El arrepentimiento

lucas2447

y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.

Lucas 24:47

Lo que es el arrepentimiento

El arrepentimiento verdadero es un cambio de voluntad, de sentimientos, de actitud hacia el pecado y la justicia, y un cambio de corazón. Sin cambio no hay arrepentimiento, pues el arrepentimiento significa un cambio.

¿Qué es el arrepentimiento, y qué pasa cuando uno se arrepiente?

1. Hay convicción

Una convicción genuina es el primer paso al arrepentimiento. Al escuchar el mensaje de Dios para nosotros, la convicción de que hemos hecho lo malo crece en nosotros. Esto fue lo que le sucedió a aquella gran multitud en el día de Pentecostés (Hechos 2) y también al carcelero en Filipos (Hechos 16). La conciencia (Romanos 2.15), el Espíritu Santo (Juan 16.8) con su espada y la palabra de Dios traen convicción al corazón humano.

2. Hay tristeza según Dios

Aquí debemos señalar que no toda tristeza es “tristeza que es según Dios” (2 Corintios 7.10). Muchas veces los que son culpables de algún crimen lloran y se lamentan como si se les partiera el corazón; pero es sólo porque sufren los resultados de su comportamiento, no porque están arrepentidos de su pecado. Judas Iscariote estaba tan triste que se ahorcó, pero no se arrepintió ni volvió a Cristo para recibir el perdón. Pablo, en 2 Corintios 7.10, habla de la “tristeza que es según Dios” y la “tristeza del mundo”. La primera “produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse”; la segunda “produce muerte”. Ningún hombre jamás se ha arrepentido genuinamente de cualquier pecado sin sentir una profunda tristeza. La persona que se arrepiente verdaderamente siente esta tristeza por haber pecado contra Dios y no porque fue descubierto su pecado.

3. Hay confesión

Una sensación de vergüenza y humillación acompaña el verdadero arrepentimiento por el pecado, pero eso no impide que el pecador confiese sus pecados. Más bien, el que está verdaderamente arrepentido quiere confesar sus pecados para librarse de ellos (Proverbios 28.13). Los que se arrepienten de corazón obedecen este mandamiento: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros” (Santiago 5.16). Por lo general, cuanto menos deseo sienta la persona de confesar sus pecados, tanto menos arrepentido está su corazón. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1.9).

4. Se deja el pecado

Balaam, Saúl y otros confesaron sus pecados, pero siguieron en los mismos tal y como si nunca los hubieran confesado. David, el hijo pródigo y otros también hicieron la misma confesión; pero ellos dejaron sus pecados y se volvieron al camino de la justicia. Los que realmente se arrepienten de corazón, no solamente confiesan sus pecados, sino que también los dejan. “Los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Romanos 6.2).

5. Hay restitución

¿Acaso es posible estar verdaderamente arrepentido por algún pecado sin querer hacer restitución? No. La restitución acompaña al verdadero arrepentimiento. La restitución quiere decir enmendar nuestras malas acciones para con los hombres. Zaqueo tuvo una actitud correcta cuando dijo: “Si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado” (Lucas 19.8). Esta actitud de Zaqueo hizo que Cristo dijera: “Hoy ha venido la salvación a esta casa” (Lucas 19.9).

6. Hay un cambio de corazón

Un hombre puede cambiar algunas cosas en su vida, abandonar sus malos hábitos y todavía ser un pecador sin perdón. Incluso, él puede sentirse muy triste por lo que ha hecho, pero la Biblia dice que “la tristeza del mundo produce muerte”(2 Corintios 7.10). Quizá él también haga restitución de su mal y viva una vida “buena”, pero su propia justicia es “como trapo de inmundicia” para Dios (Isaías 64.6). Aunque todas las cosas ya mencionadas son elementos esenciales del arrepentimiento, es necesario tener un cambio de corazón para que la persona experimente el arrepentimiento verdadero. Cada vez que alguien se arrepiente verdaderamente va a experimentar un cambio de voluntad, un cambio de sentimientos y un cambio de actitud hacia el pecado y la justicia. En verdad, es un cambio de corazón.

Lo que no es el arrepentimiento

El arrepentimiento verdadero:

1. No es solamente un cambio de mentalidad

Un borracho que deja su vicio porque le está perjudicando la salud continúa siendo un pecador. Es un pecador porque dejó su vicio por motivos personales y no porque se sintió condenado ante Dios. Él dejará de ser un pecador sólo si siente tristeza por su pecado según la voluntad de Dios y se arrepiente de corazón. Esta verdad se aplica a cualquier pecado. La pregunta más importante no es: ¿Ha cambiado usted de mentalidad? Sino, ¿por qué ha cambiado usted de mentalidad?

2. No es solamente estar triste por los pecados que han sido cometidos

Judas y Pedro ambos se sintieron tristes por lo que habían hecho, pero sólo Pedro volvió al Señor para recibir perdón. La única tristeza por el pecado que pertenece al arrepentimiento verdadero es la que trae al pecador arrepentido a Dios para recibir perdón, dejar sus pecados y enmendar sus malas acciones.

3. No es afiliarse a una iglesia

Algunos se afilian a una iglesia para poder seguir más fácil en el pecado sin ser juzgados por la gente. Afiliarse a una iglesia es bueno, si el candidato es justo ante Dios, pero no es un substituto del arrepentimiento.

4. No es solamente confesar el pecado

Miles de personas, como Balaam, Saúl y Judas Iscariote, han confesado: “Yo he pecado…”, y han seguido pecando como antes. No hay virtud alguna en confesar los pecados, a menos que la confesión sea impulsada por una tristeza que es según Dios (2 Corintios 7.10).

5. No es meramente reformarse

Un hombre puede dejar todos sus malos hábitos y todavía apreciarlos en su corazón. Por eso decimos que el pecador necesita ser transformado.

Cosas que nos impulsan a arrepentirnos

1. La bondad de Dios

En primer lugar, el arrepentimiento mismo es un don de Dios (2 Timoteo 2.25). En el plan de Dios para la salvación, el arrepentimiento es la parte que le corresponde al hombre. Sin embargo, nadie puede demandar ningún mérito para sí por haberse arrepentido, porque es la bondad de Dios la que nos guía al arrepentimiento (Romanos 2.4). Fue la bondad de Dios la que trajo a Cristo nuestro Salvador al alcance del hombre. Fue la bondad de Dios la que preservó intacta la Biblia después de siglos de esfuerzo por destruirla. Fue la bondad de Dios la que preservó nuestras propias vidas hasta que, por la gracia de Dios, entregamos nuestros corazones a él. Sí, es la bondad de Dios la que nos guía al arrepentimiento.

2. Oír la verdad

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10.17). ¿Cómo puede un hombre arrepentirse del pecado sin antes saber que es pecador? La predicación de la palabra de Dios en su plenitud es una obra muy necesaria para traer a los pecadores al arrepentimiento. Fue Natán quien le trajo a David el mensaje: “Tú eres aquel hombre” (2 Samuel 12.7) antes que David se arrepintiera. Fue por la predicación de Jonás que la gente de Nínive se arrepintió. Porque escucharon, se arrepintieron. En el día de Pentecostés tres mil personas fueron convertidas como resultado de la predicación de Pedro y los otros discípulos.

3. El poder convincente del Espíritu Santo

Una de las misiones principales del Espíritu Santo es convencer al mundo de pecado (Juan 16.8). El sentimiento de tristeza y el peso en el corazón del pecador antes de arrepentirse es el resultado de la obra del Espíritu Santo en su corazón y en su conciencia.

4. Un conocimiento del pecado

No puede haber arrepentimiento de pecado hasta que el pecador esté consciente de su condición pecaminosa. Como resultado de la obra del Espíritu Santo, todo humano siente un vacío, un sentido de confusión de que algo le hace falta. Pero el pecador no puede arrepentirse sin saber qué es lo que está mal en su vida. Tiene que tener conocimiento del pecado antes de poder arrepentirse.

5. El aborrecimiento del pecado

Una persona no se aparta del pecado mientras que el mismo le guste. El borracho a quien le encanta el licor, el hombre que se deleita en sus placeres pecaminosos, el fumador que está empedernido con su cigarro, el que sigue las modas y ama las atracciones de este mundo; todos son víctimas sin esperanza hasta que llegan hasta el punto de aborrecer los pecados que están cometiendo. El pecador que siente que no tiene esperanza, y como Job se aborrece a sí mismo y se arrepiente “en polvo y ceniza” (Job 42.6), se puede convencer fácilmente de su condición pecaminosa. Este pecador es más fácil de alcanzar para Dios que el que está ciego en cuanto a su condición pecaminosa a causa de su amor o deleite en su pecado. Es cuando uno está dispuesto a “aborreced lo malo” (Romanos 12.9) que está listo para seguir “lo bueno” (Romanos 12.9).

6. Una fe verdadera en Dios

Esta es la fe que nos convence de que Dios es nuestro mejor amigo y que él desea lo mejor para nosotros. Es la fe que nos hace ver nuestra condición pecaminosa y nos enseña los resultados terribles del pecado. Es una fe que nos ayuda a conocer el error de nuestro pecado por medio de la convicción personal, y esta convicción trae contrición a nuestra alma y espíritu. Es la fe que toca nuestros corazones y los quebranta, y hace que nuestras almas clamen a Dios por liberación. Esto sucede solamente cuando la persona cree en Dios, pues nadie se arrepiente si no cree que lo que dice Dios es cierto.

7. Recompensas y castigos

Nuestro motivo principal al servir a Dios no debe ser ni nuestro miedo ni nuestras ganancias personales. Sin embargo, no se puede negar que el temor al castigo de Dios muchas veces convence a los pecadores. Sin embargo, muchos pecadores mueren en sus pecados porque los pastores tienen miedo enseñarles a huir de la ira terrible que ha de venir.

Verdades fundamentales

1. El arrepentimiento es un mandato

Dios (Hechos 17.30), Cristo (Mateo 4.17), Juan el Bautista (Mateo 3.2) y los apóstoles (Marcos 6.12; Hechos 2.38; 20.21), todos predicaron acerca del arrepentimiento y lo ordenaron como un mandamiento esencial en la fe cristiana. Dios mandó a que se enseñara acerca de esto “en todas las naciones” (Lucas 24.47).

2. Es esencial para la salvación

“Antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13.3). Vale la pena destacar que unas de las primeras y últimas palabras dichas públicamente por Cristo mientras estuvo en la tierra fueron acerca del arrepentimiento (Mateo 4.17; Lucas 24.47). Siendo que “el alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18.4), sabemos que un pecado en el alma significa muerte eterna. “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3.19).

3. Es la condición para la remisión de pecados

Cristo murió y resucitó a fin de “que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones” (Lucas 24.47). Una vez que nos arrepentimos de nuestros pecados entonces Dios estará dispuesto a borrarlos (1 Juan 1.9). Pero no hay promesa de remisión de pecados a menos que nos arrepintamos de los mismos.

4. Precede toda acción de gracia divina y toda ordenanza cristiana

Analice las siguientes citas de la Biblia: “El arrepentimiento y el perdón de pecados” (Lucas 24.47). “Arrepentíos (…) para que sean borrados vuestros pecados” (Hechos 3.19). El arrepentimiento precede a las demás ordenanzas, como se hace evidente en las palabras de Pedro: “Arrepentíos, y bautícese cada uno” (Hechos 2.38). En vano se escudriñan las escrituras en busca de una cita bíblica que permita bautizar a los pecadores no arrepentidos, así como tampoco se encontrará alguna que apoye que se puede recibir perdón de pecados de los cuales no nos hayamos arrepentido.

5. Más allá de poder arrepentirse

Los versículos más claros sobre este punto se encuentran en Hebreos 6.4–6: “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio”. Mientras que la blasfemia contra el Espíritu Santo es el único pecado que no puede ser perdonado (Mateo 12.31–32), estos versículos en Hebreos nos advierten que es peligroso jugar con la gracia de Dios.


¿Qué es el Arrepentimiento? – Josef Urban

Anterior Siguiente