Ordena tu casa 1

 isaias381

En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.

Isaías 38:1

Ordena tu casa porque morirás (PARTE 1)

Parte I
Este es uno de los mensajes que hace más de un año estoy tratando de escribir y aunque su encabezado le parezca fuera de razón, lo cierto es que un día vamos a morir y tenemos que estar preparados, porque como usted y yo no sabemos el día y la hora, es por esa razón que tenemos que tener ordenada nuestra casa para que ese día no nos sorprenda.

El fin de año es una época en donde uno se va preparando para organizar muchas cosas, pero ante todo, es un tiempo en donde nos gustaría organizar la casa.

Le pregunto cómo se sentiría usted si alguien aparece de visita y encuentra la casa desordenada, algunos dirán bueno yo así vivo, no me importa total es mi casa; pero otros se van a sentir incómodos; imagínese el piso sucio, la sala como si fuera ropero, la cama parece trastero, ya es medio día y usted no ha cocinad… es incomodo verdad.

Hubo un hombre el cual el profeta le llegó no sabemos si de repente, en 2 de Reyes 20:1-6 en aquellos días Ezequías enfermó de muerte y vino a él el profeta Isaías hijo de Amos, y le dijo Jehová dice así: ordena tu casa porque morirás y no vivirás, ¿Cómo se sentiría usted con una noticia como esta? y que le digan hoy es el ultimo día que vivirá. Y dice la biblia que después de esta noticia Ezequías volvió a la pared e hizo oración a Jehová y dijo: Jehová te ruego que te acuerdes que he andado delante de ti en verdad y con integro corazón y que he hecho lo que era importante delante de tus ojos y lloró Ezequías con gran llanto.

Y antes que Isaías saliese hasta la mitad del patio, vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: vuelve, y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: Así dice Jehová, el Dios de David tu padre: Yo he oído tu oración, y he visto tus lágrimas; he aquí que yo te sano; al tercer día subirás a la casa de Jehová. Y añadiré a tus días 15 años, y te libraré a ti a y a esta ciudad de mano del rey de Asiria y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo y por amor a David mi siervo.

Este hombre recibe tremenda noticia y hace una reflexión de su vida y dice: a la mitad de mis días iré al Seol y privado soy del resto de mis años, no veré a Jehová en la tierra de los vivientes.Cuando le dan la noticia le cayó por sorpresa y empieza a decir ya no veré al Señor, se me acortó la vida, mi morada ha sido movida y traspasada de mí.

Este mensaje nos lleva a algo que a todos en alguna forma tenemos que reflexionar y es que en cualquier momento nos puede llegar la noticia. A todos nosotros una noticia nos puede cambiar la vida.
· Una llamada telefónica.
· Un diagnostico.
Se nos va la vida vivir a la puerta de la incertidumbre de algo que de un momento a otro nos puede pasar y todos esos planes y todo lo que teníamos en mente se nos esfuma.

El señor por eso dice ustedes ¿Por qué? dicen vamos a una ciudad y hagamos esto, negociemos y hagamos planes, mejor digan si Dios quiere. La vida es como una neblina o como una sombra que pasa, somos tan efímeros, somos tan pasajeros y a cualquier momento nos puede llegar la noticia de que nos quedan pocos días; por lo tanto la palabra del profeta al rey es ordena tu casa porque morirás.

Deberíamos preguntarnos si el Señor viene por usted o por mí ¿cómo encontrará la casa de tu vida? Como cree que la va a encontrar o será una visita de la que no esperamos.

Imagínese algo así “me encontró la casa en un caos total” porque hay un desorden completo, muchos de nosotros y muchas personas sabemos que en diciembre pintamos el exterior, la fachadita de la casa; otros se preocupan por ordenar lo que creen que no puede quedar desordenado; en el caso de las mujeres se preocupan por mantener arreglado en cabello, otros su traje planchado y muchos de nosotros tratamos que nuestras fachadas se vean bien. Pero hasta allí nada mas, mi oficina está muy ordenada pero si alguien abre las gavetas se dará cuenta que es un desorden y así llevamos muchas veces nuestras vidas.

Llevamos vidas desordenadas, el interior no anda nada bien espiritualmente.

Quiero que hagamos un tour imaginándonos una casa y vamos a ver cómo está esa casa por todas sus áreas.

La primera parte que quiero que nos imaginemos es un factor de mucho conflicto en los hogares; me refiero al área de las finanzas, ¿Cómo están sus finanzas? Es un caos, es un desorden o hay un orden completo.
Si el Señor viene dirás Señor mire no le debo nada a nadie pago mis diezmo como tú me lo pides no como Yo creo. Aclaro que los diezmos se llevan al alfolí, no se entregan como obras sociales porque esos no son diezmos, no son aquellos que se reparten en las calles, sino que son aquellos que van al alfolí para que haya alimento en la casa del Señor.

Abraham le dio los diezmos al sacerdote que le dio el pan y el vino y unos dicen y entonces si diezmo, porque no me va bien, porque no prospero.
Hemos hablado aquí que Dios bendice lo que se ordena, si hay desorden hay desobediencia y si hay desobediencia no hay bendición.
Volvamos otra vez a este escenario si Dios viene hoy y sus finanzas son todo un caos; crees que Dios se va a alegrar porque usted le debe a medio mundo.

¿Quién cree que va a pagar esa deuda?
¿Cree que Dios va a pagar lo que usted se gastó, quien sabe en qué?

De seguroque todas sus deudas las va a pagar su esposa, sus padres, sus hijos y cree que Dios se va agradar en eso.

Cierto día me dice un amigo que deseaba morirse porque sus deudas eran muy altas, así que prefiero estar en el cielo que seguir preocupado en esta vida; pero Yo le decía estás seguro que vas para el cielo si has privado a mucha gente de ese dinero que aun no pagas. Dios le dijo a Ezequías ordena tu casa porque morirás de seguro que no tenía un caos pero algo andaba mal.

Otra área que quiero tocar es la sala y para qué es la sala: para relajarse, para interactuar en familias o con los amigos, con los hijos. Le pregunto ¿Cómo es tu sala?, ¿Cómo está tu casa? Es un lugar de comunicación entre hijos, entre esposos, entre padres, visitas o simplemente es un espacio porque allí no hay paz, no hay tranquilidad.

Mire que hay salas tan grandes con unos sofás enormes y lujosos, un teatro con grandes bocinas, unos espejos, unos floreros tan lujosos; pero nadie pasa en casa, donde están los hijos donde está el esposo o la esposa; cada quien está donde quiere porque de nada sirve una gran sala sino hay paz, sino hay comunicación; si Dios no está allí éstas se convierten en casas solas y sin vidas, sin experiencia de hogar. Casas que aparentan gran lujo, un orden total, pero nadie las visita porque en su interior son un caos total; nadie se habla, nadie se comunica, aparentan hogares perfectos pero sin armonía porque Dios hace ratos que no está allí.

Sigamos en nuestro recorrido y hoy hablemos del baño; el baño es para bañarse, para darse una buena ducha en otras palabras es el lugar de la limpieza, es el lugar para renovar su ropa y de organizarse.
Será que se ve desordenado porque tiene mucha ropa sucia, mucha ropa que no se lava y si el Señor llega hoy y encuentra que usted tiene una gran cantidad de ropa sucia en su vida; se ha dado cuenta que cuando tenemos visitas y nos encuentran ropa sucia tirada por todos lados le da vergüenza porque todo eso va hablar mal de usted.

Si el Señor llega un día a tu casa y encuentra tanta ropa sucia, me refiero a pecados no confesados, asuntos no resueltos, mugre que hay en tu corazón y estás desnudo que vas a decir “Señor como me presento delante de ti con todo esto que no he arreglado en mi vida” sería terrible; pero también que bonito sería poder decir “Señor Yo tengo todo arregladito”.

Algo que me impresionó de papá es que un día dijo “tengo todo arreglado creo que estoy listo” y dejó todo ordenado y como a las dos semanas partió a la presencia del Señor, pero se fue dejando todo ordenado porque no debía un tan solo peso, tenía todo pagado.

Ahora quiero que vayamos a la alcoba; la alcoba es para dormir y para los casados para algo más…
Como está mi área sexual, si el Señor viene hoy como me encuentra:
· Viviendo en fornicación
· Viviendo en adulterio

Eso es gravísimo mire que el Señor ha dicho claramente que los fornicarios y los adúlteros no entrarán al reino del os cielos.


Ordena Tu Casa Porque Morirás 1 | Predicas Cristianas

Anterior Siguiente