para meditar y dar gracias con otros sobre el verdadero Mensaje Navideño. Recordemos que el Evangelio significa “Buenas Noticias”. Busquemos maneras de compartir con otros Quién es Aquel que honramos en esta época. El mundo no conoce realmente a nuestro Dios y Salvador.

Vimos un cartelón ROJO navideño en la Cd. de Guatemala que decía:

¡LIZ NAVIDAD! ¡LIZ NAVIDAD!

y abajo decía

SIN FE, NO HAY FELIZ NAVIDAD

Navidad es una oportunidad magnífica para dar testimonio de lo que Jesucristo es para nosotros. Contemos a todos las maravillas que El ha hecho para toda la humanidad y especialmente para cada uno de nosotros personalmente. Sus hijos, sus familiares, sus vecinos y amigos, todos lo necesitan. Este año demos a conocer a Cristo Jesús.

Abrazos, Samuel y Cari

Publicado en los navegantes

Volver al taller de familia